Solamente unas 30 personas asistieron a la presentación de los resultados del Índice Compuesto de Política Nacional (ICPN), que forma parte del proceso de elaboración del informe UNGASS 2010. El encuentro, que se desarrolló el 12 de febrero en Lima, tenía como objetivo recoger aportes, sugerencias e información que permitan retroalimentar el informe para que resulte representativo e inclusivo.

Es algo preocupante que sólo 30 personas hayan asistido a este encuentro, ya que podría estar mostrando falta de interés por parte de la sociedad civil en informarse sobre los avances del informe UNGASS, que es una herramienta sumamente valiosa para afrontar la respuesta nacional al VIH/SIDA. Ximena Salazar, consultora principal del informe, aseguró al respecto: “Se había convocado vía correo electrónico a unas cien personas integrantes de la sociedad civil, comunidad, ONGs, entre otros. Inclusive el Ministerio de Salud se había comprometido ha enviar las cartas de invitación formal a estas personas”. Sin embargo, a ninguno de los presente les llegó dicha invitación.

Entre los asistentes estuvieron personas viviendo con VIH, trabajadores sexuales, comunidades indígenas, representantes de ONGs, grupos feministas y personas trans, entre otros. A pesar de que no hubo una asistencia masiva, sí fue bastante representativa y diversa.

Cabe señalar que el ICPN es un instrumento cuyo objetivo es evaluar el avance del desarrollo y aplicación de políticas y estrategias en VIH/SIDA a nivel nacional, por ello la importancia de estar informados de los resultados de esta evaluación. La encuesta recoge información de los siguientes ítems: derechos humanos, participación de la sociedad civil, prevención y atención, tratamiento y apoyo.

Por parte de la sociedad civil, los representantes de las diferentes organizaciones completaron 19 encuestas y, en algunos casos, muchas preguntas quedaron vacías o sin responder por falta de conocimiento sobre los temas. Por parte del Estado, sólo se pudo aplicar el cuestionario a seis funcionarios públicos. Esto es sumamente preocupante, ya que no es un número representativo y hace que se atrase en la elaboración del informe.

Muchos de los asistentes se mostraron preocupados por la ausencia de algunas temáticas en el informe. Ángela Villon, represente de las trabajadoras sexuales, mencionó: “Me preocupa que el tema de violencia contra las trabajadoras sexuales y la comunidad trans no se visibilizan en el informe”. Por su parte, Fernando Chujutalli, representante de las persona que viven con VIH y de las comunidades indígenas, sostuvo preocupado: “El informe UNGASS es un informe país y por ningún lado veo que se muestre o hable de las comunidades nativas. Eso es algo que preocupa, porque estas personas también forman parte del Perú”. Al respecto, los consultores se comprometieron a buscar información y poner estos temas en la parte narrativa del informe, ya que no hay indicadores para estos casos.

En el Perú se están haciendo muchos esfuerzos para poder realizar el informe UNGASS lo más representativo e inclusivo posible. También está en nosotros, la sociedad civil, hacer que esto sea posible. Y se logrará sólo mediante nuestra participación activa, haciendo escuchar nuestras voces.

En esta cita se notó la falta de información: debemos de estar constantemente leyendo, actualizándonos, capacitándonos, adquiriendo nuevas herramientas; para poner sobre la mesa los temas que no se visibilizan en los informes. No esperemos a que lleguen las invitaciones desde los gobiernos porque muchas veces, como en esta ocasión, no llegarán. Nosotros tenemos que estar pendientes y, por su puesto, asistir y participar. Me atrevería a formular las siguientes preguntas: ¿Por qué los funcionarios del Estado no desean responder el cuestionario? ¿Realmente no tienen tiempo, como dicen? ¿O es que simplemente nos les interesa la problemática del VIH en nuestro país?

Luis Pérez

Equipo de Corresponsales Clave

Lima, Perú – 23 de Febrero, 2010

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.