Se acerca el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y muchos los que preguntan: ¿Por qué no se celebra el día del hombre? Más allá de las risas o burlas todo tiene un sentido y una razón de ser. Las mujeres han vivido a lo largo de la historia rechazos y negaciones a ejercer sus vidas y sus derechos; y hasta todavía hay quienes sostienen que la mujer no tiene la misma capacidad profesional de actuar para un país. Pero para no quedarnos en el pasado y en las quejas, hay también información desde la perspectiva de salud, como la que se debatió hoy en Concasida.

En el mundo, un poco más del 50 por ciento de las mujeres viven con VIH y, en otros países, este porcentaje aumenta. Un estudio realizado en 2009 reveló que el VIH progresa más rápido en las mujeres. La Dra. Rosa Polo, Secretaria del Plan Nacional sobre Sida de España, explicó que esto se debe a cuestiones inmunológicas y hormonales, en las cuales influyen la edad, el índice de masa corporal, el ciclo menstrual, el embarazo, la menopausia, los anticonceptivos y el nivel más bajo de hemoglobina en relación al hombre.

Aún en pleno siglo XXI, el último estudio clínico para conocer avances y mejoras de tratamiento a las personas con VIH se hizo con 815 hombres pero sólo con 109 mujeres. Esto devela la falta de aporte al desarrollo y la salud en igualdad, pues se necesita conocer más a fondo las diferencias marcadas del VIH en ambos sexos.

Cuando una mujer tiene VIH se enfrenta a varios obstáculos: vergüenza, miedo, rechazo, críticas de la pareja, falta de recursos económicos, miedo a la familia y la crianza de hijas e hijos, entre otras.

El famoso machismo

Machismo es la convicción de que las mujeres son inferiores a los varones por naturaleza.

El machismo logra:

- Hacer creer a las mujeres que hablar sobre sexualidad y protección en las relaciones sexuales les da menos valor y que es mejor callar.

- Que el hombre señale a una mujer cuando ésta tiene un condón en su cartera.

- Temor y falta de negociación de las amas de casa para decirle a su compañero que usen protección en las relaciones sexuales.

- Concibe la violencia intrafamiliar y abusos sexuales que viven las mujeres en la casa y en la calle.

Se necesita, por lo tanto, mayor conciencia y compromiso de los gobiernos y la sociedad en general para vencer estas desigualdades. Pero, sobre todo, es necesario que las mujeres conozcan sus derechos y capacidades, que hagan uso de su derecho a elegir y dirigir su vida.

Por todo esto, que la conmemoración del el Día Internacional de la Mujer sea para que toda la sociedad, los gobiernos, los hombres y las mujeres reconozcamos que hay muchas inequidades y exclusión. Y que no se trata de una lucha contra los hombres, sino de una lucha para lograr igualdad en la educación, en el acceso a la salud, en el ámbito profesional y en el fin de la violencia.

Kenia Regina Sánchez

Equipo de Corresponsales Clave

San José, Costa Rica – 4 de marzo de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.