El viernes finalizó Concasida 2010. Un evento más en el que se firmaron acuerdos, se hicieron declaraciones y las autoridades de los distintos países mencionaron que se encuentran bien, en su totalidad con el acceso universal y atención integral de calidad. Sin embargo, no todos los participantes estuvieron de acuerdo con eso.

Rosa Quintero vive con VIH y es de la zona rural de Guatemala. Debe pensarlo varias veces antes de ir por atención médica y medicamentos, ya que demora 3 horas en llegar y siempre tiene la incertidumbre de no saber si habrá medicamentos disponibles o no. Blanca Martínez, del aérea indígena de Panamá, vive una situación similar, ya que no puede tener adherencia al tratamiento al 100 por ciento porque debe pensar si deja comida en su casa para sus dos niños, o sale a retirar los medicamentos al hospital, que queda a 6 horas de su casa.

Esta situación se repite una y otra vez en todos los países de la región y del mundo, a pesar de que los presidentes, ministros de Salud y jefes de programas de VIH/SIDA hablan de Acceso Universal, de un mejoramiento de la calidad de vida y de los millones que se gastan en atención integral para las personas que viven con VIH, mientras firman declaraciones y acuerdos que sólo quedan muy bonitos en el papel y ante las cámaras.

Los compromisos adquiridos en UNGASS, los Objetivos del Desarrollo del Milenio, los TRES UNO, la Declaración de San Salvador y la Declaración Ministerial de México no se han cumplido. ¿Será que sólo son estrategias políticas?

En la clausura de este gran evento centroamericano, quedan muchos sin sabores. Algunas cuestiones están resueltas, pero hay muchas brechas que mejorar. Esas fueron las palabras de Enrique Beteta, Presidente del Comité Regional de Concasida, que tuvo muchos desacuerdos con el Comité Local de Costa Rica.

Beteta aseguró: “Hemos logrado avanzar, algunos indicadores han mejorado. Pero esto no significa que debemos dormir, para el próximo Concasida hay brechas que mejorar” Algunas de ellas son: las cuestiones que involucran la participación de niños y huérfanos afectados por el VIH/SIDA, indígenas y afro descendientes, la comunidad GLBTT, los movimientos lésbicos, el involucramiento de los medios de comunicación -que en este evento fue muy bajo-. Otros temas que requiren más atención son los vinculados a VIH y Discapacidad, prácticas de género y falta de perspectiva de género, el lugar del pueblo latino y la participación de las personas que viven con VIH, que son el alma y vida de esta actividad. “Hay que hacer equilibrio y darle voz a los que no la tienen”, manifestó Beteta.

Por último, tras la incidencia de la Red Centroamericana de Personas con VIH (REDCA+), Arturo Bendaño, ministro de Salud de Honduras, realizó una petición formal al Comité Regional de Concasida, la máxima autoridad para este evento, para que Honduras sea la próxima sede del VII Encuentro Centroamericano de personas con VIH y VII Congreso Centroamericano de ITS/ VIH/ SIDA. Esta noticia fue recibida con aplausos y agradecimientos, ya que el Concasida será y se mantendrá en el territorio centroamericano. “Los esperamos con los brazos abiertos en San Pedro Sula, en el 2012, donde celebramos el próximo Concasida” anunció Leticia Hernández, mujer líder que vive con VIH y es vocera del ministro de Salud de Honduras.

Dayra García
Equipo de Corresponsales Clave
Panamá, 8 de marzo de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.