En el marco de Concasida, fue presentada una propuesta del Programa de Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD) para fortalecer las respuestas nacionales al VIH en poblaciones donde la epidemia se encuentra concentrada, como hombres gays, Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH) y personas trans. Esto se llevó a cabo a partir del compromiso global y regional para acceso universal en VIH, por admitir la existencia de epidemias concentradas en estas poblaciones en Latinoamérica y el Caribe y como reconocimiento de los esfuerzos realizados hasta la fecha.

Hasta ahora, han sido limitados los resultados en la generación de evidencia, el acceso a los servicios de salud, ambientes sociales favorables y marcos legales para la defensa y promoción de Derechos Humanos en estas poblaciones, por eso esta iniciativa presupone un hito en la respuesta regional a la epidemia. Para su desarrollo, se han identificado dos grandes audiencias: los Gobiernos y formuladores de políticas como audiencia principal; y los coordinadores, implementadores de programas, actores clave, activistas y cooperantes, como audiencia secundaria.

Esta presentación es el resultado de un proceso iniciado en el 2008, el cual se han incluido revisiones de experiencias existentes, reuniones internacionales, consultas regionales y subregionales, la formulación de un primer documento borrador y la integración de conceptos clave; en un marco estratégico específico para las necesidades de Latinoamérica y el Caribe.

Algunos aspectos clave de este plan:

• Promover los derechos impulsando una toma de conciencia
• Proteger los derechos mediante marcos legales y de políticas para cambios efectivos en salud pública y acceso a la justicia
• Respetar los derechos mediante la transparencia y la rendición de cuentas.
• Colectar datos, evaluar y definir políticas y programas con base en evidencias
• Abordar las vulnerabilidades sociales que influyen en el acceso a servicios y en las conductas de riesgo mediante la acción concreta
• Construir el consenso mediante el diálogo y la comunicación social
• Ayudar a la gente a desarrollar mejores recursos para influir en sus vidas personales y en la toma social de decisiones
• Invertir en la construcción de capacidades en instituciones sociales y en comunidades marginadas
• Involucramiento de actores clave, especialmente las organizaciones de los hombres gay y trans en el diseño de políticas y programas.

Tanto los gobiernos como la sociedad civil y las agencias de cooperación, deberán cumplir con sus responsabilidades y derechos en este plan, que refleja muchas de las acciones necesarias para mejorar los niveles de respuesta a la epidemia desde las comunidades de la Diversidad Sexual, HSH y comunidades Trans. Claro que la iniciativa no será más que letra muerta si los actores clave no asumen con integridad estos compromisos. Por eso la sociedad civil y los movimientos sociales deberán cumplir con su rol en la auditoría, aceptar el desafío, monitorear los avances y auditar la seriedad de sus gestores.

Carlos Romero Prieto
Equipo de Corresponsales Clave
San José, Costa Rica – 8 de marzo de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.