“Paraguay compra los antirretrovirales a precios que son de 2 a más de 50 veces superiores comparados con las referencias de precios competitivos internacionales, a que la mayoría de los países de la región accede”, informa el documento de evaluación que la Organización Panamericana de la Salud realizó para el fortalecimiento de la respuesta del sistema de salud al VIH en Paraguay. Algunos activistas, que venían realizando esta denuncia hace años, aseguraron que esto “impidió que más personas viviendo con VIH/SIDA pudieran acceder a tratamiento”.

“Esto es terrible, porque con ese presupuesto se deberían haber comprado más antirretrovirales para aquellas personas que todavía no accedieron, y no estaríamos recibiendo donaciones de segunda línea de Brasil y el Fondo Mundial”, opinó Lourdes Herreira, activista de la Fundación Vencer. Es que, según el informe -que fue realizado a pedido de la Ministra de Salud Pública y Bienestar Social y que abarca el período 2005/2008- las reducciones posibles inmediatas que podrían alcanzarse si se compraran los antirretrovirales en otros precios superan el 60 por ciento.

Lo cierto es que Paraguay ha pasado por doce desabastecimientos de antirretrovirales y pruebas de CD4 y Carga Viral, lo cual provocó el deterioro de la calidad de vida -y hasta la muerte- de muchas para las personas con VIH/SIDA. Por este motivo se precisó de la cooperación de Brasil, que garantizó la cobertura del tratamiento a las personas que estaban en lista de espera, ya que –supuestamente- no existían fondos suficientes para la compra de medicamentos.

“Hace unas semanas el referente del Ministerio de Salud Pública nos decía que el Estado estaba absorbiendo la mayoría de las compras desde su presupuesto, pero más del setenta por ciento es gracias a Brasil. Hay mucha disparidad entre lo que dice el PRONASIDA y lo que dice el informe. Teníamos entendido que Paraguay accedía a las compras de antirretrovirales a bajo costo a través de negociaciones, y al final vemos que no”, lamentó Alfredo Gaona, también activista de la Fundación Vencer. “Lastimosamente siempre hacen falta informaciones de evaluación de una agencia para poder visualizar qué es lo que pasa en el país”, agregó.

La voz del PRONASIDA

Entrevistado por el Equipo de Corresponsales Clave, el Dr. Nicolás Aguayo, Director del Programa Nacional de Control de ITS/SIDA(PRONASIDA), aseguró que valora que el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social haya solicitado esta evaluación externa y, reconociendo que efectivamente en Paraguay se han comprado los antirretrovirales a mayor costo, dio sus explicaciones.

El responsable del PRONASIDA aclaró que el pedido de compras de medicamentos, reactivos e insumos era remitido a la Unidad Operativa de Contrataciones o al Departamento de Licitaciones y Concurso de Ofertas y que, desde 2008, se canalizó a través de la dirección General de Gestión de Insumos Estratégicos. “Los precios locales de productos sanitarios son fijados y autorizados por la Dirección General de Vigilancia Sanitaria y el PRONASIDA no tiene ninguna injerencia en la fijación de precios”, diferenció.

También aclaró que la compra de antirretrovirales depende directamente de la disponibilidad presupuestaria y que los medicamentos y otros insumos que no fueron adquiridos en licitaciones públicas nacionales fueron adquiridos a través del Fondo Mundial o con la cooperación del Gobierno de Brasil. “Lo que no se habló en la evaluación es sobre el flete y despacho que habría que sumar al costo de las compras a nivel internacional”. En cuanto a la repercusión que esta irregularidad tuvo en la calidad de vida de las personas con VIH, Aguayo aseguró que “las brechas fueron cubiertas por Brasil”.

¿Y ahora?

Aguayo informó que actualmente el PRONASIDA se encuentra coordinando la compra de antirretrovirales, reactivos e insumos con la Dirección General de Gestión de Insumos Estratégicos, a través de licitaciones internacionales o agentes intermediarios internacionales y utilizando precios referenciales de la Fundación Clinton, IDA y el Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud. También adelantó que para el 2011 estima que el Estado adquiera la totalidad de medicamentos con recursos propios.

Pero ante esta irregularidad, activistas y representantes de la Sociedad Civil prometen no quedarse quietos. “Tenemos que involucrarnos más. A pesar de que en nuestro país esto cuesta mucho, hay que animarse a dar la cara y exigir que se cumplan los derechos. Debemos presionar más al Estado sobre la transparencia y para tener más acceso a la información, porque cuando nos reunimos con ellos siempre todo está bien, pero sabemos que no es así”, sostuvo Lourdes Heredia.

Por años el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social aseguró que Paraguay tenía uno de los costos más reducidos en compra de antirretrovirales, aún cuando el reclamo de las personas con VIH decía lo contrario. En una publicación del diario Ultima Hora de agosto de 2008, el director del PRONASIDA mencionaba que se necesitaría más presupuestos en el 2009. El informe de OPS informa ahora que en ese período se estaba pagando hasta 50 veces más por los tratamientos y pruebas de CD4 y carga viral. ¿Para qué más presupuesto? -nos preguntamos ahora- cuando en realidad lo que se debió haber hecho es realizar compras de medicamento y reactivos a menor precio para garantizar que más personas accedan a los tratamientos antirretrovirales y pruebas.

El pago de sobreprecios en compras de medicamentos por parte del Gobierno, además de ser un acto de ineficencia en la Administración Pública, atenta con la sostenibilidad en el largo plazo de los programas y no permite dirigir los recursos ahorrados en intervenciones claves como prevención y educación para la salud. ¿Por qué jugar con la vida de las personas viviendo con VIH? ¿Por qué mentirle a la sociedad? ¿Por qué ocultar información? -son las preguntas que nos seguimos haciendo-.

Mirta Ruiz

Equipo de Corresponsales Clave

Asunción, Paraguay – 13 de abril de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.