El Ministerio de Salud de Perú (MINSA) envió en forma oficial el informe UNGASS 2010. A este informe se le anexó otro, el “Informe de monitoreo del cumplimiento de compromisos de las metas de la UNGASS en salud sexual y salud reproductiva de mujeres y población trans”, que fue elaborado por la Sociedad Civil.

Con el informe finalizado, estos son algunos hallazgos y recomendaciones que surgieron:

- Hay un vació fundamental en la normatividad y políticas públicas para el acceso y atención integral de las y los adolescentes. La actual legislación presenta barreras normativas que afectan directamente el derecho a este grupo a la salud sexual y reproductiva, especialmente en lo que se refiere a la prevención de las ITS y el VIH/SIDA.

- Es necesario revisar las estrategias que ha venido utilizando el MINSA en poblaciones vulnerables, como hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y personas trans. Los programas de prevención de VIH en estas poblaciones, en muchos lugares, no garantizan los servicios adecuados para una atención integral.

- Es necesario una mayor capacitación técnica y empoderamiento para redes y organizaciones de personas con VIH y poblaciones vulnerables, que permita mejorar su institucionalidad y la calidad de su participación.

- Hasta el momento, se evidencia que la respuesta al VIH/SIDA en poblaciones indígenas se encuentra en etapa inicial y no es considerado una prioridad. Aún no está garantizado el acceso a los tratamientos a las personas indígenas viviendo con VIH.

- El sector público es la principal fuente de financiamiento de VIH en el país, invirtiendo en el 2009 un total de US $ 23.80 millones. El MINSA es la entidad que realiza la mayor inversión
Hubo un fuerte avance en la prevención del VIH en mujeres y una mejora en la normatividad de prevención de la transmisión vertical.

- El término HSH no permite la visibilidad de las poblaciones donde se concentra la epidemia. Es necesario especificar a cada uno de ellas, tanto en su incidencia y prevalencia, como en sus vulnerabilidades particulares.

- A pesar de ser una de las poblaciones más vulnerables frente a la epidemia, no existen hasta el momento cifras oficiales de prevalencia e incidencia de VIH/SIDA en la población trans.
Hay una carencia de legislación específica sobre derechos humanos y no discriminación en poblaciones vulnerables, como gays, trans y trabadoras/es sexuales.

- No se conoce hasta ahora el impacto real de las intervenciones desarrolladas por el MINSA y la sociedad civil para la prevención del VIH. Hace falta una evaluación exhaustiva de estas intervenciones que mida el impacto en cada población.

- Se presentan dificultades en la distribución de condones.

- Continúa habiendo estigma y discriminación en algunos servicios de salud. Aún se evidencian denuncias sobre la violación al principio de confidencialidad del diagnóstico, negación de la atención, homofobia y transfobia en los servicios de salud.

- La respuesta al VIH/SIDA no cuenta, hasta el momento, con un sistema de monitoreo y evaluación integrado.

El Estado peruano cumplió con enviar el informe UNGASS. Ahora la Sociedad Civil tendrá que velar porque estas recomendaciones se materialicen y que esto no quede como un informe más. Esta herramienta debería aprovecharse para hacer incidencia y exigir al Gobierno que cumpla con todo lo que falta por hacer en materia de prevención, derechos humanos, acceso universal, atención, tratamiento y apoyo, sobre todo en las poblaciones más expuestas y más vulnerables al VIH/SIDA.

Luis Pérez
Equipo de Corresponsales Clave
Lima, Perú – 19 de abril de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.