En el marco del Día Internacional Contra la Homofobia, la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá presenta ante la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Nacional de Diputados un proyecto de ley que busca terminar con la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

La primera presentación de este proyecto se había realizado el 12 de septiembre de 2005 pero, por falta de apoyo político, esta iniciativa legislativa no prosperó en aquella ocasión. A casi cinco años de ese primer intento, Panamá vuelve a apostar por un avance, aprovechando que este año se cumplen 20 años del día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró definitivamente a la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales, poniendo fin a casi un siglo de homofobia médica y de discriminación sistemática contra lesbianas, gays y bisexuales.

Con esta presentación, Panamá se unirá al resto de países de la Región Latinoamericana que han elaborado propuestas de leyes en contra de la discriminación de personas de la comunidad LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y trans). Cabe destacar que está iniciativa es respaldada por organizaciones internacionales como la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA), Fundación Triángulo de España y otros organismos internacionales que luchan por la igualdad y el cumplimiento de los derechos humanos.

El anteproyecto no incluye el reconocimiento a las uniones de personas del mismo sexo, derechos vinculados a parejas ni las adopciones por personas o parejas homosexuales. No se trata de solicitar derechos especiales o fueros y privilegios. Lo que busca la propuesta, nada más y nada menos, es prohibir la discriminación y los crímenes de odio contra las minorías sexuales.

El Artículo 19 de la Constitución de la República establece que se prohíbe la “discriminación por razón de raza, nacimiento, discapacidad, clase social, sexo, religión o ideas políticas”. Al no incluir orientación sexual ni identidad de género en la lista de categorías protegidas contra la discriminación, coloca a las minorías sexuales en una posición de inferioridad y vulnerabilidad jurídica, por eso lo que se busca remediar esta desprotección.

¿Qué cambios pretende generar esta propuesta? Que “practicar el lesbianismo” y “practicar el homosexualismo” no sean consideradas “faltas gravísimas” que, por ejemplo, conllevan el despido de miembros de la Policía Nacional (según el Decreto Ejecutivo Nº 204, 1997, Art. 133, ord. 11 y 12). Que exista una protección contra la discriminación laboral y en los centros educativos, frente a los servicios públicos y en establecimientos privados, como también una protección contra la agresión física y verbal. Que, simplemente, se garantice el cumplimiento de los derechos humanos de todas y todos los ciudadanos, sin que la orientación sexual o la identidad de género sean un obstáculo para ello.

Dayra García

Equipo de Corresponsales Clave

Panamá, 17 de mayo de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.