La mejor medicina es unirnos en una respuesta basada en derechos humanos. Por lo cual el 18 de mayo, como todos los días, es necesario renovar nuestro compromiso por un mundo más justo, ante las casi 40 millones de personas que viven con el virus, sus familiares, amigos y todos los que nos unimos a una causa de solidaridad y derechos.

En este contexto, la asociación ASONVIH SIDA y la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH/SIDA -ICW-, con el apoyo de CONISIDA y el auspicio de UNICEF, realizaron actividades relacionadas con la promoción de la prueba y la sensibilización de la población en torno al tema de niñez huérfana a causa del SIDA. Entre las acciones más destacadas de la jornada, se llevó a cabo el Foro Nacional sobre los Derechos de la Niñez en el Contexto de la Pandemia en Nicaragua, la primera actividad de este tipo que se celebra en el país y que contó con la participación de diversos actores sociales y tomadores de decisión.

De igual manera, el 14 de mayo se realizó la Vigilia Por La Vida, en conmemoración de las personas fallecidas a causa del SIDA y en solidaridad con sus familiares y personas viviendo con VIH. Más de trescientas personas participaron de este evento, entre personas con VIH, representantes de diferentes instituciones y organizaciones que trabajan la temática en el país. En Managua, la capital de Nicaragua, diferentes organizaciones se movilizaron y realizaron una feria de información y prevención ante el VIH.

“Aprovecho para invitarles a mantener encendida la llama de la solidaridad en sus corazones y que la lucha por detener la pandemia sea una tarea diaria en nuestras vidas y podamos contar con su acostumbrada colaboración todos los días del año”, señaló Arely Cano, Secretaria Regional de ICW Latina, en un comunicado.

A nivel mundial se ha celebrado también el Día de la Vacuna contra el Sida, pero es importante aclarar que, a pesar de que conseguir una vacuna ante esta pandemia, la mejor medicina es la solidaridad y la no discriminación ante un virus que no respeta raza ni condición social.

En estas fechas especiales debemos recordar que el lazo rojo fue tomado como símbolo de lucha en 1991. Ubicarlo públicamente al lado del corazón denota el profundo sentimiento de solidaridad y compromiso. El rojo no debe representar la sangre, sino la pasión por ser parte de la respuesta al VIH/SIDA. En estos días, más que nunca, debemos recordar ese compromiso.

Kenia Regina Sánchez Vado

Equipo de Corresponsales Clave

Nicaragua – 21 de mayo de 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.