Esta semana hemos presenciado grandes avances en la lucha contra el VIH/SIDA, tanto en la estrategia como en las herramientas. En la estrategia se llegó a la conclusión de que el tratamiento es la mejor forma de prevención. “La cobertura de la Terapia Antirretroviral tal de acuerdo con los criterios propuestos recientemente por la Organización Mundial de la Salud salvará millones de vidas y prevendrá millones de nuevas infecciones”, aseguró el Dr. Julio Montaner, presidente de la Sociedad Internacional de Sida (IAS) en la ceremonia de cierre de la XVIII Conferencia Internacional de Sida.

Esta “revolución de la prevención” tendrá una nueva herramienta: el microbicida CAPRISA 004, uno de los principales avances expuestos en esta conferencia, que “coloca a las mujeres a cargo de su salud, independientemente de sus parejas”, como lo señaló la Dra. Brigitte Schmied, Co-Organizadora en Viena 2010.

Pero el cierre de AIDS 2010 también planteó retos, principalmente en el tema de la obtención de recursos: el lema “Fondos al Fondo Mundial” fue la constante en la semana. “Sesenta mil millones de dólares serán gastados en armamentos en Latinoamérica para el final del año”, recriminó al respecto Patricia Pérez, Directora Global de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA (ICW; por sus siglas en inglés) y otrade las oradoras de la ceremonia de cierre.

Los Derechos Humanos fueron rescatados una y otra vez de la bandeja de pendientes, por los activistas, incansables trabajadores: los jóvenes, los afroamericanos, haitianos, usuarios de drogas inyectables, trabajadoras y trabajadores sexuales, personas viviendo con VIH/SIDA. Con protestas, ponencias y actos conmemorativos lograron que los Derechos Humanos no queden en segundo plano.

Así, concluyó esta XVIII Conferencia Internacional de Sida, con diferentes lecturas. Paul Crist, de AIDS Healthcare Foundation, sostuvo que “fue importante el avance en el tratamiento, prevención y nuevas tecnologías”. Pero también hubo sus puntos flacos. Y Alfredo Ocampos, representando a Nicaragua, los remarcó: “Siento que se habló demasiado del tema monetario y se dejó de lado lo que podemos hacer como organizaciones. No me gustó que no hubo traducción al español y que vinimos muy pocos latinoamericanos”.

En la ciudad de los palacios y la música clásica vimos abrirse un camino que con suerte nos llevará a abatir la transmisión del VIH. Tenemos las herramientas, la estrategia, pero queda la asignatura que no ha quedado completa, a pesar de que se cumplió la fecha: el acceso universal.

Algunas de las imágenes son gentileza de ©IAS/Marcus Rose/Workers’ Photos

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.