La familia de organizaciones nacionales y redes regionales miembros de la Alianza Internacional se reunieron el 29 de julio con personas clave y tomadores de decisión en la ciudad de Londres, Reino Unido. Organizaciones no gubernamentales internacionales británicas, parlamentarios, embajadores y otras organizaciones de la sociedad civil de este país asistieron al seminario “Construyendo comunidades incluyentes: sexualidad, derechos y progresos en pos del ODM 6 en SIDA en Latinoamérica y el Caribe”. El seminario fue organizado por la Alianza y moderado por la Baronesa Anne Gibson de Market Rasen, miembro del Grupo Interparlamentario sobre América Latina y el Caribe.

La Alianza organizó este evento con el objetivo de incrementar el perfil de América Latina y el Caribe en el Reino Unido, un país que contribuye generosamente en la respuesta mundial al VIH/SIDA. Los temas discutidos fueron el trabajo con las poblaciones en mayor riesgo, en particular el fortalecimiento organizacional y el trabajo en derechos humanos. También se incluyó una sección especial sobre la crisis post-terremoto en Haití, y por último se discutió el rol que el Fondo Mundial juega en la región.

Dos redes, REDTRASEX (Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe) y REDLACTRANS (Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans), y la Asociación Atlacatl de El Salvador, compartieron sus experiencias en los últimos años trabajando con poblaciones clave. Elena Reynaga, secretaria regional de la REDTRASEX, se refirió al trabajo realizado: “Nuestra red ha podido crecer gracias al apoyo sostenido de la Alianza Internacional y esto ha sido posible con los recursos de DFID (Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido). No sólo es importante tener recursos, sino enviar un claro mensaje político al resto de la región y al mundo: que en nosotras se puede confiar”, concluyó.

Marcela Romero, secretaria regional de la REDLACTRANS, luego de compartir la experiencia de su trabajo regional y nacional, reflexionó sobre la importancia del trabajo en Derechos Humanos, que incluye la reducción de la violencia, por ejemplo la violencia institucional en los servicios de salud: “Las compañeras trans llegan a los hospitales unos días u horas antes de morir por complicaciones relacionadas con el SIDA. En los hospitales nos siguen tratando como bichos raros y nos siguen llamando por nuestro nombre masculino”, destacó. Mostrando a la audiencia su nuevo pasaporte, que reconoce su identidad de género, agregó: “Hasta que no nos llamen por nuestros propios nombres, hasta que no tengamos nuestra foto, nombre y sexo en ellos, nos seguiremos sintiendo marginadas. Las trans han sido invisibilizadas bajo la categoría de hombres que tienen sexo con hombres y esto ha contribuido a que hoy tengamos un promedio de 35% de prevalencia de VIH en la región. No es momento de hacer recortes en el financiamiento”, concluyó.

A continuación hicieron una presentación Basil Williams, Director de la Alianza del Caribe (Caribbean HIV/AIDS Alliance) y Marie-Mercy Zevallos, Directora de POZ en Haití. Las cinco presentaciones de las organizaciones locales coincidieron en algunos puntos: la necesidad de incrementar el trabajo en derechos humanos; continuar centrando los esfuerzos en la reducción del estigma y la discriminación; las reformas de leyes criminalizadoras; y en incrementar el acceso directo a recursos financieros por parte de los grupos de base de población clave.

La última sesión del seminario se focalizó en el Fondo Mundial para el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Luego de una presentación de Lucca Occhini, Gerente de Cartera del Fondo en Ginebra, sobre la inversión de recursos en la región De América Latina y el Caribe, se urgió a los participantes a que sigan trabajando para incrementar la participación de la sociedad civil en los Mecanismos de Coordinación de País (MCP). Su participación es clave para asegurar que a la brevedad se incluyan en las propuestas más y mejores intervenciones sobre derechos humanos, orientación sexual e identidad de género.

Uno de los temas que obviamente suscitó un interés particular fue la crisis financiera del Fondo Mundial, la discusión sobre elegibilidad y priorización y cómo mostrar más eficiencia en los programas financiados. Con parlamentarios y funcionarios del gobierno británico se compartieron mensajes muy claros sobre la necesidad de que el Reino Unido cumpla con sus compromisos con el Fondo, como así también con las ONGs que apoyan a los receptores y sub-receptores en los países.

Silke Seco-Grutz, Asesora Principal de SIDA para DFID, aseguró que el gobierno sigue comprometido con la respuesta al SIDA, que seguirá apoyando al Fondo y a las ONGs. Seco-Grutz también resaltó el impresionante avance que las organizaciones han logrado y que el impacto debe ser protegido con recursos en el futuro.

Quienes participamos en este evento sentimos que fue muy exitoso, que contamos con un espacio adecuado para compartir lo que se ha hecho y logrado, y hablar sobre las tendencias en la región. Pero lo más importante es que se pudo poner de relieve la necesidad de que el gobierno británico continúe siendo uno de los principales sustentos del Fondo Mundial.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.