“Los activistas debemos unirnos para que el acceso al tratamiento no quede sólo en datos”, asegura Alma de León, Coordinadora Regional de la Coalición Internacional de Activistas en Tratamiento (CIAT por sus siglas en inglés), en el marco del Taller de Pre- Implementación del V Ciclo de Becas, que se está desarrollando desde el sábado y hasta mañana en Buenos Aires, Argentina.

Los desafíos de este taller son muchos. Además de trabajar en las diez propuestas aprobadas (se recibieron 78 propuestas de diferentes países y se aprobaron las de Argentina, Colombia, Costa Rica, Brasil, Ecuador Paraguay, Chile, Perú, Salvador y Venezuela); el encuentro busca llegar más lejos. La agenda fue desarrollada con el propósito de cumplir con los objetivos de conocer más a fondo los mecanismos de la CIAT, compartir las propuestas realizadas por los distintos países, discutir acerca del acceso al tratamiento integral en VIH/SIDA, socializar los instrumentos utilizados para la preparación de informes narrativos, financieros y planes de monitoreo; entre otros.

“Este taller reúne mayores expectativas, se propone aumentar las oportunidades de los becarios, hacer incidencia en los países”, explica De León, que además asegura que, desde el comienzo del taller, los objetivos “se han venido cumpliendo y el taller se desarrolla con éxito”. Kurt Frieder, Coordinador Administrativo de la CIAT, coincide con ella: “Es la segunda vez que se realiza un taller de implementación y vemos el progreso. Este taller es más efectivo, es un aprendizaje, con más lecciones aprendidas y una mayor capacitación de los becarios”, sostiene.

El intercambio de experiencias y conocimientos para incidir en políticas públicas que garanticen el acceso al tratamiento desde la prevención y la atención es uno de los temas en los que se ha puesto especial énfasis. Para esto, explica Alma de León, se han identificado temas para incidir a nivel regional, como el acceso a la información, el seguimiento y veeduría del presupuesto específico en VIH/SIDA, el tener en cuenta las necesidades de cada país, promover y vigilar los servicios de salud sexual y reproductiva, dar seguimiento de las necesidades alimentarias y a las normativas nacionales sobre VIH, la vigilancia y las estrategias de comunicación a los medios.

Es que, según Alma de León, “el tema del Fondo Mundial pareciera tener adormecidos a algunos activistas”, lamenta. “Como activistas de escritorio, que están corriendo detrás de los indicadores, han descuidado las necesidades de sus países, los presupuestos. Falta lograr la sostenibilidad del tratamiento para cuando se retire el Fondo Mundial de nuestros países”, advierte.

Por su parte, Kurt Frieder, sostiene que la CIAT debe influir en el activismo a nivel regional: “Para eso existe, para incidir en las políticas públicas. Hay que definir bien sus objetivos a nivel regional y ampliar su membresía, para incidir en los países y en los donantes, para generar impacto”, opina. Alma de León destaca además la importancia de la inclusión de todas las poblaciones en los programas: “Deben contemplarse a las mujeres, a las trabajadoras sexuales, a los hombres que tienen sexo con hombres, a las poblaciones trans, entre otras. Debemos unirnos, no quedarnos en los datos”, insiste.

Queda a la vista que este taller no sólo es un espacio de pre implementación de propuestas ganadoras sino también un espacio para analizar la situación actual del acceso a tratamiento en la región, un espacio para poder fortalecer el activismo. Es cierto, la CIAT ha crecido, sin embargo, falta aún mucho por caminar.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.