Desde la creación del Fondo Mundial de Lucha contra  el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, uno de los socios clave ha sido el Sistema de las Naciones Unidas. Por ejemplo, la OMS, ONUSIDA y el Banco Mundial participan en la Junta de Gobierno como socios técnicos, con el mandato de apoyar el desarrollo y la implementación de los programas. En muchos países y organizaciones regionales el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) cumple el rol de ser el Receptor Principal (RP). Existe un acuerdo bilateral con PNUD que, entre otras cosas, establece un proceso de salida de PNUD de su rol RP en beneficio de una organización local. Sin embargo, persisten una serie de tensiones sin resolver. Las delegaciones de las ONG´s, las Comunidades y algunos gobiernos expresaron sus preocupaciones que se sintetizan en este artículo.

Transición:

En la reunión anterior de la Junta se tomó la decisión de instruir a la Secretaría del Fondo para acelerar el proceso de transición de PNUD como RP a las ONG locales o a las reparticiones públicas nacionales. Este proceso parece no haber avanzado demasiado bajo la mirada de muchos miembros de la Junta; por el contrario, en la Ronda 10 se espera que esta agencia del sistema sea RP en nuevos programas. Algunas ONG internacionales también caen en estas generales de la ley y tienen serios problemas para asegurar la construcción de las capacidades locales y “pasar la antorcha” a los socios nacionales.

Acceso a la información:

El reciente informe de la Oficina del Inspector General (OIG) con hallazgos de fraude  en varios países, puso el énfasis en la falta de acceso a la información de las cuentas y archivos de los RP´s de PNUD que tienen sus auditores e investigadores. Esta agencia argumenta que dicha limitación de acceso a la información se basa en su estatus de “inmunidad” que tiene por ser parte de las Naciones Unidas, y que por ello las cuentas de PNUD sólo pueden ser investigadas por sus propios auditores. En esta línea, la OIG refiere en su informe que se ha obstruido el acceso a documentos y por ello se han entorpecido las investigaciones. En el mismo informe se urge a la Junta a resolver esta situación a la brevedad posible, asegurando el acceso completo a todas las cuentas, registros y archivos en países bajo investigación.

No es bueno para la credibilidad y transparencia del Fondo Mundial la existencia de estas excepciones especiales, dado que no permiten, por un lado, completar las investigaciones que se encuentran avanzadas, y por el otro, no es equitativo para el resto de los RP´s del Fondo Mundial que prestan plena cooperación cuando están siendo investigados ellos o algunos de los sub-receptores.

Tampoco hay plena claridad sobre la política de overheads (costos cargados sobre el total del proyecto para la organización), costos operativos y de los planes de salida en la subvenciones existentes o por firmar. Nadie duda que PNUD ha sido un opción viable para asegurar el inicio o continuidad de programas en países con situaciones difíciles y crisis humanitarias. Sin una agencia asumiendo este rol, no se podrían haber continuado los servicios. Sin embargo, persistir en este “estado de excepción” no le hace ningún bien ni al Fondo Mundial ni a las Naciones Unidas.

Nota: Este artículo se centra en el tema del acceso a la información de las auditorías y los procesos de transición de RP´s, no infiere o sugiere la existencia de hechos probados de corrupción o fraude específicos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.