El Director Ejecutivo del Fondo Mundial para el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, Dr. Michel Kazatchkine, compartió su informe semestral habitual a la Junta de Gobierno en la ciudad de Sofia en ocasión de su 22da reunión.

En su introducción hizo referencia a la importancia de haber organizado esta reunión en Bulgaria, en la región de Europa del Este y Asia Central, donde el Fondo Mundial lleva invertidos 1,4 mil millones de dólares en 90 subvenciones para las tres enfermedades desde su creación. En esta región, donde el 70% de las transmisiones del VIH suceden durante el uso de drogas endovenosas, el Fondo Mundial apoya dos tercios de la provisión de antirretrovirales.

El país anfitrión, Bulgaria, está concluyendo una subvención de Ronda 2 iniciada en 2003 por algo más de 92 millones de dólares con intervenciones en poblaciones clave, incluyendo particularmente a la comunidad romaní o los pueblos gitanos. Esta población clave, fuertemente presente en la subregión, ha sido subsecuentemente perseguida y marginalizada, víctima de un genocidio y de todas las formas posibles de estigma y discriminación, incluyendo recientes deportaciones en Francia.

Los pueblos gitanos han sido fuertemente impactados por el VIH/SIDA y la tuberculosis en Bulgaria y Rumania, y enfrentan grandes desafíos para acceder a los servicios de salud. Las delegaciones de la sociedad civil de la Junta se reunieron con las ONGs y con las personas viviendo con VIH/SIDA de Bulgaria en estos días, oportunidad en la que reflexionaron sobre su principal preocupación: la finalización del programa financiado por el Fondo Mundial. Este fenómeno pondría a más de 60 ONGs en peligro de no poder continuar trabajando.

El principal problema de Bulgaria -como el de otros países nuevos en la Comunidad Europea- es que se trata de un país de renta baja pero, por ser parte de este mercado común, no puede ser financiado por la cooperación internacional y, en este caso, por el Fondo Mundial. Pero paradójicamente, la Unión Europea no se está ocupando de las necesidades de estos países, por un lado porque los gobiernos -como el de Bulgaria- no solicitan fondos para salud y por otro, porque las prioridades de la UE han estado más dirigidas a salvar el sistema financiero y a sostener el Euro.

En este mismo día se realizó frente al hotel de la reunión una gran demostración de la sociedad civil de Bulgaria y Serbia, en particular jóvenes, exigiendo una solución a este problema por parte de la Unión Europea y del Fondo Mundial.

En el ámbito global, los resultados totales informados por Kazatchkine sobre los tres indicadores principales son impresionantes: de acuerdo a la OMS, el Fondo Mundial provee tratamientos antiretrovirales a 3 millones de personas de los poco más de 5 millones de habitantes de Europa del Este y Asia Central. También provee tratamiento para la tuberculosis (directamente observado) a más de 7,7 millones de personas y entrega 163 millones de mosquiteros tratados con insecticida para prevenir la transmisión de la malaria. En la actualidad, el 53% de la cartera del Fondo es para VIH, seguido por el 30% para malaria y el 17% para tuberculosis. Latinoamérica y el Caribe representan el 7% de la cartera total.

El Director Ejecutivo se refirió también a la Reunión de Reaprovisionamiento de Recursos que recolectó 11,7 mil millones de dólares en su reciente edición en la ciudad de Nueva York (ya hemos cubierto el tema en este artículo).

Michel Kazatchkine detalló los desafíos que enfrentó la Secretaría en el rápido crecimiento del Fondo Mundial, así como la agenda para la reforma. El Fondo Mundial está comenzando el proceso de desarrollar su nueva estrategia y para ello la Junta tuvo un retiro de trabajo dos días antes de comenzar la reunión.

Muchas delegaciones expresaron su preocupación por los recientes hallazgos de la Oficina del Inspector General sobre casos de fraude, colusión y malversación de fondos en algunos países, que cubriremos en un artículo aparte.

En respuesta al informe, la Delegación de las Comunidades expresó su preocupación por la transición de países como Bulgaria fuera de la cobertura del Fondo Mundial, la importancia de que la Junta de Gobierno discuta seriamente el tema de los Acuerdos de Libre Comercio que afectarán severamente los costos de los medicamentos e insumos, y el pobre desempeño de las solicitudes con intervenciones de Fortalecimiento de los Sistemas Comunitarios.

El periodo del Director Ejecutivo del Fondo Mundial concluye a principios del próximo año, y el proceso para renovar su mandato o remplazarlo incluye una evaluación integral de su desempeño que se encuentra en curso. En mi opinión, Michel Kazatchkine ha hecho un muy buen trabajo al frente del Fondo Mundial, y poner en duda su continuidad en momentos de iniciar un proceso de profundas reformas puede poner en riesgo la credibilidad y confiabilidad del Fondo en un tiempo particularmente desafiante en términos de movilización de recursos. La evaluación de su desempeño seguramente arrojará luces sobre qué aspectos de su gestión deben ser ajustados, pero considero que es la persona indicada para guiar al Fondo Mundial en la siguiente fase, muy desafiante, que incluye el desarrollo y aplicación de la nueva estrategia.

Con su informe, comienzan entonces las deliberaciones de la Junta, que sabemos no estarán exentas de tensas discusiones y difíciles decisiones.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.