En la última semana se publicó un artículo en Associated Press (ver abajo) sobre los hechos de corrupción en algunas subvenciones del Fondo Mundial. Esto ha generado una ola mundial de información y desinformación que en mi opinión confunde y pone en serio riesgo la capacidad de movilizar más recursos para el Fondo.

Me parece oportuno puntualizar, para mayor claridad, que esta información no es nueva. Ya se había hecho pública en la reunión de la Junta de Gobierno del Fondo Mundial en Sofía, Bulgaria. A través de Corresponsales Clave y su cobertura de esta reunión hemos publicado algunos artículos en español sobre el mismo tema; por ejemplo:

Tolerancia cero con el Fraude en el Fondo Mundial

¿Qué pasa entre el Fondo Mundial y el PNUD?…

Si leen estos y otros artículos del año pasado podrán comprobar que la información levantada por AP es vieja, los hechos mencionados ya son públicos y están todos bajo investigación desde hace meses. Por supuesto, es más noticia una “plaga de corrupción” que contar cómo el Fondo viene respondiendo a estos hechos de malversación de fondos.

En una reciente declaración pública del Fondo Mundial, cuya versión completa en español está en su página web, se afirma que: Si bien todos los casos de fraude sin excepción son inaceptables y el Fondo Mundial está actuando de manera enérgica y firme para recuperar tales pérdidas, debemos tener en cuenta que esta cifra representa el 0,3% del monto total de US$ 13.000 millones que el Fondo Mundial ha desembolsado hasta ahora a los países necesitados.” (1)

Estas cifras acotadas no son un dato menor. Se sorprenderían de los cientos de millones de dólares de los contribuyentes de países desarrollados que desaparecen anualmente por hechos de corrupción en programas bilaterales y multilaterales de salud y desarrollo. Dinero que no se recupera, hechos que no se investigan y responsables que siguen impunes. A fin de “proteger” las relaciones bilaterales gubernamentales y el trabajo de muchos funcionarios involucrados, los países donantes deciden siempre perder, pierden dinero, pero nosotros perdemos tratamientos y servicios, y muchos sus propias vidas.

Creo que todos debemos comprometernos y ser parte de la realización de la “tolerancia cero a la corrupción”, en especial aquellos colegas que participan de los MCPs o son receptores principales o sub-receptores del Fondo. En los países bajo investigación, además de los hechos delictivos mencionados, hay un hallazgo constante: MCPs débiles.

Muchas investigaciones comenzaron con una denuncia anónima, de un colega que ve que algo “anda mal”, todos debemos, para no ser cómplices, denunciar a la Secretaría del Fondo Mundial y/o a la Oficina del Inspector General del Fondo nuestras sospechas y pueden hacerlo visitando este vínculo.

En los próximos días publicaremos en Corresponsales Clave más artículos sobre este tema. Estas líneas son ante todo para comentar que las noticias tan apocalípticas no son “nada nuevo bajo el sol” y que “la plaga parece bajo control”.

Nota del autor: aproximadamente $34 millones

Javier Luis Hourcade Bellocq

Amigos del Fondo Mundial América Latina y el Caribe

Artículo AP:

Fondo multimillonario contra enfermedades, plagado de corrupción

http://noticias.latino.msn.com/salud/articulos.aspx?cp-documentid=27373738

GINEBRA (AP) — Un fondo de 21.700 millones de dólares respaldado por celebridades y presentado como una alternativa a la burocracia de las Naciones Unidas está perdiendo hasta dos tercios de algunas de sus donaciones debido a la corrupción, se enteró The Associated Press.

Gran parte del dinero está contabilizado mediante documentos falsos o una contabilidad inadecuada, lo cual indica que hubo manipulación de los fondos, según contaron investigadores del Fondo Global de la Lucha contra el Sida, la Tuberculosos y la Malaria. Asimismo, medicamentos con receta terminan siendo vendidos en el mercado negro.

La recién reforzada oficina de inspección del fondo, que detectó la corrupción, no puede proporcionar una cifra general de lo perdido porque sólo ha examinado una pequeña fracción de los 10.000 millones de dólares que han salido de la iniciativa desde su creación en 2002, pero el nivel de corrupción que afecta a algunas de las donaciones del fondo es impresionante.

Un 67% del dinero destinado a un programa antisida en Mauritania fue mal invertido, le dijeron los investigadores a la junta directiva del fondo. Lo mismo pasó con un 36% de lo desembolsado en un programa en Mali para combatir la tuberculosis y la malaria, y un 30% de lo otorgado a la República de Yibuti.

En Zambia, donde 3,5 millones de dólares no fueron documentados y un contador robó 104.130 dólares, el fondo decidió que el ministro de Salud simplemente no podía manejar los fondos, por lo que puso a cargo a la ONU. El fondo intenta recuperar siete millones de dólares del ministerio en “costos sin fundamento, que no cumplían con los requisitos necesarios”.

La institución global está retirando o suspendiendo donaciones a naciones donde se detectan instancias de corrupción, y exigiendo que los receptores devuelvan millones de dólares de fondos malgastados.

“El mensajero está siendo hasta cierto punto el atacado”, dijo el vocero del fondo Jon Liden. “Podríamos argumentar que no tenemos problemas de corrupción significativamente distintos en su escala o naturaleza al de cualquier otra institución financiera internacional”.

Hasta el momento, Estados Unidos, la Unión Europea y otros donantes importantes se han comprometido a otorgar 21.700 millones de dólares al fondo, el mayor financista de esfuerzos para combatir las tres enfermedades.

El fondo ha sido favorecido por la elite económica que en la semana sostendrá el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Fue al margen de ese encuentro que el astro de U2 Bono lanzó la nueva marca “Red”, que otorga una gran cantidad de sus ganancias al Fondo Global.

Otras personalidades que han respaldado la iniciativa son el ex secretario general del a ONY Kofi Annan, la primera dama de Francia Carla Bruni-Sarkozy y el fundador de Microsoft Bill Gates, cuya fundación Bill y Melinda Gates otorga 150 millones de dólares al año.

El inspector general del fondo, John Parsons, dijo que los donantes pueden estar seguros de que el organismo está decidido a detectar la corrupción.

“Debería ser visto como una ventaja competitiva para cualquiera que esté pensando en poner dinero aquí”, dijo.

Pero algunos donantes están furiosos por las revelaciones de los investigadores. Suecia, que es el undécimo contribuyente más grande del fondo, suspendió su donación anual de 85 millones de dólares hasta que se eliminen las irregularidades.

Funcionarios del fondo señalan que la falta de controles financieros por parte de los receptores de las donaciones es responsable del gasto inadecuado.

Muchos de quienes reciben los fondos son ministros de salud africanos cuyos presupuestos están en gran medida basados en las donaciones de la institución global. Otros son naciones u organizaciones internacionales que no tienen los recursos para lidiar con la corrupción generalizada.

Copyright © 2011 Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reimpreso, o redistribuido.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.