Como informáramos en un artículo reciente, pese al incremento en las acciones de incidencia para influenciar al Congreso de la República para que agilice la firma del contrato de subvención entre el Fondo Mundial y el Ministerio de Salud -uno de los receptores principales de la subvención aprobada- el escenario actual no promete grandes cambios, lo que podría significar que aproximadamente 9.000 personas viviendo con VIH enfrentarían serias dificultades para continuar recibiendo sus antirretrovirales.

En un hecho sin precedentes, trece de las catorce representaciones en el Mecanismo Coordinador de País de Guatemala (MCP-G) exigieron a la Junta Directiva que proponga formalmente al Fondo Mundial que HIVOS –uno de los receptores principales- firme su convenio a la brevedad, ante el complejo escenario y los retos que enfrenta el Ministerio de Salud y Asistencia Social para que el Congreso apruebe el decreto 4309 que permitiría la firma del convenio para gerenciar conjuntamente con Hivos la subvención del Fondo Mundial.

El viernes pasado, instancias miembros del MCP-G, unidades ejecutoras del Fondo Mundial, redes de organizaciones de base comunitaria y otros actores, evitaron el cordón de seguridad establecido en los alrededores del Congreso de la República en ocasión de la rendición de cuentas del tercer año del actual gobierno y la juramentación de la nueva Junta Directiva, y se apostaron en las entradas principales para abordar a congresistas, embajadores y otros líderes de la escena política nacional. Pese al acoso policial y militar, desplegaron pancartas con consignas y distribuyeron volantes, consiguiendo mantenerse en los puntos identificados gracias al apoyo de veedores de la Procuraduría de Derechos Humanos, que ha acompañado el proceso en todo momento.

Joel Ambrosio, coordinador de la Asociación Vida –conformada por derechohabientes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social- manifestó: “Es lamentable que la situación haya llegado a este punto. El estado guatemalteco no podía asumir la atención integral de las personas que vivimos con VIH y, sabiéndolo, los y las diputadas no han hecho esfuerzos reales por agilizar la emisión del decreto 4309”. Para hoy martes se prevé una reunión entre una comisión del MCP y la Junta Directiva del Congreso de la República, así como un piqueteo en las afueras del Congreso. Por su parte, los movimientos sociales y la Procuraduría de Derechos Humanos convocaron el jueves pasado a una conferencia de prensa para señalar los retos que el país enfrentaría de perderse la subvención.

Los actores y actoras involucrados en la respuesta reconocen la relación de las acciones particulares de cada uno de los receptores principales y sostuvieron el planteamiento de acentuar la incidencia para concretar la firma conjunta de los convenios, pero el futuro es incierto. Proyecto fundamentales como la Clínica Luis Ángel García -uno de los dos centros de referencia nacional- han perdido una parte considerable de su personal y han agotado ya sus recursos de subsistencia. Situación similar enfrentan múltiples proyectos de prevención y referencia para poblaciones vulnerables.

Por otra parte, se espera con ansiedad una visita de altos funcionarios del Fondo Mundial para la primera semana de febrero. Todos y todas esperamos que esta visita ocurra en un marco más favorable y menos y tenso, y que tenga como colofón la firma de ambos convenios.

Seguiremos informando sobre el desarrollo de las acciones de incidencia en próximos artículos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.