Editorial

El 1 y 2 de marzo de 2011 se realizará en la Ciudad de México la Consulta Regional de América Latina sobre el Acceso Universal a la Prevención, Tratamiento, Atención y Apoyo relacionados con el VIH, como parte del proceso preparatorio de la reunión de Alto Nivel de junio próximo en la Ciudad de Nueva York.

El equipo de Corresponsales Clave cubrirá el evento con una serie de artículos de las presentaciones y discusiones, pero en esta primera entrega queremos ofrecer un idea sobre la hoja de ruta, el proceso de consultas nacionales, regionales y mundiales de los próximos meses.

Del 8 al 10 de junio se realizará en la Ciudad de Nueva York una Reunión de Alto Nivel de jefes de estado y delegaciones gubernamentales, quienes junto a representantes de la sociedad civil revisarán los progresos sobre el Acceso Universal. Este evento se realizará luego de diez años de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el SIDA (UNGASS) y la firma de la Declaración de Compromisos. En el 2006, también, los Estados miembro hicieron un compromiso importante de incrementar el acceso a la prevención, tratamiento, atención y apoyo del VIH/SIDA.

Como un resultado concreto de los compromisos de la UNGASS, poco después se creó el Fondo Mundial para el SIDA, la TB y la Malaria, para ofrecer financiamiento adicional para las respuestas multisectoriales a las tres enfermedades. Y a poco de cumplir también sus diez años de vida, aparece amenazado por la falta de compromisos tanto de los países donantes como de los países implementadores que no han sostenido ni incrementado sus contrapartidas presupuestarias.

Desde el año pasado se vienen coleccionando los informes nacionales de Acceso Universal. En algunos pocos países se ha progresado pero en la mayoría de los países en vías de desarrollo no ha bajado la prevalencia en las poblaciones en situación de vulnerabilidad, y las personas viviendo con VIH siguen muriendo por complicaciones relacionadas con el SIDA.

El Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas ha delegado en los representantes permanentes de Australia y Botsuana la facilitación de los procesos de preparación y negociación de una Declaración de Resultados. Todos los detalles de la hoja de ruta se encuentran en el documento recientemente publicado por ONUSIDA y disponible en el PortalSIDA en este vínculo. Recomendamos leer con atención este documento para comprender cómo poder participar mejor en este proceso.

Con la reunión de la ciudad de México se inicia un proceso de consultas regionales de dos meses de duración con el propósito de recolectar informes regionales que se sumarán y sistematizarán junto a los informes nacionales.

¿Cómo participar? Aún cuando las reuniones nacionales ya se realizaron en 117 países, en la consulta regional participarán las redes regionales, organizaciones claves y gobiernos. Una vía de participación es a través de sus representantes en estas organizaciones regionales (ver vínculos abajo). De la misma manera que en el 2001 y el 2006, la sociedad civil podrá participar de la Reunión de Alto Nivel como observadora (invitados o miembros de las delegaciones gubernamentales), presentaciones en la Audiencia de la Sociedad Civil y en los eventos paralelos. Muchos colegas no podrán participar directamente en la reunión de México o de Nueva York pero ya se encuentra en marcha una serie de mecanismos virtuales de participación.  Por ejemplo, la oficina regional de ONUSIDA acaba de lanzar un muro en Facebook para que las personas puedan opinar y participar. Pueden visitarla en este vínculo.

Los productos concretos serán el Informe del Secretario General y un Informe consolidado sobre Acceso Universal. Este último será desarrollado como resultado de todas las consultas regionales con el apoyo de un Comité Asesor Internacional con miembros de diferentes sectores. Importante: La agenda de la consulta regional se encuentra disponible en este vínculo y la lista de participantes confirmados en este otro vínculo.

Es temporada de UNGASS:

Un colega algo cínico llama a estos periodos y procesos “la temporada UNGASS”, en clara e irónica referencia a la repentina ansiedad de participar de muchos actores, normalmente silenciosos. Él considera que no está seguro si lo que atrae es el “Alto Nivel” o la “Gran Manzana”. El primer síntoma del inicio de esta temporada son la peleas por ser invitados a viajar. Y es que en nuestro “gremio” muchas veces confundimos participar con viajar, cual si fueran sinónimos. Como si en la era de Internet 2.0 que nos tiene fascinados y abotonados largas horas frente al computador, la única forma posible de participar, de estar, de contribuir y de hacerse oír fuese a través de nuestra presencia física.

Muchos megabytes correrán en las próximas semanas, pues tinta ya no corre, cuestionando la legitimidad, la representatividad, la democracia y una serie interminable de otras palabras clave sin contexto ni coyuntura para poner en tela de juicio por qué él o ella va, viaja, y yo no. Algo similar ocurre con la proximidad de conferencias regionales y mundiales. Entonces la mayor parte de la energía y atención se malgastan en el acto de “ser invitados y estar”, perdiendo de vista que las consultas y sus participantes son herramientas y medios, y no un fin en sí mismo. Lo más importante es hacerse oír, y para esto hay un sinnúmero de formas. El objetivo es permear los borradores y las agendas con nuestras necesidades, urgencias y perspectivas. Urgen nuevas ideas, estrategias, compromisos y formas de monitorearlos con efectividad.

Es tiempo de rendir cuentas pero no sólo por parte de los Estados miembro, sino que la sociedad civil (incluyendo a la academia, las iglesias y el sector privado), el Sistema de Naciones Unidas y todos los mecanismos bilaterales y multilaterales de cooperación para el desarrollo también estaremos bajo la lupa.

Faltan sólo cuatro años para el 2015 y el vencimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), y acceder a los recursos internacionales para la salud se está complicando. Por optimista que se vea nuestro informe nacional de Acceso Universal, debemos centrarnos en el porcentaje restante de personas que no tienen acceso. Se trata de personas tan importantes como las ya cubiertas y, de seguro, de más difícil acceso.

Todos pueden participar y hacer oír sus voces!

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.