El Hospital Santo Tomás de la ciudad de Panamá atiende a las personas afectadas por el VIH/SIDA que no cuentan con seguro social, por lo tanto recibe los medicamentos a través del Ministerio de Salud. Pero desde hace un mes se viene dado un prolongado desabastecimiento de Efavirenz/Stocrin.

Al indagar sobre la causa de la situación, ninguna autoridad ha dado respuesta real y se recibe una excusa tras otra. En la farmacia del nosocomio sólo dicen que la medicación no ha llegado y que llame la próxima semana para ver si ya lo han recibido. Nos consta por nuestras visitas que el personal del hospital hace hasta donde está a su alcance, realizando sus pedidos al Ministerio en tiempo y forma. Pero si revisamos en años anteriores, vemos que todos los comienzos de año se presenta la misma situación. Es evidente que se trata de una falla crónica en el sistema de abastecimiento y que no se han llevado a cabo los cambios necesarios para resolverla.

Panamá está comprando algunos medicamentos -entre ellos el Efavirenz- a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Extraoficialmente pudimos saber que los documentos se atrasaron debido a que faltaban algunas firmas. Es sabido que en los meses de noviembre y diciembre el Sistema de Naciones Unidas está haciendo su cierre de año y algunos de los procesos que no se terminaron para esa fecha, quedarán pendientes hasta enero del año siguiente. Y se agrega otro factor: hacia fin de año las compañías de distribución estuvieron cerradas o inventariando, retrasando aún más la entrega de los medicamentos.

La pregunta es ¿cuándo lograrán las autoridades competentes realizar todos los procesos en tiempo y forma para que no se sigan produciendo desabastecimientos? Con una adecuada planificación y estimaciones realistas no deberían ocurrir atrasos ni faltantes. Lamentablemente, la población afectada no consigue organizarse para prevenir y resolver este tipo de crisis. Si bien en el país existen organizaciones que velan por el mejoramiento de la calidad de vida de las personas que viven con el VIH, públicamente no se ha hecho ninguna incidencia al respecto. ¿Por qué será?

El pasado 26 de enero se realizó una reunión entre la Comisión Nacional para el Control y Prevención del VIH (CONAVIH) y representantes del Ministerio de Salud. Allí, el Ministro de Salud Franklin Vergara anunció que la situación ya estaba resuelta y que se haría la entrega de los medicamentos. Esto fue ratificado por el Jefe del Programa Nacional de ITS/VIH/SIDA. Han pasado los días y las respuestas siguen siendo las mismas: “no han llegado aún”; “estén llamando para ver”. O sea, el juego de la ruleta rusa.

Para quienes tienen adherencia y tratan de ser rigurosos con su tratamiento es una especie de crónica de una muerte anunciada. Además, es vital que los antirretrovirales estén disponibles para quienes son recién diagnosticados porque no podrían iniciar la terapia por falta de medicamentos. ¿Hasta cuándo se vivirá esta realidad?

Seguiremos informando.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.