El escenario era para no creer: un país descapitalizado con un sistema sanitario en permanente crisis, impericia por parte de funcionarios a cargo de las instituciones y un Congreso que, atascado en un proceso estéril y complicado, impedía la aprobación de donaciones que insuflarían nuevos aires y recursos a temas impostergables como el VIH y la malaria.

Los retrasos en la firma del contrato de subvención entre el Fondo Mundial y el Ministerio de Salud e HIVOS -receptores principales- podía significar que aproximadamente 9.000 personas viviendo con VIH tuviesen dificultades para continuar recibiendo sus medicamentos y que casi la totalidad de los programas de prevención de VIH y malaria corriesen el riesgo de ser cerrados definitivamente. El monto de la subvención del Fondo Mundial (Fase III, Ronda 8) que estaba en juego asciende a 38 millones de dólares destinados a la respuesta al VIH y SIDA, y a 27 millones para malaria.

Corresponsales Clave siguió de cerca los avances y retrocesos de este proceso y publicó una serie de artículos que circularon en las últimas semanas.

Medidas desesperadas

Ante lo infructuoso de las acciones de cabildeo y el agotamiento de los recursos dentro del Congreso de la República, el comité de incidencia planteó al Procurador de los Derechos Humanos que interpusiera un amparo ante la Corte de Constitucionalidad (máximo ente en la administración de justicia en el país) para que el Congreso Nacional diera trámite a la aprobación de la iniciativa 4309. El amparo fue aceptado y conminaba al Congreso a resolver inmediatamente: “como consecuencia dispone que el Congreso de la República de Guatemala atienda dentro de los cánones constitucionales y legales que regulan su actividad legislativa, el requerimiento que formuló el procurador…”. De esto fueron notificados las y los parlamentarios a quienes se les leyó el amparo con una asistencia de 116 de 158 diputados. Pese al conocimiento de la resolución, la Junta Directiva del Congreso no dio seguimiento al mandato, aduciendo carecer de herramientas que les permitieran suspender la interpelación.

Representantes del Fondo Mundial en Guatemala

Del 31 de enero al 4 de febrero visitó Guatemala una delegación de altos funcionarios del Fondo Mundial encabezada por el gerente de cartera para el país, Silvio Martinelli. Se coordinó una entrevista de Martinelli con la Junta Directiva del Congreso de la República, luego de la cual fue invitado -junto a representantes del sistema de Naciones Unidas y el Ministro de Salud- a observar el desarrollo de la jornada de trabajo en el parlamento. Luego de más de seis horas de observar la infructuosa discusión abandonaron el hemiciclo sin que se conociera –una vez más- la iniciativa.

Al pie del cañón

Si en este proceso hubo protagonistas, definitivamente fueron las bases comunitarias. Desde la primera jornada parlamentaria –el 14 de enero- un grupo de activistas y personas afectadas se apostó en las afueras del Congreso demandando la resolución a la iniciativa 4309. Asumiendo el estigma, la discriminación y la intemperie, un pequeño pero persistente grupo mantuvo el asedio contra todo pronóstico, enfrentando incluso la invisibilización ante grupos mayores que de manera frecuente demandan en las afueras del Congreso. Así, las comunidades persistieron y brillaron en medio de las demandas de transportistas, bomberos, adultos mayores, universitarios y salubristas. Allí les visitaron –entre otras personalidades- el Embajador de los Estados Unidos Stephen McFarland, el Vicepresidente de la República Rafael Espada, el gerente de cartera del FM Silvio Martinelli y la diputada Zury Ríos.

Esta lucha es de todos y todas

Perdido el primer trimestre y a mitad de perder el segundo, la comisión multisectorial de incidencia –siempre con el irrestricto apoyo de Sergio Morales Alvarado, Procurador de los Derechos Humanos- realizó el 9 de febrero una conferencia de prensa con la Plataforma Nacional del Adulto Mayor, con el fin de disipar los rumores y campañas negras que incitaban a la confrontación entre ambos movimientos, pues se decía que las instancias involucradas en la respuesta al VIH negaban la agenda del adulto mayor y viceversa. Las voces de los adultos mayores, desestimando su representación en el Congreso de la República por parte de la bancada interpelante, fue un detonante de lo que vendría. Pese a las diferencias entre los movimientos y al prejuicio sobre el involucramiento de los adultos mayores en la respuesta al VIH, esta vez hubo una postura madura y coincidente en torno a retos que nos afectan, más allá de sectarismos.

“Hoy, Cristo tiene el rostro de las personas viviendo con VIH”

Para el 10 de febrero, las redes comunitarias, unidades ejecutoras del FM y la Procuraduría de Derechos Humanos –con el auspicio de la comisión de salud de la Conferencia episcopal de Guatemala- convocaron a la celebración de una misa en la Catedral Metropolitana, la cual sería oficiada por Monseñor Gabriel Peñate, coordinador de la Pastoral de Salud. En su homilía, Monseñor Peñate hizo un llamado a las y los congresistas para abrir sus corazones de piedra a la iniciativa 4309 y cerró diciendo que ese día Cristo tenía el rostro de las personas viviendo con VIH, quienes vivían un moderno e innecesario calvario para preservar la vida. Posteriormente, convocó a las y los asistentes a participar de una caminata que él mismo encabezaría y que saldría hacia el Congreso de la República, donde se realizaría una nueva jornada de interpelación. A esa hora ya circulaba en los medios un comunicado de la Conferencia Episcopal que en su parte principal rezaba:

“La Iglesia reconoce que cada persona, precisamente en virtud del misterio del Verbo de Dios hecho carne (cf. Juan 1, 14), es confiada a la solicitud materna de la Iglesia. Por eso, toda amenaza a la dignidad y a la vida del hombre y mujer, hijos de Dios, repercute en el corazón mismo de la Iglesia, afecta al núcleo de su fe en la encarnación redentora del Hijo de Dios, la compromete en su misión de anunciar el Evangelio de la vida por todo el mundo y a cada criatura (cf. Mc 16, 15) (No. 3, Carta Encíclica EVANGELIUM VITAE, Pp. Juan Pablo II). Por ello manifiesta: Su repudio ante esta actitud vejatoria del Congreso de la República, que viola totalmente el derecho a la salud de los guatemaltecos y específicamente de las personas que viven con VIH, al no aprobar urgentemente el Acuerdo de Subvención correspondiente”.

Sí, pero…

El mismo 10 de febrero, el Procurador de los Derechos Humanos –Dr. Sergio Morales Alvarado- citó a Manuel Baldizón, Secretario General del partido Libertad Democrática Renovada (Partido Líder) para hacer un último intento por convencerlo de suspender la interpelación que su partido sostenía para con el Ministro de Trabajo. La solicitud sería aceptada si y sólo si el Procurador se comprometía públicamente a dar seguimiento a las supuestas anomalías encontradas en los programas dirigidos a los adultos mayores, a cargo del Ministerio de Trabajo y Previsión Social, a lo que el Procurador accedió.

Como en las últimas sesiones del Congreso, la Comisión Multisectorial de incidencia se apostó en el balcón de invitados del hemiciclo para monitorear el desarrollo de la jornada. A los pocos minutos y bajo una amplia cobertura de los medios, el Secretario General del Partido Líder Manuel Baldizón se presentó en el Congreso para instruir a sus diputados sobre el cese a la interpelación al Ministro de Trabajo. Las estaciones televisivas nacionales transmitieron en vivo la sesión en el Congreso y al día siguiente los periódicos colocaron la noticia en primer plano.

¡El gol!

Mientras se desarrollaban estos hechos en las últimas semanas, la comisión de incidencia reflexionó sobre las implicaciones y el desgaste que supuso para el movimiento promover la aprobación de la iniciativa 4309 y vio en el horizonte otro “via crucis” para la aprobación de la iniciativa de malaria (4329), por lo que decidió incluir ambas iniciativas en el proceso. En corrillos parlamentarios se rumoreaba de varias interpelaciones en puerta, lo que significaría otro escenario complejo para malaria. El 10 de febrero se incluyó en la agenda legislativa la aprobación de ambas iniciativas, las cuales fueron aprobadas por los y las parlamentarias presentes.

Congresistas razonan voto

Luego de la aprobación de las iniciativas, algunos congresistas razonaron sus votos, y los podríamos ubicar en dos corrientes: Los que dijeron haber estado conscientes de la iniciativa en todo momento y valoraban su importancia –aunque sus actitudes dijeran lo contrario- y los miembros de la bancada Líder, quienes aún tenían reparos a la aprobación. Entre los argumentos –muchos de los cuales provocaron risa entre las y los asistentes- se destacó el de un diputado que exigió verificar la constitución legal del FM en Guatemala, pues no conocía sus antecedentes y podría tratarse de lavado de dólares provenientes de actividades ilícitas.

Lo que viene

Pese a la aprobación de las iniciativas el trabajo apenas comienza. Desde el Congreso se vertieron comentarios sin fundamento sobre el manejo de los recursos y la Comisión de Incidencia ha convenido en desarrollar una estrategia de comunicación que, además de orientar sobre el FM y sus aportes, contribuya a sostener el posicionamiento del tema en los medios y la opinión pública.

Los receptores principales deberán ahora afinar sus motores y echar a andar la maquinaria que permita a la brevedad retomar las acciones de prevención y fortalecer las de atención. Las unidades ejecutoras, por su parte, deberán concluir sus planes, validarlos e intentar rescatar al personal capacitado o, en su defecto, contratar y capacitar al siguiente.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.