Esta dependencia se hace más evidente ante la insuficiencia de programas y proyectos sustentados económicamente con fondos locales enfocados en prevenir las infecciones por VIH y mejorar las condiciones de las personas que ya viven con el virus que causa el SIDA.

Elisa González, ex consultora nacional para la respuesta nacional al VIH del Consejo Presidencial del SIDA (COPRESIDA), atribuye esta realidad a la falta de voluntad política y la carencia de una estrategia nacional de desarrollo que trabaje el tema desde una perspectiva social, inclusiva e incluyente.

“Creo que la inversión social del Estado debe sustentarse en inversión local. También los programas y proyectos que están en ejecución con financiamiento internacional deben abocarse a generar procesos socialmente sostenibles y vinculados estrechamente a los programas vigentes en el país, de forma que al momento de concluir las donaciones por lo menos queden medianamente instaurados procesos que puedan ser continuos en el tiempo y no procesos que desaparezcan cuando los fondos se terminan”, apuntó González en una entrevista realizada por un servidor previo a la redacción de esta nota.

Es evidente que el Estado dominicano, pese a que tiene el deber de realizar una inversión en el área de salud sexual y salud reproductiva focalizando fondos en la prevención y promoción de iniciativas que reduzcan los riesgos de incidencia de VIH en la población, no está jugando su rol adecuadamente.

Si analizamos el gasto social del gobierno, nos percatamos que en el área de salud sexual y reproductiva la mayor inversión se circunscribe a salud materno infantil, dejando de lado la promoción de programas y proyectos para la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), teniendo en cuenta la baja percepción del riesgo que tiene la población frente a ellas.

Es necesario y urgente entender al VIH/SIDA como un tema prioritario. Dejar de verlo como un problema exclusivo de salud y concebirlo más como un asunto de desarrollo social. De esta forma, podrá ser incluido en la agenda nacional como un tema crucial para el desarrollo de nuestros sujetos sociales. De lo contrario, el poco compromiso gubernamental continuará amenazando la efectividad de la respuesta nacional al VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.