Reunión del MCP de Paraguay

Reunión del MCP de Paraguay

El origen del Mecanismo de Coordinación de País (MCP) fue y sigue siendo noble. Se creó como un espacio político con la más amplia participación de diversos sectores en todos sus niveles –gobiernos, agencias bilaterales, sector público y privado, organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas, empresas privadas y personas afectadas por el VIH, la tuberculosis o la malaria– para desarrollar las propuestas que se enviarían al Fondo Mundial según las necesidades de cada país, con el fin de iniciar, fortalecer o complementar los esfuerzos nacionales en las respuestas al VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria.

La aparición del Fondo Mundial hizo necesario que en los países se constituyeran los MCP con una gran carga de responsabilidad y compromiso en pro del beneficio común del país. Hasta la fecha el Fondo Mundial ha desembolsado 13.000 millones de dólares en 145 países.

Los MCP son fundamentales para cumplir con los compromisos asumidos con el Fondo Mundial, tanto para la toma de decisiones en forma participativa y consensuada como para supervisar la implementación de la subvención.

Sin embargo, a pesar del gran esfuerzo de los MCP, vemos constantemente denuncias por corrupción o conflictos de intereses, inclusive la toma de los MCP por parte de los receptores principales. Al inyectarse gran cantidad de recursos a los países se genera un conflicto entre las diversas instancias del MCP, el receptor principal (RP) y los sub receptores (SR). Muchas veces, al no tener claro cuáles son las responsabilidades y roles de cada uno, se debilitan los procesos internos del MCP.

También existen rupturas entre diferentes sectores de la sociedad civil y entre los RP y las instituciones gubernamentales. Peor aún, al retirarse el Fondo Mundial de un país, algunos programas quedan totalmente debilitados y fragmentados.

Reunión del MCP de Paraguay

Que los procesos internos de cada MCP sean buenos o malos, ejemplares o corruptos, se debe al compromiso asumido por cada una de las instituciones que hacen parte del mismo mecanismo. Debemos reconocer que el MCP es el “dueño” de la propuesta, el que dio y debe “dar la cara” y hacerse responsable ante el Fondo Mundial por el éxito o el fracaso de la implementación de las propuestas financiadas.

Frente a este panorama, el Fondo Mundial implementa medidas para mejorar y salvaguardar sus inversiones, aplicando “tolerancia cero” para prevenir el fraude o la corrupción en la gestión de los recursos financieros adjudicados. El año pasado el Fondo Mundial suspendió o canceló subvenciones en varios países como consecuencia de denuncias presentadas.

En Paraguay el MCP apunta a presentar una propuesta de fortalecimiento institucional al Fondo, atento a la preocupación de dar seguimiento a los varios proyectos financiados por el Fondo Mundial en tuberculosis y VIH. Se busca identificar mecanismos para dar seguimiento a los proyectos del país, de modo de ir mejorando la respuesta a nivel nacional.

“Cada uno tiene el Mecanismo de Coordinación de País que se merece”. Esta frase nos debe llevar a reconocer que el compromiso o responsabilidad no es de uno o del otro sino de todas las instituciones que conforman un MCP. Somos nosotros quienes debemos apropiarnos de los procesos internos, identificando las brechas y generando propuestas para fortalecer la respuesta nacional a las enfermedades por medio del debate y el consenso.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.