Los objetivos son estructurales: los jóvenes viviendo con VIH de Argentina quieren ser escuchados, quieren terminar con la discriminación y quieren estar lo suficientemente capacitados para poder lograrlo. Por eso, en el marco del 1º Encuentro de la Red Argentina de Jóvenes Positivos, que se llevó a cabo en Chapadmalal a principios de mes, el clima, el compromiso y el trabajo compartido superaron las expectativas de todas y todos. “Las expectativas eran básicas, eran conformar la red con sus representantes y con un plan de trabajo. Pero los participantes estaban tan motivados y movilizados que resultó siendo más de lo que se esperaba”, reconoció Mariana Iácono, Coordinadora del área de Juventud de la Red Argentina de Mujeres viviendo con VIH/SIDA.

La motivación surge de la necesidad de los jóvenes de tener mayor presencia en los espacios de toma de decisiones, para que sean ellos mismos y no otros quienes representen la voz de los jóvenes positivos. Claro que para eso, como reconocieron, es necesario superar otro obstáculo: la capacitación. “Necesitamos aprender más acerca de nuestros derechos, acerca de la epidemia, necesitamos tener una mayor conciencia sobre nuestra salud y sobre los pasos que tenemos que seguir cuando no podemos acceder a nuestros derechos”, afirmaron Sofía Ocampo, Tamara Sosa y Evelyn Lucero, las nuevas representantes de la Red.

Las chicas fueron elegidas durante una Asamblea y mediante votos secretos. Los requisitos eran que tuvieran experiencia en el trabajo en VIH, que fueran visibles y menores de 24 años. La decisión de que fuera un triunvirato tuvo que ver con una cuestión de responsabilidades: “El triunvirato fue para dar lugar a que no sólo haya un o una joven visible representando a la Red y para evitar que cayera el peso de la responsabilidad sobre una sola persona, teniendo en cuenta que todavía no estamos lo suficientemente capacitados para emprender este nuevo proyecto solos”, reconocieron las nuevas representantes. Al respecto, también señalaron que las dificultades que a veces se encuentran a la hora de asumir los liderazgos también tienen que ver con la falta de capacitación: “A veces los jóvenes no creemos estar lo suficientemente capacitados, por lo tanto nos sentimos inseguros a la hora de asumir mayores responsabilidades”, coincidieron.

Por eso la necesidad de agruparse y por eso, también, la necesidad de ser tenidos en cuenta. “Los principales obstáculos y exigencias tienen que ver con la continuidad del trabajo, con el sostenimiento del grupo, el contacto con otras y otros jóvenes. Hay que trabajar para que las demás organizaciones asimilen que hay una Red de Jóvenes, para que la tengan en cuenta a la hora de participar en reuniones y actividades, y para que también sea una fuente de consulta para los Programas de Sida”, agregó Mariana y destacó la importancia de que los jóvenes trabajen de forma activa en incidencia política e incidencia pública.

El Encuentro, realizado con el apoyo financiero de UNICEF, ONUSIDA y el INADI y el apoyo técnico de GYCA, ALACVIH y “Jóvenes Positivos”, fue un importante paso para empezar a trabajar en esas debilidades. Las representantes de la Red aseguraron que la experiencia les permitió vincularse con chicas y chicos de sus mismas edades y que también viven con VIH. Además, fue el primer encuentro del que participaron chicas y chicos de hogares, lo cual “fue especial para todas y todos”, según describió Mariana. “Intercambiamos historias de vida, pudimos conocernos, ayudarnos e intercambiar ideas entre nosotros”, agregaron las chicas.

Conformados en red y con sus desafíos más claros, los jóvenes suben la apuesta: quieren estar mejor capacitados y quieren ser tenidos en cuenta. La responsabilidad de darles el lugar que necesitan será ahora conjunta, pero es necesario no perder de vista que ellos representan las voces nuevas, las esperanzas y el futuro. Ellos, por su parte, ya tienen sus metas definidas: “Necesitamos organizarnos, coordinar encuentros para alcanzar una mayor comunicación, lograr establecernos como Red, consolidando nuestros objetivos y nuestra misión”, concluyeron. La gran misión será que todas las partes hagan su parte.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.