En el marco de la celebración del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, la Comunidad LGBTI costarricense aprovechó la celebración de varias actividades para demandar de las instituciones gubernamentales el cumplimiento de acciones que respeten sus derechos humanos, entre ellos la unión civil.

Las actividades iniciaron el día 15 con una concentración de alrededor de mil personas en la Plaza de la Democracia donde se celebró el Festival del Orgullo, organizado por la Coalición Nacional de Organizaciones y Grupos de la Diversidad Sexual (CONODIS) que agrupa a 11 entidades. Bajo el lema “Igualdad y respeto… derechos ya!”, las organizaciones circularon un manifiesto en el que se reconoce que dentro del imaginario social costarricense existe “un permiso tácito que permite y promueve las brechas entre las diferentes manifestaciones de la sexualidad”, lo cual fomenta la discriminación, el odio y el rechazo hacia las poblaciones sexualmente diversas.

Titular de la Defensoría de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum

En el documento CONODIS demanda, entre varias cosas, que el Poder Ejecutivo abra canales de comunicación y cumpa sus promesas de campaña; que la Asamblea Legislativa apruebe las uniones de parejas del mismo sexo; del Ministerio de Trabajo requiere la creación de políticas que promuevan la igualdad de derechos y oportunidades. La lista de instituciones a quienes se exigen respuestas efectivas la completan el Tribunal Supremo de Elecciones, los Ministerios de Salud, de Educación, de Justicia y de Seguridad Pública, la Caja Costarricense de Seguro Social, el Consejo Nacional de Rectores, el Consejo Nacional de la Persona Joven y el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor.

Durante la celebración del Día del Orgullo, la titular de la Defensoría de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum, reconoció también que todavía “persisten formas de discriminación hacia la comunidad sexualmente diversa”, a pesar de los pequeños avances que se han logrado. Celebrar la diversidad, de acuerdo con Taitelbaum, es reconocer que “existen diferentes ángulos de percibir la igualdad”. Haciendo alusión al momento adecuado para que el país acepte las uniones de parejas del mismo sexo, la Defensora afirmó que “los derechos humanos no están sujetos al tiempo, es decir, no se es humano a medias”, y llamó a que la Asamblea Legislativa dé curso a una ley en este sentido.

Melvin Jiménez, obispo de la Iglesia Luterana Costarricense

Por su parte, el obispo de la Iglesia Luterana Costarricense (ILCO), Melvin Jiménez, afirmó que en Costa Rica “se mantienen actitudes de evidente violación de los derechos humanos, aunque con importantes fisuras”, debido a algunos logros que se han concretado en los últimos tiempos. La Iglesia Luterana Costarricense creó hace ya varios años un espacio llamado “Iglesia Inclusiva” desde el cual la entidad ha desarrollado el compromiso de impulsar procesos de entendimiento y reconciliación entre todas las personas. Precisamente en este espacio se celebró, este mismo día, el matrimonio de dos parejas de hombres quienes, al día siguiente, solicitaron al Registro Civil la inscripción de su unión civil; de no ser aceptada, esta causa será elevada como discriminatoria ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Otros oradores en dicha celebración fueron Ricardo García, Coordinador de ONUSIDA Costa Rica; representantes de algunos partidos políticos que tienen presencia en  la Asamblea Legislativa, así como del Gobierno Local de San José, uno de los primeros municipios en declararse  “espacio libre de discriminación” en el país. La actividad inició luego de que llegó a la Plaza el grupo “Campaña por un Beso Diverso”, uno de los que conforman el CONODIS, quienes se manifestaron por las calles saliendo desde el Parque Central de San José.

Ricardo García, Coordinador de ONUSIDA Costa Rica

Por otro lado, durante esta semana se han efectuado diversas actividades en celebración del Día Internacional contra la Homofobia. Por ejemplo, la organización PSI-PASMO lanzó en toda América Central la campaña “La homofobia es una enfermedad. Si conoces a un homofóbico, ayúdalo”, que pretende sensibilizar contra la discriminación; el Movimiento Diversidad también hizo pública la campaña: “Iguales Nombres, Iguales Derechos”, que pretende la equiparación de absolutamente todos los derechos; de igual forma ONUSIDA, UNFPA, el Ministerio de Salud y la Defensoría de los Habitantes realizaron un Foro para la “Relectura de la Resolución de la Sala Constitucional sobre Derechos Humanos y Diversidad Sexual”; además, alrededor de 23 sedes de instituciones gubernamentales izaron la bandera multicolor que representa a la comunidad sexualmente diversa.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.