La Ministra Solíz recibe de Macías las firmas de apoyo

Durante la presentación de la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar (ENIPLA) el pasado mes de marzo, Doris Solíz, Ministra de Coordinación de la Política, indicó que la estrategia impulsa una línea integral de defensa de los derechos sexuales y reproductivos garantizados en la Constitución. De esta forma, el Estado asume su obligación al implementar una política pública que atienda la salud sexual y reproductiva involucrando diferentes ámbitos de acción.

Verónica Macías, del Acuerdo Nacional, indicó que la Estrategia Nacional orienta e informa a la juventud sobre sexualidad y permite el acceso a los métodos anticonceptivos. Macías considera que sus efectos serán positivos en disminuir el embarazo adolescente. Mónica Cañas, responsable de la estrategia y coordinadora de la Unidad Ejecutora de la Maternidad Gratuita del Ministerio de Salud Pública afirmó que uno de los propósitos de la estrategia es disminuir en un 25% el embarazo adolescente para el 2013.

En los últimos diez años, el embarazo en menores de 15 años en Ecuador se incrementó en un 74%, y creció un 9% en mayores de 15 años, según el investigador Martín González en su trabajo sobre Embarazo Adolescente y Pobreza en Ecuador, presentado en 2010.

En la carta de apoyo de las 160 organizaciones que conforman el Acuerdo Nacional, las y los jóvenes insisten en que “la adolescencia es una etapa de aprender, soñar, construir; el matrimonio y el embarazo son las dos razones más comunes por las cuales las y los adolescentes no terminan la escuela secundaria”. Y los datos lo reafirman: en el país, un embarazo en la adolescencia se traduce en 2,5 años menos de escolaridad para las mujeres. Y por cada hijo adicional, las mujeres disminuyen un año de escolaridad.

Datos de la Encuesta de Desarrollo Materno Infantil (ENDEMAIN) de 2004 indican que dos de cada tres adolescentes de entre 15 y 19 años sin educación formal son madres o están embarazadas por primera vez, y el 45% de adolescentes que quedaron embarazadas no estudiaban ni trabajaban antes del embarazo.

En su carta de respaldo, las organizaciones juveniles con representación a nivel nacional también cuestionaron y demandaron que las políticas públicas planteadas no sean sólo parches que abordan temas problemáticos para el Estado, como son el embarazo en la adolescencia y la mortalidad materna, sino que se trate la complejidad de la sexualidad de forma integral.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.