En la inauguración del evento participó el Dr. Cesar Núñez, Director Regional para América Latina de ONUSIDA, quien recibió algunos cuestionamientos en relación al apoyo técnico y financiero de ONUSIDA, sobre la participación de funcionarios del Sistema de las Naciones Unidas (SNU) en los países representados en el MLCM+, sobre el tema de migración, y sobre situaciones de vulnerabilidad en algunos países como Colombia y Chile.

Violeta Ross de Bolivia planteó que las mujeres VIH+ no son consideradas vulnerables y se prioriza a otras poblaciones en la respuesta. “No se nace siendo vulnerable”, dijo Violeta. “La sociedad contribuye a esta vulnerabilidad en la mujer; igualmente lo hacen las agencias, los gobiernos, y un sinnúmero de actores que aumentan cada día más esta vulneración de los derechos en la mujer VIH+”, concluyó.

El Dr. Núñez respondió a cada una de las preguntas e inquietudes y se comprometió a investigar algunas situaciones particulares planteadas, como el rol del SNU en Chile. Hizo énfasis en que las mujeres deben apropiarse de los espacios y tener un papel más beligerante, de incidencia. Mencionó los foros regionales y la Reunión de Alto Nivel de julio, donde habrá representación de la mujer.

Habló sobre las recientes iniciativas de ONUSIDA, como la Agenda para la acción acelerada de los países para abordar la problemática de las mujeres, las niñas, la igualdad de género y el VIH. Explicó que se trata de una herramienta para usar como guía en la ejecución de las acciones. Y agregó que las redes de mujeres deben articular sus propias acciones y buscar estrategias conjuntas para dar respuesta a la vulnerabilidad de la mujer. Existen muchos grupos que tienen sus propias agendas, y será difícil avanzar si no se da una articulación.

Y concluyó diciendo “Tenemos que tener algo presente: el VIH está perdiendo su excepcionalidad, situación que nos debe preocupar a todos, ya que sabemos que hay muchísimos países de ingresos medios altos que, por sus ingresos per cápita, reflejan una situación que no es la realidad, y esos países no podrán solos. Se está asumiendo que América Latina tiene resuelto su problema y que la región puede sola, cuando no es así.”

La Asesora Regional de Abogacía y Alianzas de ONUSIDA, Hege Wagan, mencionó que el MLCM+ tuvo un papel importante en la construcción de la Agenda, ya que el borrador se nutrió de las discusiones del movimiento. Planteaba una estrategia que partía desde las bases, con una encuesta realizada por MCLM+. Desde ONUSIDA se le dio un enfoque global y regional para América Latina y luego el borrador fue socializado con todas las redes en América Latina, para que pudiesen hacer sus aportes.

Marcela Alsina, coordinadora del MCLM+ cerró el encuentro diciendo que “Lucharemos para que nos consideren a las mujeres en las estrategias de políticas públicas, y se den cuenta de la vulnerabilidad en que vivimos. Demostraremos que no somos números, somos mujeres con particularidades específicas.”

Como subrayó Raúl Boyle, Asesor para el Desarrollo Institucional de la Oficina Regional de ONUSIDA para América Latina durante la conferencia de prensa posterior, el desafío ahora está en “visibilizar la problemática de la mujer en los países de América Latina y el Caribe en la Reunión de Alto Nivel en julio. Hay que hacer una fuerte incidencia y estar preparadas. Hay que buscar que la mujer tenga mayor cantidad de opciones posibles en la toma de sus decisiones.”

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.