Con la celebración como telón de fondo conversamos con dos chicas trans con historias diferentes: una es activista y la otra recién se está reencontrando. Ellas son Sharlotte Pérez de la Comisión Trans de Nicaragua y Debra Duarte de la Asociación de Diversidad Sexual en Occidente. Esta vez no dejamos la pregunta sobre los sueños y anhelos para el final y bajo la premisa “sueño, luego existo”, nos asomamos al mundo de Sharlotte y Debra.

¿Cuáles son tus anhelos como chica trans?

Sharlotte Pérez

SP: Sueño con continuar mis estudios, que se me garantice el derecho a la educación; tener un buffet jurídico y apoyar a mis compañeras; tener un puesto en la asamblea nacional para garantizar el cumplimiento de nuestros derechos; sueño con tener un hogar, una familia.

DD: Sueño con ser reconocida nacional e internacionalmente, apoyar a mi comunidad, fortalecer nuestra organización y erradicar la homo, lesbo y transfobia.

Luego de conocer sus esperanzas, construyamos el presente: ¿qué les pareció la marcha del 17 de mayo?

SP: No fue ciento por ciento como esperaba; hicieron falta recursos económicos, son pocos donantes los que apoyan las iniciativas de las trans. Además fuimos las mismas de siempre que marchamos: las trans tienen miedo a marchar pues exponerse públicamente en la marcha después trae repercusiones en sus vidas privadas.

DD: Yo escuchaba hablar tanto de la marcha que esperaba algo más voluminoso, más gente, más chicas trans, gays y lesbianas. Pero además esperaba que no fuéramos sólo nosotras sino que también heterosexuales no organizados marchen y se reconozcan como parte de la diversidad.

Hablando de diversidad, ¿qué creen que ha fallado o qué se necesita para que las y los heterosexuales se sientan convocados?

DD: Nos ha faltado mostrar espacios a los que invitemos a toda la diversidad, incluyendo heteros, que no se autoexcluyan. En nuestra organización trabajamos en conjunto con heterosexuales para explicarles y darles a conocer sus derechos también.

SP: Creo que los hetero se corren del ruido de los caites (pisadas fuertes), tienen miedo al rechazo, incluso ellos mismos tienen miedo a expresarse y a ser criticados. El machismo y el estigma no sólo nos afectan a nosotras sino también a ellos. El día que los hetero marchen junto a nosotras habremos avanzado muchísimo, pero no habrá terminado la lucha.

¿Cuáles son las principales dificultades que tienen la trans a diferencia de los gays o lesbianas?

Debra Duarte

SP: Nuestra principal vulnerabilidad es no poder acceder al derecho a la educación. Pero además que no nos respeten en la calle: vivimos violencia sexual y física, y quienes más la padecen son las trabajadoras sexuales trans. A pesar de que hemos realizado talleres de sensibilización con la policía, seguimos siendo violentadas.

DD: Ha habido mejoras pero las expresiones de violencia continúan. Los policías no les hacen nada a las activistas reconocidas pero a las anónimas las siguen violentando.

¿Podrían compartirnos algunos casos?

SP: En la Isla de Ometepe un compañero gay fue atacado y abusado sexualmente por ocho policías y cuando lo llevaron a la cárcel permitieron que los reos también lo abusaran. Fue algo muy brutal para él y para nosotras al saberlo. Lo acompañamos durante las demandas y el juicio. Al final logramos que los ocho policías fueran expulsados de sus cargos pero lo triste es que les dieron arresto domiciliario.

DD: Somos conscientes de que en la ciudad la aceptación hacia las trans es más fácil que en el campo. En mi caso no he tenido experiencias muy negativas, sólo agresiones verbales. Mi familia es muy linda y me apoya.

¿Qué están haciendo ustedes para luchar contra la homo, lesbo y transfobia?

DD: Creo que primero debemos empezar por aceptarnos a nosotras mismas, pues a veces somos nuestras principales represoras. Necesitamos fortalecer nuestra autoestima y conocer nuestros derechos. Por eso nuestra primera lucha es para auto-aceptarnos, auto-descubrirnos, fortalecer nuestra autoestima. Pero además, como vengo de una comunidad muy distinta a Managua ya hemos realizado marchas allá, algo que nunca ha ocurrido en nuestro pueblo.

SP: Algo muy importante es el conocimiento e información, por eso tratamos de analizar al interior del grupo cuestiones sobre nuestra identidad y derechos. Además buscamos brindar herramientas básicas sobre derechos humanos; es decir, antes de ser activistas debemos tener total claridad sobre nuestras demandas y no andar por las calles repitiendo discursos aprendidos. Durante esta jornada realizamos un conversatorio sobre transgeneridad y ciudadanía.

Ahí estaban Sharlotte y Debra, dos activistas, dos soñadoras, dos trans-formadoras. No son los mismos rostros y voces que siempre salen al frente pero tampoco son las únicas. Quedan muchas por expresarse y también por descubrirse.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.