Las iniciativas financiadas por el Fondo Mundial se enmarcan dentro de la respuesta nacional frente al VIH/sida, la tuberculosis y la malaria, y luego de muchas intervenciones directas enfocadas en prevención, control y tratamiento, los diferentes actores involucrados en el proceso catalogan la participación del Fondo como positiva y decisiva para la vida de miles de dominicanos y dominicanas.

“Los recursos aportados por el Fondo Mundial han permitido la adquisición y suministro de medicamentos, salvando miles de vidas, pero además han contribuido con la implementación de prácticas exitosas en cuanto a VIH/sida, tuberculosis y malaria se refiere, también el apoyo del Fondo contribuyó con la elaboración del Plan Estratégico Nacional y el fortalecimiento de la sociedad civil”, declaró Nicomedes Castro, secretario del Mecanismo Coordinador de País (MCP).

En la República Dominicana el VIH/sida y la tuberculosis (TB) son considerados dos de los principales problemas de salud pública. Este país es uno de diez en la región con el nivel más alto de nuevos casos de TB por año. Afortunadamente, y gracias al apoyo financiero del Fondo Mundial, actualmente se ejecutan diversos programas dirigidos a detener el avance vertiginoso de la TB, como es el caso del Programa Nacional de tuberculosis. Lo mismo ocurre en el caso de la malaria, donde las condiciones de pobreza y hacinamiento contribuyen enormemente con su propagación.

En el caso particular del VIH/sida, la atención a las personas viviendo con el virus ha sido una prioridad para los proyectos financiados por el Fondo. Para Bethania Betances, Oficial Nacional de Programas de ONUSIDA, el lograr que más personas tengan acceso a tratamientos antirretrovirales y que menos bebés de madres con VIH nazcan con el virus, ha sido un logro gracias al apoyo del Fondo Mundial.

En términos de respuesta, el Fondo Mundial ha sido parte fundamental del éxito en la contención de las tres problemáticas atacadas. Esto se debe en gran medida a la racionalización de los recursos, lo que permite un mayor aprovechamiento de los mismos.

José Beltre, representante de las redes de jóvenes dominicanos en el MCP, valora como positiva la gestión del Fondo en el País. “Este financiamiento nos ha permitido controlar, mejorar y fortalecer las acciones de atención, prevención e investigación de las tres enfermedades, así como la revisión y mejora de la Ley Nacional de SIDA”, agregó.

Beltre sostiene que el apoyo del Fondo Mundial ha sido determinante en la mejoría de los sistemas de monitoreo de VIH/sida, TB y malaria, y ha sido el principal responsable del aumento de programas, proyectos e iniciativas de prevención, control, atención y tratamiento.

Otros logros de la gestión destacados por Beltre son: el aumento de la cobertura en cuanto a servicios de salud se refiere, la incorporación de nuevos actores en la respuesta nacional, la mejoría en la calidad de vida de las personas que viven con VIH, y las miles de vidas salvadas gracias a las intervenciones ejecutadas.

Sergia Galván, Directora de la Colectiva Mujer y Salud, una organización sub beneficiaria del Fondo Mundial, valora, en sentido general, la intervención del Fondo en el país positivamente, destacando como logros principales la articulación de los diversos actores involucrados a través del MCP, el suministro de antiretrovirales para las personas que viven con VIH, y el mantenimiento de un financiamiento básico para el trabajo en VIH, TB y malaria.

Sin embargo, Galván entiende que la gestión ha estado marcada por la improvisación, los conflictos y la ineficiencia. Sostiene además que para mejorar su sistema de gestión, el Fondo Mundial debe disminuir los conflictos de intereses entre los integrantes del MCP, ya que en su mayoría son sub beneficiarios, lo que evidentemente dificulta el accionar del mismo.

Aparentemente, para hacer más eficiente la gestión del Fondo Mundial y asegurar que las iniciativas financiadas a través de este respondan a las necesidades reales de los grupos poblacionales en situaciones de mayor vulnerabilidad, se hace necesario replantear y vigorizar el rol del MCP para convertirlo en un espacio más democrático y participativo, que actúe como agente de control político y social del financiamiento.

En este sentido, el doctor Nelson Rodriguez, viceministro de Salud Pública y Presidente del MCP, sostiene que el principal reto es mejorar la articulación y la efectividad del Mecanismo Coordinador de País. “En la medida en que podemos articularnos, mejoramos los programas, porque una buena coordinación se expresaría en la ejecución”, indicó.

Por su parte, Nicomedes Castro, secretario del MCP, piensa que la clave radica en mejorar la capacidad de gestión de las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad que participan en el MCP. “Si mejoran su capacidad de gestión y su nivel de capacitación, mejoran su nivel de participación y optimizan su capacidad de incidencia”, afirmó. Destacó que en ocasiones ha escuchado a algunos representantes de poblaciones en condiciones de vulnerabilidad decir que “no entienden nada” cuando se está discutiendo un proyecto. Según él, esto es porque los miembros de las agencias son técnicos o profesionales de primer nivel, al igual que los representantes de otras ONG y el gobierno. “Esta mejoría tendría como resultado un MCP, además de representativo, realmente participativo y por ende, proyectos más acorde con las necesidades reales de los beneficiarios”, concluyó.

Otro desafío importante es el referente a la sostenibilidad de la respuesta nacional sin el apoyo de de financiamiento externo, específicamente sin apoyo del Fondo Mundial. Para esto es necesario apoyar más acciones enfocadas en el empoderamiento de las organizaciones para garantizar que las acciones no desaparezcan cuando el financiamiento termine. En este sentido, el Fondo Mundial y el MCP tienen la responsabilidad de crear las condiciones para que las propuestas tengan un mayor componente de sostenibilidad, y que el Estado dominicano asuma su responsabilidad como principal garante de la salud del pueblo dominicano.

No cabe duda que en la República Dominicana existe un antes y un después del Fondo Mundial en la respuesta nacional frente al VIH/sida, la tuberculosis y la malaria. También hay que destacar la importancia de la existencia de un Mecanismo Coordinador de País que progresivamente se fortalece, facilita el diálogo entre actores y permite una visión integral, promoviendo la integración y el trabajo en equipo.

Sin embargo, y a pesar de los avances, necesitamos avanzar más.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.