El encuentro comenzó con un análisis de la composición de las delegaciones nacionales y el número de miembros de la sociedad civil. El resultado fue impresionante: casi todos los latinoamericanos ahí presentes integraban una delegación oficial.

A continuación, Alessandra Nilo de Gestos dio una breve actualización sobre las negociaciones, explicando –palabras más, palabras menos- los mismos temas que hemos reflejado en el artículo anterior.

Estos son algunos de los temas más específicos:

América Latina integra un bloque muy fuerte y progresista que lidera la contraofensiva a los bloques conservadores y reaccionarios. Sin embargo, existe preocupación por tres países que no han participado activamente en las negociaciones y sus discursos en la Plenaria de la Asamblea podrían ser contraproducentes: Panamá, El Salvador y Perú. En las recientes negociaciones, este último expresó, por ejemplo, que podía vivir con una declaración que no incluyese el lenguaje sobre las poblaciones clave. La táctica entonces es acercarse a estas delegaciones en forma urgente y asegurar un alineamiento con el bloque como así también el respeto de los acuerdos nacionales y regionales.

Un tema muy grave que se desprende de los últimos borradores de la negociación es la ausencia total de la población transgénero, incluyendo esta omisión en la lista de poblaciones más afectadas. Esto refleja en algún punto un gran desconocimiento de la epidemia, de temas relacionados con la diversidad y las contradicciones de una parte de la “tecnocracia” que quiere retener a la población trans dentro de la categoría y etiqueta de “hombres que tienen sexo con hombres” (HSH). En Latinoamérica, la población con mayor prevalencia de VIH es la de personas trans (con un promedio de 35%) y su principal causa de muerte son las complicaciones relacionadas con el SIDA, seguida por los crímenes de odio. Esperemos que la región se una para rectificar esta omisión imperdonable.

Hoy los activistas de la región se sumarán a una marcha y demostración que concluirá en las puertas de las Naciones Unidas, cuyo lema principal es el Acceso Universal.

Uno se pregunta: ¿es realmente necesario y eficiente tener grandes delegaciones de sociedad civil en delegaciones nacionales progresistas? ¿Es el mejor uso de la energía y de los recursos? Un porcentaje importante de los participantes no había leído ni el borrador en negociación ni la declaración de la sociedad civil, lo que hace mucho más relevantes las preguntas anteriores sobre las que nos centraremos en un editorial al cierre de la Reunión de Alto Nivel.

Esto, sin ánimo de juzgar a ningún colega sino con el propósito de fomentar un espíritu crítico, una constante interpelación sobre nuestro trabajo y contribución, y más y mejor rendición de cuentas por parte de la sociedad civil.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.