Hace unos días, el Medicines Patent Pool (MPP) firmó el primer acuerdo de licencias voluntarias con la farmacéutica Gilead. Este acuerdo permite el acceso a medicamentos ARV para poblaciones de América Latina y el Caribe con una creciente demanda de TARGA (terapia antirretroviral de gran actividad) de primera y segunda línea, con el agravante de la disminución de fondos asignados para esta región.

Si bien esto suena más que beneficioso, existe una carencia muy grande: la limitación geográfica de las licencias voluntarias contenidas en este acuerdo. En los términos actuales, casi todo nuestro continente está por fuera del acuerdo con Gilead. Los países no comprendidos en el acuerdo son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

Por esto motivo, LACCASO exhortó mediante un comunicado a que los términos de ese acuerdo sean ajustados para que el MPP cumpla con su mandato de facilitar el acceso a ARV a todos los países en desarrollo, como fue reafirmado en la Declaración Política de UNGASS 2011 en su párrafo 71: “El principio de la no discriminación de países y poblaciones no permite ninguna exclusión. El MPP no puede permitir ninguna exclusión en los acuerdos de licencias que negocia con las empresas.” Es de vital importancia no perder de vista que el Pool de Patentes fue creado para aumentar el acceso a medicamentos y no para generar mejores y más beneficiosos negocios a las empresas.

El Pool de Patentes está constituido desde julio de 2010 en una fundación con sede legal en Suiza, que se mantiene con fondos provistos por UNITAID. UNITAID y Medicines Patent Pool (MPP) firmaron un Acuerdo de Entendimiento que impone a MPP cumplir con ciertos plazos para así llegar a acuerdos de licencias voluntarias con las farmacéuticas.

Tras leer el acuerdo queda de manifiesto que ha sido Gilead quien eligió a gusto qué países se verán beneficiados con esta licencia voluntaria. Los países que estarían dentro del acuerdo serían Bolivia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

Otra cuestión a resaltar es que este acuerdo sólo permite hacer uso de la licencia a la industria de medicamentos genéricos de la India, dejando fuera a otros países capaces de producir genéricos que podrían sumarse al proceso. De esta forma, se obstaculiza el progreso de nuevas negociaciones con otros miembros de la industria farmacéutica.

Cabe destacar que la OMS, en sus recientes guías sobre tratamiento ARV, propone como tratamiento de primera línea combinaciones con Tenofovir, intentando así el abandono de la droga Stavudina debido a los efectos adversos que trae aparejados. Dadas entonces estas condiciones, los países excluidos tendrán dificultades de presupuesto para poder brindar Tenofovir.

Desde Brasil se está trabajando en estrategias de incidencia para denunciar y presionar al Pool y a Gilead para cambiar los términos del acuerdo y que ningún país sea excluido. Médicos sem Fronteiras (MSF) ya emitió un comunicado denunciando el acuerdo y se espera que más países de la región se manifiesten en contra del mismo.

Desde Corresponsales Clave seguiremos el proceso de cerca y los mantendremos al tanto en futuros artículos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.