Mañana la Junta de Gobierno del Fondo Mundial tendrá una reunión de urgencia para analizar las recomendaciones del Panel Externo de Alto Nivel (ver artículos en Corresponsales Clave). Los resultados de esta reunión, como también los del informe final, signarán el futuro del Fondo Mundial y sus Programas. La discusión será sin la delegación de América Latina y el Caribe (LAC).

Colegas que se encuentran ya en Ginebra nos informan que la Junta de Gobierno quiere reabrir la decisión de la Ronda 11, como muchos lo sospechábamos. Mañana frente a sus mesas la Junta analizará opciones que pueden ir desde demorar la fecha límite de la Ronda 11 hasta cambiar las reglas en medio del juego (es decir, restringir aún más el acceso a los fondos).

Mañana les informaremos por medio de Corresponsales Clave lo que ha pasado en Ginebra. Lo claro es que ante la inhabilidad de los donantes para cumplir con sus compromisos la única solución posible parece ser seguir restringiendo la demanda.

Un tema no menor a considerar en este momento de crisis es que ninguna región puede estar ausente en la discusión, como será el caso de América Latina y el Caribe. ¿Qué pasó? Es difícil decirlo o explicarlo. Aparentemente ha habido una confusión, que se traduce en la pérdida de un voto de diez en el bloque implementador.

Las delegaciones de los gobiernos, como dice el informe final del Panel Externo, son altamente disfuncionales, con pobre institucionalidad, comunicación y rendición de cuentas. “Rotativamente” algunos países o subregiones como el caso de LAC se “turnan en las sillas” y en el caso de Latinoamérica es el Grupo de Cooperación Técnica Horizontal (GCTH) quien se ocupa de definir la representación de los gobiernos en la Delegación. ¿Cuántos programas nacionales y ministros saben lo que está pasando en la Junta? ¿Cuál es la agenda y las prioridades que esta delegación lleva? Y ¿Cuáles son los mecanismos de rendición de cuentas de los miembros de la delegación para con el resto de los programas nacionales?

Lógicamente cualquier funcionario de gobierno, miembro o no de la delegación, podría decir: “Usted no se meta, para eso tiene las delegaciones de la sociedad civil”. Bueno, mi respuesta sería: que ellos representan al gobierno y al Estado de nuestros países, razón por la cual deben rendir cuentas a los ciudadanos.

Quizás sea tiempo de discutir en nuestros países y en la región sobre la calidad de nuestra participación en estos espacios internacionales clave. Tal vez sea tiempo de volver a incluir a representantes de la sociedad civil dentro de la delegación de LAC, como sucedió en los primeros años del Fondo, y es práctica habitual en otras delegaciones.

Se están perdiendo de algo y no sabemos lo que pasa, por lo que parece que vamos a perder todos.

Súmate a la campaña de firmas para enviar una carta a la Junta de Gobierno del Fondo Mundial haciendo click aquí.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.