Recientemente ha nacido en Bogotá un grupo de apoyo impulsado por jóvenes llamado Doblemente Positivo, que se reúne los sábados en el Centro Comunitario Distrital de Chapinero, en la zona LGBT de Bogotá. La iniciativa se venía construyendo desde el 2010 con el grupo “Fuerza de Vida”, que posteriormente se llamó “Elisa”, de manos de Andrés Segura, Comunicador Social.

El equipo de Corresponsales Clave dialogó con el Coordinador del grupo, Camilo Moreno de 26 años, más conocido como “Tamaki”, quien afirma que durante su vida ha fundado, integrado y coordinado distintas organizaciones dirigidas a la población de los sectores LGBT. Actualmente pertenece a la mesa distrital LGBT y dedica su tiempo a generar espacios de reivindicación de derechos y visibilización de las personas con identidades de género y orientaciones sexuales diversas.

Corresponsales Clave: ¿De dónde nace la idea de Doblemente Positivo?

Camilo Moreno: Doblemente positivo surge ante la necesidad de generar un espacio de integración y autoayuda para personas que viven o conviven con VIH. La mayoría de estos espacios en la ciudad de Bogotá están dirigidos por entidades prestadoras de salud o de carácter religioso, condicionando el apoyo brindado a los participantes.

CC: ¿Por qué crearlo?

CM: Yo me preguntaría ¿por qué no hacerlo? Si vemos una necesidad y sabemos que podemos hacer algo para solventarla, es justo tomar acción en el mismo momento.

CC: ¿Qué busca este nuevo grupo? ¿Qué servicios prestan?

CM: Nosotros funcionamos bajo la estrategia de autoayuda, es decir, generamos espacios de interacción e integración donde nuestros participantes pueden reflexionar acerca de su vida y generar una visión más positiva de la realidad, demostrando que ser VIH positivos no nos limita en nuestro crecimiento personal y social o en nuestras actividades diarias.

Manejamos una dinámica variable a medida que avanza el tiempo, no nos gusta sentarnos a escuchar o generar monólogos eternos como sucede por ejemplo en muchos colectivos para hombres homosexuales y mujeres lesbianas. Nos gusta generar discusión o actividades lúdicas, utilizamos mucho el yoga, los juegos, las manualidades, los chistes y las salidas de campo. Cabe aclarar que no aconsejamos sobre dietas, medicamentos o tratamientos ya que esa es la función de los médicos, inmunólogos, dietistas o las instituciones o entidades prestadoras de salud a las que cada uno pertenece.

CC: ¿Qué pueden encontrar las personas al ingresar?

CM: Toda aquella persona que desee vincularse encontrará en primer lugar una mano amiga dispuesta a apoyarle y un grupo de amigos que comparten muchas cosas en común, además del estatus positivo.

CC: Tienen una posición firme sobre el no ingreso de diferentes instituciones, argumentando que las personas no son conejillos de indias. ¿Por qué esta conclusión? ¿No creen que podrían perder oportunidades de financiación y desarrollo de nuevas estrategias por esta política?

CM: La posición yace en dos factores: el primero es que la mayoría de los grupos son utilizados como focos de investigación y análisis por parte de proyectos universitarios o entidades prestadoras de salud. A menudo se les olvida que los participantes son seres humanos que en muchos casos prefieren mantener el anonimato o no están dispuestos a que sus estilos de vida sean analizados y juzgados por terceros. Además, a nivel nacional ya existen organizaciones enfocadas en prevención del VIH que están dispuestas a colaborar con ellos. Aquí trabajamos en pro de cada persona que se une a nosotros, generando como prioridad la actitud positiva a nivel personal.

El segundo factor es que varias personas de las entidades prestadoras de salud nos ven como una oportunidad para demostrar que están cumpliendo con los referentes de salud pública y acuerdos generados en el estado, llenando planillas, bases de datos o encuestas que les generan un lucro económico. Nosotros no somos números o conejillos de indias, somos seres humanos y si desean colaborar con nosotros no pueden condicionar la ayuda.

CC: Teniendo en cuenta que la epidemia en Latinoamérica se centra en los jóvenes de 15 a 24 años, ¿cuál es la edad promedio de las personas que participan del grupo? ¿Se puede decir que los jóvenes son un grupo activo en Doblemente Positivo?

CM: El rango de edad va desde los 18 años en adelante. Aún no han ingresado personas de menor edad en el grupo. Inclusive la mayoría sobrepasa los 26 años, que según el estado colombiano los hace adultos y fuera del rango denominado juventud. Podemos decir que todos los participantes son dinámicos, más allá de su edad.

CC: ¿Cuentan con el apoyo de algunas instituciones? ¿Cuáles? ¿Cómo es ese apoyo?

CM: En estos momentos no recibimos apoyo de ninguna institución, salvo el Centro Comunitario Distrital LGBT que nos proporciona un espacio para reunirnos.

El grupo de apoyo se reúne todos los sábados a las 10:30 de la mañana en el Centro Comunitario Distrital LGBT de Bogotá. El próximo 12 de noviembre realizarán la charla “VIH/SIDA para Dummies”, a cargo del médico inmunólogo Dr. Carlos Castro.

Desde Corresponsales Clave esperamos que iniciativas como éstas, de jóvenes que quieren aportar al respeto de los derechos de las personas que viven con VIH y a la búsqueda de nuevas estrategias de prevención y promoción, sigan surgiendo no solo en Bogotá sino en todo el país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.