Como parte de nuestro informe especial sobre la situación que atraviesan las organizaciones que trabajan en la respuesta al VIH en Nicaragua buscamos entrevistar a instancias y organizaciones de la sociedad civil que decidieron unificar sus esfuerzos articulando diversas acciones.

De las aproximadamente 5000 organizaciones que existen en Nicaragua son muchas las que han buscado articularse en redes, por ejemplo la Red de Mujeres contra la Violencia, el Movimiento Feminista, la Coordinadora de Organismos que trabajan con la Niñez y la Adolescencia, la Red de Comunicadores para el abordaje del VIH, entre otros. Estos espacios de vinculación entre pares responden en algunos casos a acciones concretas y en otros, a estrategias a largo plazo.

La Iniciativa para el Fortalecimiento de la Respuesta Nacional ante el VIH y SIDA está conformada por 18 organizaciones que realizan diversas acciones, compuestas por personas que viven con VIH, docentes, miembros de la diversidad sexual, trabajadoras sexuales, comunicadores y comunicadoras sociales, entre otros. El Dr. Adrián Zelaya es representante de la iniciativa y en esta entrevista nos ofrece su postura ante las críticas recibidas por la existencia anterior de una entidad semejante.

Corresponsales Clave: ¿Por qué surge esta iniciativa, teniendo en cuenta las críticas constantes al exceso de organizaciones en Nicaragua?

Dr. Zelaya: Surge producto de una preocupación por la atomización de las acciones en VIH en el país. Había una gran cantidad de organizaciones de la sociedad civil, sin embargo faltaba coherencia, había acciones con dispersión y sin coordinación. Muchas veces en un mismo territorio hay ONG haciendo lo mismo y con la misma gente, sin vínculos entre sí. En Nicaragua hay muchas organizaciones con experiencia pero actuando aisladas. El trabajo en red garantiza potenciar sin perder esencia y sostenibilidad en el tiempo.

CC: Sin embargo hay quienes opinan que ya existen iniciativas de articulación semejantes a esta iniciativa y que se estaría contribuyendo a fragmentar más la respuesta al VIH.

Dr. Z: Es difícil abordar esto sin herir susceptibilidades, pero dichas instancias no están funcionando por diferentes razones y han perdido la oportunidad de convertirse en referentes. Sin embargo, les recordamos que aunque pertenezcan a otra forma de organización en red pueden pertenecer a la iniciativa. También cabe señalar que es penoso que algunas ONG no se animen a integrarse a la Iniciativa porque quizá aquí hay otra ONG con la que no les gusta tener vínculos.

CC: ¿Qué la hace diferente y le asegura sostenibilidad a la Iniciativa para que no le suceda lo mismo que a las otras instancias?

Dr. Z: No somos una opción de búsqueda de financiamiento sino una opción para crear una red que optimice los recursos y capacidades instaladas, optimizar las intervenciones a futuro, convertirse en una instancia que asegure sostenibilidad en el tiempo y ser un referente de la sociedad civil para fortalecer la respuesta al VIH. No queremos ni sustituir al Estado ni a las demás ONG, ni al Mecanismo Coordinador de País, ni a ONUSIDA, etc. Somos una alternativa desde la sociedad civil con foco en la evidencia científica y de carácter técnico, investigaciones, congresos e incidencia en los tomadores de decisiones.

CC: ¿Cuáles considera usted que son las fortalezas y debilidades de las ONG que trabajan en VIH en Nicaragua?

Dr. Z: Tienen muchas fortalezas, como un compromiso real a pesar de las dificultades y desafíos, la experiencia acumulada, el liderazgo y la gran capacidad de gestión y puesta en marcha de acciones efectivas. Tenemos una oportunidad que al mismo tiempo se convierte en una amenaza: el Fondo Mundial aporta casi el total de recursos para la respuesta al VIH y está apoyando de gran manera a las ONG con casi 60 millones de dólares. Pero el gran problema es que se está dependiendo en forma casi exclusiva del Fondo, y estos fondos probablemente serán reorientados y Latinoamérica dejará de ser una prioridad. Una vez que el FM se vaya muchas organizaciones correrán el riesgo de desaparecer. Pero además, no sólo el FM se está yendo sino también otros organismos donantes. Parte de las debilidades es que hay una dificultad para trabajar en red, cada quien quiere alcanzar más protagonismo, lo cual no es malo de por sí, pero de cara al futuro y a la pandemia esto no es positivo.

CC: ¿Cuáles serían los retos y propuestas desde la Iniciativa para el Fortalecimiento de la Respuesta Nacional ante el VIH y SIDA?

Dr. Z: Esta situación obliga al Estado nicaragüense a disponer recursos específicos y a las ONG a buscar estrategias de sostenibilidad y sobrevivencia para que la capacidad acumulada no desaparezca en el futuro. Debemos estructurar un tejido social en la comunidad y construir capacidades desde y con la comunidad.

CC: ¿Cuáles son las principales acciones y logros de la Iniciativa a dos años de su fundación?

Dr. Z: Más que actividades me gustaría recalcar los alcances: hemos creado presencia y disminuido la pasividad o inactividad. Antes no se observaban las actividades de la sociedad civil, estaban dispersas o no eran notorias. Se ha establecido un marco de referencia de la sociedad civil con el Estado. Estamos construyendo el plan estratégico de los próximos años y con apoyo de PASCA-USAID realizamos también el I Congreso Nacional de VIH en el 2009, el foro multisectorial, el taller de incidencia política y el foro de sostenibilidad de la respuesta al VIH. Antes había muchas voces sueltas y ahora somos una red con más posibilidades de ser escuchados y con planteamientos específicos. No queremos sustituir a las instancias existentes sino hacer propuestas al país.

CC: ¿Desea agregar algo más?

Dr. Z: En Nicaragua tenemos un enorme potencial fundamentado en la gran cantidad de experiencia y compromiso de las organizaciones y personas que la integran. Estamos enfrentando amenazas financieras pero deben ser la oportunidad de articularnos. Unidos como red frente a la realidad financiera podemos superar las crisis, porque pocos países en Centroamérica y Latinoamérica tienen una experiencia como la nuestra.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.