A fines de septiembre la Junta de Gobierno del Fondo Mundial se reunió en Ginebra. Entre algunas de las cuestiones urgentes que resolvió se incluyó un aplazamiento de la Ronda 11. La nueva fecha de vencimiento es el 1º de marzo de 2012.

¿Qué sucede y cuál es la razón del aplazamiento?

Para hacer breve una larga historia: no hay dinero. Luego de la aprobación de la Ronda 10 el año pasado quedaban en la arcas del Fondo Mundial 800 millones de dólares americanos. Promediando este año, y luego de una revisión de las contribuciones del gobierno de los Estados Unidos, la cifra se redujo a 600 millones. Luego se comprobó que ni siquiera estos recursos existen. Esto nos hace concluir que la mejor decisión posible ha sido postergar el vencimiento de la fecha límite para presentar solicitudes. La otra opción, menos deseable, hubiera sido suspenderla.

Sin embargo esto no es el fin del Fondo Mundial, no se acaba aquí. Existe una serie de recursos que la Junta puede aplicar para liberar dinero para la Ronda 11, pero esto llevará tiempo. Las medidas posibles son: 1) revisar el formato de Ronda 11 y poner especial énfasis en financiar las intervenciones de mayor impacto (y con mejor relación costo-beneficio) y 2) echar mano a la renovación de fase dos de las Rondas 8 y 9 que se aproxima. La segunda opción parece tener mayor popularidad entre los donantes y resulta más viable técnica, política y legalmente en el corto plazo. Por ello, quizás la señal de alerta y cuidado no debiera ser para los MCP y organizaciones regionales que se presentarán en la próxima ronda, sino para aquellos que se aprestan a presentarse en la fase dos.

En la negociación de la aprobación de las Rondas 9 y 10 y del lanzamiento de la Ronda 11, la Junta fijó a la Secretaría del Fondo la meta de lograr una “eficiencia” (ahorro) del 10% en la fase 1, y de hasta el 25% en la fase dos. Después de la implementación de los primeros casi dos años de algunos proyectos, hay quienes sugieren que los recortes serían aún mayores. La meta es financiar la Ronda 11 con los ahorros de la fase 2 de las Rondas 8 y 9. Como comentáramos en un artículo anterior, no habrá nuevos recursos disponibles hasta el 2013. La hipótesis es que el dinero existe, que no está muy lejos sino que está presupuestado en programas que deberán ser renovados en los próximos meses.

En esta línea, el mensaje clave es no tomar la negociación de la fase dos como un trámite sencillo y directo pues no lo será. Así también, es mejor que cada MCP, cada país, decida y proponga los recortes en aquellas cosas que sabe de antemano que no podrá hacer, que no logrará implementar en los próximos tres años, antes que esperar las tijeras de afuera. Si eres un sub-receptor del Fondo Mundial y/o un miembro del MCP es hora de llamar a una reunión o a una serie de encuentros para preparase. Saldrán menos perjudicados aquellos proyectos con mejor desempeño, los más proactivos y, sobre todo, los más razonables. Es hora de sacrificar las camionetas 4×4 y las intervenciones con metas irreales y replantear un proyecto realizable. Los recortes no afectarán la continuidad de los servicios de provisión de tratamiento antirretroviral y otros medicamentos cubiertos por la política de continuidad de servicios.

¿Qué debo hacer si estoy escribiendo una propuesta para Ronda 11?

ONUSIDA y otras agencias que están apoyando financieramente el desarrollo de propuestas nacionales y regionales han pedido poner un freno y moverse con precaución. El origen razonable de esta sugerencia se basa en la posibilidad de cambios en el formato de solicitud y, en particular, en el tipo de intervenciones elegibles. El que suscribe comparte en parte este criterio; si uno puede bajar el ritmo de trabajo es una decisión acertada. Hay mucho trabajo de recolección de datos, evidencias e información estratégica que forman parte de una propuesta exitosa que podrían continuar pero yo desaconsejaría avanzar mucho en el llenado de los formularios. Estos podrían cambiar sensiblemente.

Los Receptores Principales o MCP deben conversar con los consultores y equipos técnicos la recalendarización del trabajo, con el propósito de llegar a la nueva fecha sin descartar la posibilidad de que esta sea modificada nuevamente. Es necesario, por lo explicado más arriba, que un equipo técnico se ponga a trabajar en el proceso de renovación de fase dos.

Hay un grupo de trabajo formado por algunos miembros de la Junta que se encuentra trabajando en este momento para desarrollar una serie de recomendaciones para revisar el formato de solicitudes que afecta a la Ronda 11 y a la renovación de fase dos. La meta es una sola: conseguir más de dos mil millones de dólares americanos para la Ronda 11, y durante los próximos doce meses habrá renovaciones mensuales.

No hay grandes novedades aún pero sí claras tendencias. Ya sabemos dónde poner el foco y la atención. Si están implementando un buen proyecto que hace una diferencia, que es necesario, que es costo-beneficio, hay que prepararse para defenderlo dentro y fuera del país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.