Que hace ruido, que molesta, que es incómodo. Son algunos de los mitos que la Campaña Internacional por el Acceso al Preservativo Femenino quiere desterrar, pero además busca comprometer a los gobiernos y a los fabricantes para promover la demanda, reducir el precio y aumentar la variedad de preservativos femeninos disponibles.

En Argentina esta iniciativa es llevada a cabo por la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM). Su presidenta, Mabel Bianco, destacó en su presentación que “con los nuevos modelos de preservativos femeninos es posible ‘sentir’ y experimentar placer, tanto hombres como mujeres. Hace unos años, en Argentina se comercializaba un modelo de preservativo femenino pero por la falta de demanda dejó de comercializarse”. Una de las principales razones es el desconocimiento, pero además el alto precio de cada preservativo –rondaban los 5 dólares cada uno- hicieron que desaparecieran del mercado. “Es importante la distribución gratuita, para garantizar la igualdad. Implica darle mayores posibilidades a las mujeres para tomar decisiones”, dijo una de las participantes del taller de salud sexual de FEIM, de 38 años.

"Igualdad de repartición gratuita de profilactico tanto de mujer como el de hombre! 17 años."

El preservativo femenino es un método anticonceptivo que protege del embarazo, además de prevenir la transmisión del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual. Es también una alternativa que da más poder a las mujeres para tener sexo seguro y placentero.

“Me parece muy bueno tener nosotras nuestros preservativos; así es más seguro y no estamos preocupadas si el otro quiere o no. Muy novedoso”, escribió M.D., una mujer de 36 años que participó en un taller en un centro de salud de Tigre, provincia de Buenos Aires. Su testimonio, escrito en una muñeca de papel al igual que los de otras 81 personas –entre mujeres y varones, de distintas edades y condiciones sociales-, es parte de la Campaña “Muñecas de papel”, que FEIM presentó en el centro de salud y acción comunitaria CeSAC nº 15, y que se realiza simultáneamente en 19 países de América del Sur y del Norte, África, Asia y Europa, a través de 41 organizaciones de la sociedad civil. El proyecto es impulsado mundialmente por el Programa Conjunto de Acceso Universal al Preservativo Femenino (UAFC, por sus siglas en inglés).

Mabel Bianco destacó entre las ventajas del método que es la mujer quien puede promover su uso y colocárselo sola, incluso horas antes del inicio de la relación sexual y sin cortar los juegos sexuales previos. “Las parejas pueden preferirlo porque permite mayor placer sexual en comparación con el preservativo masculino, tanto para el hombre como para la mujer, porque el material es más fino. Además, no produce alergias y está indicado en los casos de alergia al látex”, señaló Bianco.

Sin embargo, según datos brindados por la organización, menos del 1% de los preservativos distribuidos a nivel mundial son femeninos.

“Nunca había visto uno”, escribió en la muñeca de la campaña un adolescente luego de haber conocido y manipulado por primera vez los distintos modelos de preservativos femeninos existentes durante uno de los talleres realizados por FEIM. “Les agradecemos mucho por la información. Gobierno: a ponerse las pilas”, anotó otra joven de 16 años.

Más información en www.feim.org.ar

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.