En la ciudad de Washington, el jueves de 3 de noviembre de 2011, durante su 143º período de sesiones, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tomó una decisión histórica: la creación de una Unidad Especial para proteger los derechos de lesbianas, gays, trans, bisexuales, e intersexuales (LGTBI).

De acuerdo al comunicado oficial: “este avance se encuentra en línea con el reciente incremento de la actividad del CIDH en temas de violación de los derechos humanos basada en orientación sexual e identidad de género, por medio principalmente de medidas cautelares, audiencias y visitas”. La Comisión ha comprobado la grave discriminación de hecho y de derecho que enfrentan las personas LGTBI en los países de la región. Por ejemplo, ha recibido información sobre asesinatos, violaciones y amenazas de las cuales son víctimas. Adicionalmente, las personas LGTBI enfrentan importantes barreras de acceso a la salud, el empleo, la justicia y la participación política.

En una audiencia especial hace una semana, representantes de la Comisión y de las organizaciones LGTBI regionales y nacionales intercambiaron presentaciones sobre la situación en la región. En este sentido, Rodrigo Escobar Gil, vicepresidente segundo de la CIDH, expresó: “Resulta preocupante la falta de políticas públicas para asegurar el goce efectivo de los derechos de estas poblaciones, que incluyen políticas orientadas a penalizar y combatir los crímenes de odio. Resultan preocupantes la inacción, la impunidad, la violencia, maltratos, tratos crueles y torturas a las personas en razón de su orientación sexual e identidad de género.”

Víctor Álvarez, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos del Perú, puntualizó que es muy complicado obtener estadísticas fidedignas que ilustren el problema debido a que muchas víctimas desisten de realizar la denuncia por temor a represalias.

Marcela Romero, coordinadora de la REDLACTRANS centró su pedido en la necesidad de que los gobiernos reconozcan la identidad de género y agregó: “nuestra comunidad quiere conocer la democracia. Somos las olvidadas de la democracia, por la vulnerabilidad, la violencia y por no estar incluidas en las políticas de nuestros gobiernos. Al no respetar nuestra identidad de género estamos nulas, somos personas sin identidad, sin documentos, no podemos contribuir a nuestras sociedades.”

Marcela Romero y Johana Esmeralda Ramírez, referente de la red en Guatemala, participaron de la reciente sesión de la CIDH.

Como informáramos en un artículo previo, la REDLACTRANS ha decidido priorizar en los próximos meses la documentación de los casos de violaciones de los derechos humanos de las personas trans, en todas sus formas, incluyendo aquellas que suceden en los servicios de salud. Esta documentación, aunque no reemplaza una denuncia formal, administrativa o judicial, será un avance en producir evidencias sobre la situación. Las organizaciones nacionales de la Red iniciarán el proceso en las próximas semanas y aquellas personas trans que hayan sido afectadas por violaciones de derechos humanos deben acercarse a la organización nacional de personas trans.

La falta de datos, de evidencias y de denuncias perpetúa la impunidad, pone en un ámbito anecdótico hechos sistemáticos de violencia que deben ser adecuadamente documentados para ser elevados al conocimiento público y de los decisores.

Hay un largo camino que recorrer para reducir el fenómeno de violencia que incluye los crímenes de odio. La creación de la comisión de la CIDH, el sistema de denuncias y el avance de algunos proyectos de identidad de género en nuestros países son los primeros grandes pasos para proteger la integridad física y la vida, como así también el pleno ejercicio de los derechos de las personas trans como ciudadanas.

Urge incrementar dramáticamente el acceso a la salud, la educación y la justicia para la comunidad trans y el resto de las comunidades LGTBI en América Latina y el Caribe. Comunidades todas, hoy, en riesgo.

El próximo año la Comisión evaluará el trabajo de la Unidad y la existencia de recursos suficientes que permitan la sustentabilidad de sus esfuerzos y el funcionamiento balanceado del Plan Estratégico, y decidirá sobre la creación de una Relatoría sobre los derechos de las personas LGTBI.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan a sus países de origen o residencia.

Enlaces útiles:

Oficina de Prensa de la CIDH
Sitio web de la CIDH
CIDH en Facebook
CIDH en Twitter

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.