La Junta de Gobierno del Fondo Mundial, en su 25a reunión en Accra, Ghana, dedicó una gran parte del tiempo y las energías a resolver la crisis de corto plazo sobre la Ronda 11.

Para resolver el agudo problema de carencia de recursos para el Fondo Mundial que afecta en particular a la ronda en curso, la Junta conformó un grupo de trabajo para realizar recomendaciones en esta reunión. En el artículo previo explicamos o intentamos explicar brevemente por qué hay un “déficit”.

Al discutir la Ronda 11, la Junta tuvo en cuenta varios factores: que muchos países la esperan para dar continuidad a servicios críticos; que más de 90 países y organizaciones están preparando su propuestas; que ya existe un nueva arquitectura que incluye la consolidación de las subvenciones; la importancia de invertir en estrategias nacionales (NSA, por sus siglas en inglés) e implementar algunas recomendaciones del Panel de Alto Nivel para mejorar la eficiencia.

Al llegar a Accra la Junta se encontró con un escenario financiero muy difícil e inesperado, con serios riesgos para la continuidad de la firma de las subvenciones de Ronda 10 y la subsistencia de una nueva ronda, la 11.

Sobre cómo casi se pierde la Ronda 10

La firma de todas las subvenciones se encuentra frenada debido a que los compromisos realizados por el Fondo al aprobar las subvenciones estuvieron basados en un pronóstico financiero erróneo. Hace casi un año se aprobó la Ronda 10, sin embargo ha habido poco progreso en la firma de dichas subvenciones. En números, esto significa que hasta la fecha sólo 16 subvenciones de 113 se encuentran firmadas y listas para recibir fondos; las otras se encuentran suspendidas. Los MCP y organizaciones pronto sabrán que las fechas acordadas para la firma no seguirían en pie.

La única solución posible para la décima ronda, para las renovaciones y para de alguna forma continuar con la Ronda 11 era tomar una serie de medidas que recuperaran el máximo dinero posible de las negociaciones de Fase 2.

¿Qué cambiará en la Ronda 11?

Todo. En sentido estricto, ya no habrá una Ronda 11, tal como venían siendo las rondas previas, sino un “mecanismo transitorio de financiamiento” para programas esenciales y de continuidad de servicios. En unas semanas los países recibirán un claro direccionamiento del Fondo Mundial, sin embargo la fecha límite se ha movido a fines marzo.

Se va solicitar a los países que en lugar de enviar una propuesta identifiquen en sus programas o en la propuesta que venían preparando –si fuera el caso- aquellas intervenciones urgentes, esenciales y de las que dependen vidas. En esta ronda o ventana no hay casi espacio para América Latina y el Caribe, como así tampoco para las propuestas para PeMAR o MARPs (poblaciones en mayor riesgo).

Podríamos decir que se trata de una medida extraordinaria para mantener los programas en unos pocos países. Esto surge del análisis de la decisión que acaba de tomar la Junta, pero debe ser confirmada por una comunicación formal y completa de parte del Fondo Mundial. Hasta entonces los países deben frenar el desarrollo de sus propuestas.

Por ende, para nuestra región ya no habrá prácticamente Ronda11.

¿Qué cambiará en la Fase 2 de la Ronda 8 y subsiguientes?

En la desesperada búsqueda de recursos faltantes se promovió la aprobación de algunas de las siguientes medidas:

1.- El proceso para la solicitud y aprobación de la renovación de subvenciones debe ser mejorado y re-diseñado, de dos maneras: a) se revisarán las solicitudes de renovación (fase 2) para asegurar una inversión mas estratégica y en la misma fecha se aplicará una política de elegibilidad que excluirá a los países del G20 (1). Esta decisión es crítica porque aplica una política en forma retrospectiva, es decir para Ronda 8 y 9. De esta forma, quedan fuera las “grandes economías emergentes de crecimiento rápido”, que también son países de renta media alta.

2.- Deben aplicarse medidas de transición a los países afectados por la decisión en el párrafo anterior. Esto podría significar que los países afectados podrían tener algo de financiamiento a pesar de verse excluidos por la política de Elegibilidad, Financiamiento de Contrapartida y Priorización (ECFP, por sus siglas en inglés).

3.- Se suspende el período de gracia de un año. Existía una política de un año de gracia durante el cual los países que cambiaban su categoría de ingresos podían mantener la categoría anterior. Ahora este periodo ya no existe. Ante cualquier cambio en el estatus de ingresos del país, automáticamente pasa a considerarse la nueva categoría.

Procesos de filtración

El proceso de revisión y aprobación en Ronda 11 y fase 2 deberá atravesar un proceso interactivo, que por definición es una serie de rondas de revisión en ciclos entre el solicitante y la Secretaría del Fondo Mundial. Ver imagen:

El proceso implica que en términos prácticos habrá dos revisiones y que la segunda incluirá al Panel Técnico Revisor. Antes, solo la fase 2 era revisada por un panel en la Secretaría y después su recomendación era aprobada por la Junta. Es un punto muy complejo que desarrollaremos en detalle cuando recibamos información oficial de la Secretaría.

¿Nada pudo ser peor?

Poco. Pero sí, las cosas pudieron haber sido mucho peor. El último día de reunión de la Junta, pasada la hora de cierre y con los delegados corriendo por sus vuelos bajo una gran tormenta, el escenario propicio para otro capítulo dramático del Fondo Mundial estaba montado: la Junta no había podido tomar las principales decisiones.

Un Fondo que ya hace diez años nos tiene acostumbrados a darnos un episodio anual de culebrón trágico. Hay detalles sobre las sesiones ejecutivas (a puertas cerradas) que no se pueden revelar públicamente, sobre la evaluación del Director Ejecutivo y el Inspector General que agregaron lo que faltaba a un programa completo y complejo.

Pero todo pudo ser mucho más negativo. A minutos de terminar la reunión el presidente de la Junta preguntó: “¿Quieren quedarse y resolver todo este asunto ahora? Porque no podemos irnos de Accra sin tomar un decisión.” Hubo consenso unánime que había que resolver el tema y así se decidió lo que hemos descripto arriba. Es inédito que el Fondo Mundial se vea forzado a cambiar casi todas las reglas a mitad del juego, e ir hasta el extremo de avanzar con políticas retrospectivas. Algo se logró: proteger la Ronda 10 y mantener una especie de Ronda 11. La realidad es que no hay dinero y no sabremos si lo habrá.

Mi opinión sobre la reunión y las decisiones me las reservo para el próximo y último artículo de la cobertura, de corte más editorial. Solo quiero cerrar diciendo que lo único que me alegra es que la Junta no se haya tentado con la idea de escaparse sin una decisión, por terrible que esta sea para algunos de nosotros.

(1) Los países que conforman el G20 son: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.