Cuando se identificó el primer caso de VIH en El Salvador en el año 1994, el país no sabía cómo reaccionar y dar una respuesta para evitar nuevas infecciones. Por el contrario, todo el sistema nacional de salud contribuyó para que el miedo de la población hacia un virus del cual poco se sabía se transformara en actos de discriminación hacia las personas que vivían con VIH. Esa ola discriminatoria se vio apoyada por los medios de comunicación que, todavía, siguen perdidos en cuanto al correcto vocabulario para referirse a epidemia. La reacción en cadena no se hizo esperar: las personas que vivían con VIH se vieron afectadas en el seno de sus hogares, en el ámbito laboral y en las esferas económica y social, vieron restringido su acceso a los servicios de salud, y por ende, el respeto de sus derechos.

Cuatro años transcurrieron hasta 1998, año en el que la sociedad civil decidió que estaba en ella misma hacer valer y respetar sus derechos, y que no solo el sistema de salud escuchara sus peticiones, sino que también desde el gobierno central se sentara un precedente para lograr cambios con el objetivo de que las personas con VIH fueran tratadas por igual. Desde entonces, se logró que el país brindara la “triple terapia” o “cóctel”, como se conocían los medicamentos antirretrovirales (ARV); se logró la sanción de la “Ley de VIH”; y se hicieron cambios en el Código Laboral para que las personas con VIH no sean víctimas de discriminación en sus trabajos. Sin embargo, en nuestro país las leyes no necesariamente se cumplen al pie de la letra y la discriminación laboral sigue siendo un tema del cual no se habla.

Durante más de 10 años los esfuerzos se han concentrado en la prevención, lo cual está muy bien. Pero ¿qué pasa con el tema de los derechos laborales? Asociación Atlacatl Vivo Positivo, una organización de personas con VIH con enfoque en derechos humanos de esta población, toma la iniciativa para empezar a hacer cambios en el ámbito laboral. Con el apoyo financiero de USAIDPACT, en el año 2009 se inicia la ejecución del proyecto denominado “Promoción de los Derechos Laborales hacia las personas con VIH en El Salvador”, cuyo objetivo es identificar las violaciones de los derechos humanos de los trabajadores y trabajadoras en razón de su estado serológico, y así poder tener un registro que permita una vigilancia continua y brindar seguimiento a casos por destitución. De igual manera, uno de los ejes transversales en el proyecto es el de la sensibilización y formación del personal de entidades gubernamentales, gremiales/sindicales y sociedad civil, fortaleciéndolas en materia de acceso a la justicia laboral en relación al VIH/SIDA.

Una de las apuestas grandes del proyecto es generar cambios a la Ley de VIH/SIDA y su relación con el código de salud, presentada a las entidades gubernamentales correspondientes para su aprobación. Se busca así contribuir a la igualdad laboral de las personas con VIH, incluyendo la sensibilización del sector empresarial, promoviendo acciones que generen cambios de comportamiento e incluso logrando la adopción de una política de VIH en el ambiente laboral, con el fin de contribuir a la erradicación del estigma y la discriminación.

Pero ¿por qué es tan importante que se tomen cartas en el asunto? Tuvimos la oportunidad de hablar con Vladimir Muñoz, un joven que vive con VIH de 23 años de edad, quien accedió a contarnos el abuso de poder y la discriminación que sufrió en el lugar donde trabajaba. Aquí, un extracto de la entrevista que mantuvimos.

Vladimir: Ellos me discriminaron por tener VIH; al final en el banco no quedó asentado que me echaron, sino que yo renuncié… Pero más que nada, existen otras entidades involucradas. Se dejó entrever en lo que me dijo el responsable de recursos humanos que el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) les pasaba los datos, que ya sabían de mi diagnóstico.

Corresponsales Clave: Entonces todo se inicia desde el ISSS. ¿Cómo te diste cuenta que en el trabajo conocían tu diagnóstico?

V: No me di cuenta hasta ese momento, pero sospeché que un doctor que me atendía cuando estuve internado le pasó el dato a su esposa, que era bien cercana a la gerente de calidad del banco.

CC: ¿Cuáles fueron las razones del despido? ¿Qué argumentaron para justificar el cese del contrato?

V: Supuestamente ellos decían que no iba a rendir en los próximos meses, pero todo era suposición porque nunca hicieron una medición de rendimiento. Solo me llamaron y me dijeron ‘usted no va a rendir bien, y para que tenga más posibilidades de ir al ISSS y como no queremos tener problemas, se tomará como que usted está renunciando y el banco le dará buenas referencias, lo vamos a indemnizar’.

CC: Cuando trabajabas, ¿había acoso por parte de tus jefes inmediatos?

V: Sí, más de una vez sentí que andaban tras de mi cabeza, sentí que ellos me querían fuera del banco, buscaban un motivo para despedirme.

CC: ¿Cuánto tiempo hacía que trabajabas en el banco?

V: Tenía tres años de trabajar en el Banco de América Central, de julio del 2007 a diciembre del 2010. En ese periodo pasé once meses incapacitado, tres meses ingresado, y llegué a pesar 70 lbs ya que tuve tuberculosis.

CC: ¿Esa fue la única crisis de salud que tuviste en el tiempo que trabajaste en el banco?

V: Sí, luego tuve una incapacidad de 15 días pero no por algo grave.

Así como Vladimir, muchas personas pasan por despidos injustificados debido a su diagnóstico positivo. De ahí la importancia de ejecutar proyectos enfocados en la justicia laboral que no solamente brinde las herramientas a las personas que viven con VIH para que puedan hacer valer sus derechos laborales, sino también concientizar a los empleadores.

En la primera fase del proyecto se abordó a 683 personas del sector laboral que asistieron a las capacitaciones, 486 participantes del sector empresarial y 73 actores clave concurrieron a la presentación del estudio “Situación laboral de las personas con VIH en El Salvador – Línea de Base”. Se logró sensibilizar a 19 empresas en la temática del VIH, superando completamente las expectativas iniciales del proyecto en su Fase I. Se capacitó sobre la ley de VIH y su reglamento, sobre estigma y discriminación, métodos de barrera y mitos y realidades acerca del VIH. Estos temas se abordaron con colaboradores jurídicos del Ministerio de Trabajo y la Corte Suprema de Justicia, estableciendo vínculos interinstitucionales entre Asociación Atlacatl Vivo Positivo y las instituciones públicas. Esta primera fase concluyó en julio de 2010 con 44 capacitaciones a instituciones públicas y privadas, con un total de 1169 participantes.

La Fase II del proyecto se realizó de enero a septiembre de 2011. Se desarrollaron actividades encaminadas al acceso a la justicia laboral, entre ellas la inclusión de políticas de VIH en el ambiente laboral, capacitaciones a empleados de instituciones de gobierno que están involucradas en los procesos de toma de denuncias, seguimiento de casos, defensa de derechos humanos y prevención del VIH. Entre los logros más destacados de esta segunda fase sobresalen la implementación de políticas de VIH en cuatro empresas, el involucramiento de gremiales sindicales, la coordinación directa con las entidades gubernamentales y el desarrollo del plan de incidencia político-social con la participación de diferentes sectores de la sociedad.

Se abordó a 375 personas entre entidades de gobierno y personas de diferentes sindicatos, los cuales coincidían en la importancia de la creación e implementación de una política de VIH en el ámbito laboral que funcione como un marco de referencia. La política de VIH establece la correlación y corresponsabilidad entre estatutos, principios y reglamentos internos con leyes nacionales e internacionales en la temática del VIH. Se trata de un instrumento que garantiza el respeto a la dignidad de las personas que viven con VIH, contribuye a erradicar el estigma y la discriminación y facilita el acceso a la justicia laboral.

Industrias La Constancia es una empresa que desde hace varios años trabaja en la educación y prevención del VIH, siendo la primera empresa privada en desarrollar una política de VIH en el ámbito laboral en El Salvador. “Contribuir a la reducción del VIH/SIDA dentro de nuestras esferas de influencia” es una de las diez prioridades que contiene la denominada “Política de Desarrollo Sostenible” de la empresa.

El camino está trazado. El reto es involucrar a nuevas empresas para que puedan abordar la temática del VIH. Si bien durante el periodo de ejecución de las dos fases del proyecto se han obtenido logros muy significativos, esto es solo el inicio para lograr la igualdad y el respeto hacia las personas que viven con VIH en el ámbito laboral en El Salvador.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.