Como todos los años, el Programa Nacional de Control de VIH/SIDA/ITS junto con organizaciones civiles, de personas viviendo con VIH, instituciones gubernamentales y agencias de cooperación internacional realizaron un importante evento de conmemoración del Día Mundial de lucha contra el SIDA en la Plaza de los Héroes de Asunción, Paraguay, bajo el lema “Cero nuevas infecciones por el VIH. Cero discriminaciones. Cero muertes relacionadas con el SIDA”. Las distintas instituciones tuvieron la oportunidad de mostrar su trabajo en diversos stands.

El evento contó con la presencia de la Ministra de Salud Pública Dra. Esperanza Martínez, el Representante de ONUSIDA en Paraguay Dr. Rubén Figueroa y el Director del PRONASIDA Dr. Nicolás Aguayo. En sus discursos se refirieron al acceso universal al tratamiento, la prevención como mejor estrategia de revertir la epidemia en nuestro país y la no discriminación hacia las personas con VIH.

En Paraguay se vuelve difícil pensar en Cero nuevas infecciones por el VIH cuando adolescentes y jóvenes no pueden acceder a una educación integral sobre sexualidad dentro de la currícula escolar. Grupos fundamentalistas han ejercido presión para prohibir la implementación del nuevo marco rector pedagógico para la educación de la sexualidad, condenando así a niños, niñas, adolescentes y jóvenes a no recibir la información necesaria para prevenir nuevas infecciones, embarazos precoces o muertes por abortos clandestinos.

Aún cuando nuestra epidemia nos muestra que el 24% de los casos de VIH se da en jóvenes de 15 a 25 años de edad, y que el 80% se produce por vía sexual, la campaña de desinformación y de engaño asumida por grupos religiosos y conservadores es cada vez más fuerte, violando el derecho a la educación y la información tal como garantiza la Ley de VIH/SIDA de Paraguay.

También estamos lejos de lograr Cero discriminaciones mientras las empresas públicas y privadas continúen solicitando el test de Elisa tanto para admitir nuevos empleados como para confirmarlos en sus puestos: si el diagnóstico es positivo son excluidos automáticamente. Por otra parte, a adolescentes y jóvenes no se les facilita el acceso al testeo pues son expulsados del sistema de salud si no van acompañados por personas adultas.

Si no existe una amplia promoción de los servicios de atención existentes y una estrategia de prevención dirigida a toda la población, no podremos tener Cero muertes relacionados con el SIDA: muchas personas seguirán muriendo por recibir tardíamente su diagnóstico o por dificultades para acceder a los servicios, ya sea por la distancia o por problemas económicos para afrontar el costo del traslado.

El lema de la campaña es bastante desafiante, pero si el Estado no toma la posta de implementar las políticas públicas de prevención y acceso a tratamiento integral en VIH/SIDA con la excusa de que no hay suficientes recursos o se deja llevar por la presión de grupos fundamentalistas o religiosos es poco probable que se pueda revertir la epidemia en nuestro país. Por el contrario, irá en aumento y ningún recurso –por mucho que sea- será suficiente.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.