Por Denisse Legrand

En Uruguay los casos de VIH diagnosticados aumentaron un 97% en la última década, es decir que casi se duplicaron, y se espera una progresión de esta tendencia en los próximos años. La principal causa de este fenómeno es el subdiagnóstico. Desde el Ministerio de Salud Pública se calcula también que un 50% de las personas que viven con el virus en el país aún no lo saben.

En el año 2000 eran 435 los casos anuales de VIH, mientras que para el 2010 esta cifra ascendía a 858. Se estima que de cada dos personas infectadas, puede haber una que no lo sepa. La campaña del Ministerio de Salud busca promover el diagnóstico temprano para así poder incorporar conductas de cuidado y acceso al tratamiento. En la actualidad, los nuevos casos se diagnostican a partir de otras infecciones derivadas, en personas que se calcula llevan viviendo entre 6 y 10 años con el virus del VIH. Un tercio de los diagnósticos actuales se hacen en etapas avanzadas de la infección.

A nivel mundial se registra una baja de las nuevas infecciones y un aumento de la cantidad de personas que viven con VIH, dado que con los tratamientos antirretrovirales las personas pueden vivir con VIH sin mayores complicaciones. Uruguay acompaña esta tendencia mundial y los casos de SIDA tienden a la estabilidad, reduciéndose cada vez más la mortalidad.

La estigmatización asociada al virus sigue siendo la mayor dificultad para acceder a un pronto diagnóstico. Una vez más el estigma y la discriminación aparecen como los mayores adversarios de la salud de las personas. Actualmente todos sabemos (o deberíamos saber) que el virus no es sólo propiedad de los grupos “vulnerables” y que todos y todas estamos en igualdad de condiciones de adquirirlo. Lo que cambia, en todos los casos, son las conductas preventivas que asumimos.

En el marco de un nuevo 1ero de diciembre, el Ministerio de Salud Pública lanzó la campaña “Con medicación puede vivir con VIH. Con tu discriminación, no.” Se busca promover el diagnóstico temprano para captar los nuevos casos y brindar un pronto tratamiento. Otro de los principales objetivos es llegar a toda la población y no promover el diagnóstico en base a conductas de riesgo u orientación sexual, evitando así la primera forma de discriminación directa. Esta campaña alienta también a informar que vivir con el virus es posible.

“Hay que ofrecerle al usuario la posibilidad de hacerse la prueba de VIH. No solamente pensar en base a conductas de riesgo u orientación sexual, porque eso también es una forma de discriminar. Hay que informar a la población que tiene derechos y que es bueno saber si tiene la infección o no. Cuanto antes lo sepamos las medidas que se pueden tomar son más efectivas”, expresaba Susana Cabrera, responsable del programa de VIH/SIDA del Ministerio de Salud Pública, en una entrevista realizada por una radio local.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.