Las organizaciones, su personal y los funcionarios públicos no están exentos de sentir amor y tener momentos emotivos. De hecho, como seres humanos, es un sentimiento que les une. Más allá de las explicaciones históricas y filosóficas, el mes de febrero fue aprovechado para recordar que el amor tiene distintas formas de expresión: hacia una persona, hacia una actividad u ocupación, hacia un país. En este caso, hacia Nicaragua.

Es ya el tercer año en que la Coalición Nicaragüense por los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos (CNDSDR) desarrolla la campaña “100 rosas para 100 corazones”, dirigida a diputadas/os, ministra/os y periodistas, entre otros.

Urania Ruiz, integrante de la comisión coordinadora, señaló que “la campaña tiene como propósito incidir en el cumplimiento de los acuerdos establecidos en la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación”, firmada  en el año 2008 por los ministros de Educación y Salud” durante la XVII Conferencia Mundial sobre SIDA en México.

Esta es una buena oportunidad para visibilizar que después de cada conferencia mundial, foro latinoamericano, congreso centroamericano o nacional quedan compromisos asumidos por los Estados y es de vital importancia no dejarlos esfumar con las actividades cotidianas y coyunturales.

“En el caso de Nicaragua ambos ministerios se comprometieron a cumplir para el año 2015 con la institucionalización de la educación integral en sexualidad en el sistema educativo formal y garantizar la cobertura de servicios amigables de salud para adolescentes y jóvenes, como una respuesta para contener la propagación de la pandemia del VIH y SIDA”, indica Ruiz, quien además coordina un programa de atención en Profamilia.

Vale destacar que adolescentes y jóvenes integrantes de la Coalición fueron quienes se movilizaron para solicitar a funcionarios públicos que demuestren su amor por Nicaragua mediante la implementación eficaz de las estrategias de la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación” con mensajes como: La sexualidad, parte inherente del ser humano, es  comunicación, placer y amor… Adolescentes y jóvenes queremos la implementación efectiva de la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación”. Vos que trabajás por Nicaragua ¡podés ayudarnos!

Entre los lugares que visitaron están la Presidencia de la República,  el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación, MIFAMILIA, la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría de los Derechos Humanos, y otras organizaciones del Estado relevantes, así como diferentes medios de comunicación escrita, radial y televisiva.

Durante el proceso de evaluación, las organizaciones de la Coalición así como las y los adolescentes y jóvenes participantes expresaron que los principales logros son: que a nivel interno consiguieron una excelente apropiación de todas las organizaciones participantes y la integración de 50 adolescentes y jóvenes que personalmente entregaban una rosa y una tarjeta a los diferentes funcionarios seleccionados.

A nivel de incidencia se percibió la apertura de las diferentes entidades estatales y medios de comunicación, los diputados y diputadas expresaron compromiso público por aprobar leyes que benefician y promueven la salud sexual y reproductiva. La Vicepresidencia, el Ministerio de Educación (MINED) y el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) publicaron desde sus páginas web su agradecimiento y promoción de la campaña “100 rosas para 100 corazones.”

Es importante destacar las innovaciones ante los requerimientos estatales para la promoción de los derechos sexuales y reproductivos, y por ende la prevención del VIH, como parte de un problema de salud pública prevenible a través del compromiso gubernamental y social. Se aproxima la XIX Conferencia Mundial de SIDA y el VI Foro Latinoamericano de VIH y debemos enmarcarlos en los acuerdos asumidos en los eventos anteriores y contextualizarlos en los nuevos retos y desafíos que enfrenta la sociedad civil en relación a la defensa de los derechos humanos, la prevención, la atención y el tratamiento del VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.