En El Salvador, el monitoreo y la evaluación a nivel de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales es un tema que muy pocos manejan; no por falta de interés, sino porque la mayoría de las personas que trabajan en esta área no están ciento por ciento capacitadas para desempeñar un trabajo adecuado y acorde a las necesidades que tiene nuestro país en el tema del VIH. Si bien es cierto que algunas organizaciones cuentan con direcciones o áreas de monitoreo y evaluación, muchas realizan su trabajo de una manera desordenada y con algunas deficiencias.

En un artículo anterior informamos que en Centroamérica se realizaría un diplomado para fortalecer el Monitoreo y la Evaluación, a partir de una iniciativa impulsada por el Programa para Fortalecer la Respuesta al VIH de USAID/PASCA, financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el consejo de Ministerios de Salud de Centroamérica (COMISCA) a través de su Secretaria Ejecutiva (SE-COMISCA), conjuntamente con el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP), el Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP). La Universidad de El Salvador UES realizará todas las labores ejecutivas del diplomado en El Salvador.

“El principal objetivo del diplomado es fortalecer las capacidades en un grupo de actores clave en cada uno de los países; en el caso de El Salvador es clave la participación de algunos sectores vinculados a los Ministerios de Salud, al Ministerio de Trabajo, a las diferentes entidades que forman parte de la CONASIDA, pero también que otros actores de la sociedad civil puedan participar, fundamentalmente aquellos que tienen una función de monitoreo y evaluación en sus instituciones”, explicó Alexia Alvarado, representante de USAID/PASCA para El Salvador.

El diplomado tiene un énfasis en los programas y políticas de VIH, por lo que buscará formar competencias en indicadores para medir el grado de avance en la respuesta al VIH, en políticas públicas, en determinantes de la salud en relación al VIH, entre otros.

“El diplomado es una iniciativa bien vista por los y las participantes, pues es un paso más que ha dado el país y la región en el tema de Monitoreo y Evaluación, algo a lo que antes no se le había dado mucha importancia”, comentó Julio Ramírez, participante del diplomado. Y subrayó que “permitirá la formación y desarrollo de profesionales en el tema, a fin de vigilar que las acciones que se desarrollan en el país contribuyan en la respuesta al VIH y a la toma de decisiones; asimismo, se fortalecerá dicha área al interior de las organizaciones e instituciones que están representadas en el mismo”.

Frente a los desafíos que presenta la epidemia de VIH en los países de la región, se hace indispensable monitorear y evaluar las acciones que se realizan, los resultados que se producen y el impacto que se genera para detener la epidemia, reducir las nuevas infecciones, la mortalidad y eliminar el estigma y la discriminación hacia las personas que viven con VIH.

Conocer la epidemia, monitorear y evaluar la respuesta contribuyen a la toma de decisiones costo-efectivas que permitan enfrentar de manera oportuna y sostenible los desafíos sociales, económicos y para el desarrollo asociados con el VIH.

Los participantes deben tener un nivel académico mínimo de bachillerato, y cumplir un rol dentro de sus instituciones que tenga que ver con el monitoreo y la evaluación.

“Crear una masa crítica de personas en el país que pueda tener las competencias suficientes para poder llevar a cabo estos procesos de sistematización de información, de análisis de información estratégica, que puedan generar informes, que puedan analizar datos y que en definitiva puedan impulsar todos los procesos de monitoreo y evaluación que tenemos en el país, que ya tenemos instrumentos y planes pero que necesitamos tener personal capacitado para poder implementarlo”, enfatizó Alexia Alvarado, quien además destacó que este diplomado en monitoreo y evaluación beneficiará a El Salvador en la respuesta al VIH “en la medida que haya sistemas ordenados, que conozcamos la epidemia, que vayamos monitoreando el índice de progreso, de avances o de retrocesos; eso hará que se puedan tomar mejores decisiones, saber por dónde va el rumbo de la epidemia, saber adónde están las poblaciones mayormente afectadas”.

El diplomado cuenta con un periodo de tres meses para ejecutar sus módulos, en jornadas de viernes y sábado. Actualmente se está desarrollando en El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En Belice los módulos darán inicio en marzo.

Esperemos que estas herramientas para fortalecer el monitoreo y la evaluación en la región -y específicamente en El Salvador- puedan cumplir las expectativas planteadas para lograr una respuesta al VIH más eficaz, con una mejor vigilancia de la epidemia y que, sobre todo, nos permita tener una mejor gestión de políticas y programas en VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.