En días pasados circuló por la red una carta abierta de la Fundación Amigos por la Vida –Famivida- de Guayaquil dirigida a las autoridades de la República del Ecuador y a los directivos del Fondo Mundial en la que se refieren a la Corporación Kimirina –Receptor Principal del proyecto de VIH de Ronda 9 del Fondo Mundial– afirmando que: “el abuso de poder, la ambivalencia reflejada en el cambio permanente de sus decisiones demuestra la falta de ética y profesionalismo, de lo que hemos sido las víctimas permanentes a tal punto que este accionar ha obligado al cierre de una organización que ha marcado un hito histórico en el movimiento homosexual del país. Es inaudito que aparte de conducirnos al cierre de la organización se pretenda forzosamente que Famivida asuma valores ya ejecutados sin darnos paso a la respectiva defensa violentando procesos legales contemplados en la Constitución de la República, perjudicándonos financieramente y dejándonos con obligaciones legales que deben ser asumidas de forma inmediata.”

El equipo de Corresponsales Clave dialogó con José Félix Plúas, Coordinador del Área Comunitaria y Jóvenes LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans) de Famivida. Plúas explicó que durante el proceso de ejecución de la primera parte del proyecto de Líderes de Opinión Popular (LOP) Kimirina suspendió el contrato, alegando malversación de fondos. Famivida sostiene que no existe prueba alguna de esta acusación ya que luego de tres auditorías realizadas por Kimirina nunca se encontró nada que convalidara esa afirmación. En la actualidad se esperan los resultados de una cuarta auditoría realizada por PriceWaterhouseCoopers (PWC), Agente Local del Fondo (ALF) en el Ecuador. “Famivida se ve afectada por la propuesta que presentamos para ser Sub Receptores en la línea HSH en Guayaquil, primero con la entrega tardía de fondos y luego con la cancelación del contrato”, completó Plúas.

El proyecto, que busca la consolidación de 50 líderes de opinión pública que a su vez serán multiplicadores de información, solo se pudo realizar en la primera de dos fases. Kimirina pidió a Famivida un informe final de su gestión, que ellos se niegan a entregar en señal de protesta, exigiendo claridad en los motivos de cancelación del contrato. Famivida afirma que el Mecanismo de Coordinación de País (MCP) aún no se ha pronunciado sobre al tema.

La otra cara de la moneda

La Corporación Kimirina, una organización de la sociedad civil, fue elegida en 2010 como Receptora Principal (RP) de los fondos destinados al programa Respuesta del Ecuador al VIH – Ronda Nueve del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Amira Herdoiza, Directora Ejecutiva de Corporación Kimirina, nos relató en una entrevista que Kimirina llevó adelante la contratación de sub receptores para la ejecución de proyectos que beneficien a la población y que respondan a las políticas del Fondo Mundial, a través del MCP y siguiendo el procedimiento establecido en el contrato firmado con el Fondo. “Durante la ejecución del proyecto con cada sub receptor se trabaja con el manual de gestión, monitoreo, supervisión y evaluación de sub receptores (MAGEMSE) que fue aprobado por el Fondo Mundial y que consta como anexo habilitante del contrato de subvención; el mismo que contempla y habilita al RP para realizar las auditorías y control de gastos de forma periódica y realizar el monitoreo y evaluación del cumplimiento de los indicadores en concordancia con el gasto realizado. Todo este procedimiento Kimirina lo realiza en el marco de su responsabilidad como RP con todos y cada uno de los sub receptores”, explicó Herdoiza.

En relación a lo sucedido con Famivida, Herdoiza afirmó que se trata de un caso de un sub receptor que no cumplió con los procedimientos y plazos establecidos en el contrato, como se evidencia en el informe técnico enviado al Fondo Mundial con fecha 5 de septiembre de 2011. Kimirina insistió y notificó en repetidas ocasiones que debían cumplirse los procedimientos establecidos. El mismo 5 de septiembre Kimirina emitió una comunicación al sub receptor Famivida notificando dos plazos con miras a dar continuidad al proyecto: cumplir con las condiciones precedentes al 15 de septiembre y presentar un plan de contingencia sobre los recursos humanos al 20 de septiembre. Al día de hoy, ambas gestiones siguen sin respuesta por parte del sub receptor.

“Debido al incumplimiento de estos plazos, Kimirina se ve obligado a emitir una comunicación oficial, el 21 de septiembre, dirigida al director ejecutivo de la organización mediante la cual se informa que se aplica la cláusula decimotercera del contrato, obligando al sub receptor a presentar un plan de cierre con un plazo máximo de sesenta días para cumplir con las obligaciones contraídas. A fecha de hoy, no existe una respuesta oficial por parte del subreceptor”, afirmó la Directora Ejecutiva de Kimirina.

Herdoiza concluyó diciendo que “Velando por el buen uso de los fondos que llegan al Ecuador para la población con mayor riesgo, la Corporación Kimirina hace visible sus procedimientos en la gestión de los fondos entregados por el Fondo Mundial. La función del RP es precisamente llevar a buen fin los proyectos, acompañando a los sub receptores en el cumplimiento de sus metas.”

Como señala Kimirina, los problemas de desempeño de este sub receptor fueron incluidos como una de las observaciones del informe de la Secretaría del Fondo Mundial, que tuvo como correlato una baja del puntaje de desempeño del proyecto. Más allá de Kimirina, los gastos de esta subvención no han sido aceptados como elegibles.

Un puntaje bajo en el desempeño de un proyecto pone en riesgo la negociación de la fase dos, así como la continuidad del proyecto en general, situación que es responsabilidad compartida por todos los actores: el MCP, el RP y todos los SR. El Receptor Principal, aún perteneciendo a la sociedad civil, deberá reponer los gastos no elegibles al Fondo Mundial y esto excede el criterio del RP: es el ALF quien ha objetado los gastos directamente en un informe a Ginebra.

En cualquier proyecto del Fondo Mundial, un solo sub receptor que no cumple con sus metas o no rinde adecuadamente sus gastos puede arrastrar a todo el programa. Por ello se requiere de un MCP activo y responsable que supervise estratégicamente la ejecución del proyecto, trabajando codo a codo con los RP para prevenir, en forma precoz, cualquier inconveniente. Y en caso de existir una pobre rendición de cuentas o una posible malversación de fondos, el RP y el MCP deben tener tolerancia cero.

Es una muy mala temporada para programas en países de renta media con dificultades de implementación. El Fondo necesita una excusa para recortar la inversión, en particular en la fase dos. Ecuador no está solo: con este derrotero en algunos de países de la región, es esperable que muchos de los proyectos no pasen a la fase dos.

Hablando con otros colegas en el Ecuador, este equipo de corresponsales puede afirmar que desde el minuto cero del proyecto existe una fuerte crisis dentro y fuera del MCP de Ecuador. No hay evidencias de que el MCP y el RP hayan encontrado una forma de comunicarse y trabajar en forma coordinada. Es por ello que el caso de Famivida no es más que un síntoma de problemas mucho más profundos en el proyecto del Ecuador. Esta escalada sin tregua, ya de dominio público internacional, parece cumplir los peores vaticinios sobre el futuro del Fondo Mundial en este país.

Las auditorías arrojarán luz sobre este caso, más allá de las apreciaciones de las partes. Pero no deja de ser preocupante que exista este tipo de problemas entre receptores y sub receptores de la sociedad civil. El proyecto de Ecuador apunta a incrementar dramáticamente la capacidad de respuesta de las organizaciones que trabajan con las poblaciones en mayor riesgo –gays y otros HSH, personas trans y trabajadoras sexuales- a través de las organizaciones de base de estas poblaciones. Deseamos que este conflicto se pueda resolver a la brevedad y que permita retomar el trabajo con gays y HSH en Guayaquil.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.