Hoy comienza su visita a la ciudad de León en Guanajuato, México, Joseph Aloisius Ratzinger, más conocido como Benedicto XVI, Papa de la Iglesia Católica desde el año 2005 luego del fallecimiento de Juan Pablo II. Su paso por estas latitudes culminará en Santiago de Cuba.

Pero realmente la noticia no es la visita en sí, sino lo que pasa por las mentes de las y los jóvenes mexicanos y lo que implica que el Papa llegue a México en un momento marcado por elecciones presidenciales y a pocos meses de ser aprobadas leyes a favor del matrimonio de personas del mismo sexo y la adopción por parte de parejas de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros.

Al respecto, la Coalición de Jóvenes por la Educación y Salud Sexual (COJESS) se pronunció a través de un comunicado de prensa en el cual rechazan la visita del mandatario de la Iglesia a un Estado que por derecho es laico y que se encuentra en proceso de elecciones del próximo presidente de la República.

Roberto Pérez Baeza, Enlace Nacional de Diversidad Sexual y miembro de la Comisión de Incidencia Política de la COJESS, dialogó con el equipo de Corresponsales Clave y afirmó que: “La Coalición busca hacer un llamado a las instituciones del Gobierno, específicamente al Instituto Mexicano de la Juventud, para que sus posturas no sean neutrales y se pronuncien frente a la llegada del Papa al país, ya que su misión es abogar por los derechos de las y los jóvenes entre los cuales están incluidos los Derechos Sexuales y Reproductivos.”

El joven líder sostiene que la visita vulnera los derechos de las y los jóvenes porque promueve una educación más conservadora, buscando reafirmar valores como la familia heteronormativa y una educación tradicional que no incluye una educación integral en sexualidad. “La visita está directamente relacionada con gobierno actual”, sostuvo, y lo calificó como “de derecha, donde Iglesia y Estado están ligados, por lo que las actividades en León reafirman posiciones que promueven el conservadurismo y la poca participación de jóvenes y otras personas que no se apegan a los lineamientos directos de la institución”. Entre ellos están las y los jóvenes LGBT, quienes viven con VIH, usuarios de drogas, trabajadores y trabajadoras sexuales y quienes hacen uso de métodos anticonceptivos, sin dejar de mencionar el tema del aborto.

“Nos preguntamos y cuestionamos sobre los recursos asignados por parte del Gobierno para la visita de Joseph Aloisius Ratzinger en el estado de Guanajuato, en donde NO se debería asignar ningún recurso para acciones religiosas. Sobre todo, recursos que son mismos de las y los ciudadanos que generamos actividad económica para el país (una gran parte, de jóvenes). No concebimos que el gobierno “GASTE” innecesariamente 72 millones de pesos en el estadio para eventos religiosos (ceremonias) que no construyen ni aportan a las sociedades, 8 millones de pesos en una vestimenta y 6 millones en un sombrero de charro. De los cuales, EXIGIMOS, transparencia y rendición de cuentas, dice el comunicado enviado por la COJESS y al que Roberto suma que este dinero tendría mayor impacto si de verdad se destinara a mejorar el acceso a la salud y evitar el estigma y la discriminación”, sostiene el comunicado emitido por COJESS.

En las redes sociales se ven opiniones a favor y en contra, pero se destaca el ataque cibernético que sufrieron las páginas relacionadas con la visita del Papa el día de ayer por parte del grupo Anonymous, el llamado a participar en eventos en contra de la visita como el hashtag de Twitter #BenedictoNoEresBienvenido y la manifestación pacífica que se llevará a cabo el día de hoy a las 4 de la tarde en el Ángel. También se sabe por los medios de comunicación locales que el Estado garantizará una fuerte presencia policial para contrarrestar eventos que puedan atentar contra las actividades planeadas durante la visita.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.