Hace pocos meses la Red Nacional de Personas que viven con VIH y SIDA en Bolivia (REDBOL) emitió un comunicado informando sobre el incremento de muertes a causa del SIDA en el país andino. La mayoría de los decesos están relacionados con infecciones oportunistas que, en muchos casos, pudieron ser evitadas.

Juan Carlos Rejas, representante de la REDBOL, señaló que: “La necesidad en los hospitales es grande, las personas necesitan exámenes complementarios para diagnóstico como tomografías, ecografías, endoscopías, citopatología, internación, laboratorios y todo esto no está cubierto por el Fondo Mundial ni por ningún seguro”. Y agregó que “esto se suma a las consultas con otros especialistas o el tratamiento específico de lo que se detecte, más las intervenciones que se requieren y que tienen un costo; frente a esto las personas no pueden seguir ningún tratamiento y llegan a fallecer”.

La Ley 3729 “Para la prevención del VIH y el Sida, Defensa de los Derechos Humanos de las Personas con VIH de Bolivia”, señala en su artículo 32 que la atención integral y multidisciplinaria para las personas que viven con VIH es gratuita, y los gastos que se generen en los hospitales corren por cuenta del Ministerio de Salud. Sin embargo esto no sucede así, y quienes terminan pagando varios costos son las mismas personas afectadas.

El tema va más allá, según el artículo “Bolivia, ¿Dónde están los recursos para el VIH y sida?” publicado en la edición Nro. 15 de la Revista Inspira. Allí, la activista Gracia Violeta Ross menciona los avances en materia de respuesta al VIH/SIDA y señala que “Estos avances son logros del Fondo Mundial en Bolivia, no del gobierno de Bolivia. Si el gobierno tuvo algún rol, fue escuchar las demandas de las personas que vivimos con el VIH y de la sociedad civil para lograr la aprobación de la ley 3729 el año 2007.”

La pregunta es ¿qué pasará en algún tiempo si el Fondo Mundial deja de destinar recursos a países como Bolivia en los cuales el soporte económico para el tratamiento del VIH y SIDA proviene casi en su totalidad de la cooperación internacional?

Si bien la Ley 3729 –que el actual gobierno de Evo Morales promulgó- establece la atención integral y gratuita de las personas que viven con VIH, no señala claramente de dónde surgen los recursos económicos necesarios para garantizar esa atención en los hospitales. La realidad es que los recursos existentes provienen de la cooperación internacional y, según Rejas, “El panorama no es favorable para las personas que viven con VIH dado que, si bien en la actualidad existe medicación antirretroviral y algunos medicamentos para enfermedades oportunistas, no se cuenta con recursos para cubrir gastos de internación, pruebas de laboratorio y exámenes complementarios.”

Corresponsales Clave intentó obtener una respuesta oficial tanto por email como por vía telefónica de parte de la responsable del Programa ITS/VIH/SIDA, sin éxito. La principal pregunta es si Bolivia está realmente en condiciones de enfrentar de manera integral la epidemia de VIH/SIDA o debemos esperar más muertes y menos respuestas.

Mas información:

Extactos del Artículo 32 (Atención Integral Muntidisciplinaria Obligatoria) de la Ley 3729 para la prevención del VIH y el Sida, Defensa de los Derechos Humanos de las Personas con VIH de Bolivia:

“(…) Las prestaciones médicas, asistencia hospitalaria y suministros de medicamentos antirretrovirales, para enfermedades oportunistas, serán administrados en forma gratuita a las personas que viven con VIH-SIDA ininterrumpida y continua de por vida, de acuerdo a protocolos de atención nacional.”

“Los establecimientos de salud privados atenderán las emergencias y derivarán los casos a los establecimientos públicos respectivos. Los costos de las emergencias serán cubiertos por el Estado a través del Ministerio de Salud y Deportes, conforme a Reglamento.”

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.