A principios de este año cumplió su mayoría de edad una organización de mujeres trabajadoras sexuales que desde su nacimiento ha trabajado con una perspectiva de empoderamiento y el reconocimiento de sus propios liderazgos. Hablamos de la Asociación para el Mejoramiento de la Calidad de Vida de las Trabajadoras y Ex-trabajadoras Sexuales de Costa  Rica, más conocida como “La Sala”.

Tras 18 años de labor, La Sala ha decidido reinventarse y tomar las riendas de su futuro en sus propias manos, pues durante mucho tiempo la asociación fue presidida por un varón. Ahora, La Sala es dirigida exclusivamente por las mismas mujeres a quienes sirve y acompaña.

Conversamos con Nubia Ordóñez, Coordinadora General de la organización, para conocer el trabajo realizado hasta la fecha y las proyecciones que tienen como colectivo de mujeres que desean mejorar su calidad de vida.

CC: Nubia, cuéntanos ¿cuándo y para qué nace La Sala?

NO: La Sala abrió sus puertas en 1994 como programa de atención integral dirigido a mujeres trabajadoras sexuales (MTS) en la “Zona Roja” de San José. Desde el principio, las MTS que han participado en las actividades de La Sala son personas que viven en pobreza o pobreza extrema, tienen entre treinta y sesenta años de edad, son madres solteras con hijos/as dependientes, con niveles bajos de escolaridad.

El trabajo se ha realizado siempre de forma voluntaria, aunque los problemas de financiamiento en los últimos años han tenido un impacto sobre la retención de personal voluntario. Desde siempre hemos trabajado para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las MTS, por medio de la atención diaria y el apoyo a la organización autónoma de esta población.

En la actualidad, La Sala busca el fortalecimiento de su estructura por medio de un proceso de capacitación y de formación de las MTS en temas de liderazgo; esto generará un proceso de abogacía y de incidencia política encaminado al desarrollo de políticas públicas que mejoren los servicios de atención a esta población en todos los ámbitos: salud, trabajo, educación, vivienda, etc.

CC: Me decías que ustedes buscan además que el Estado costarricense reconozca su trabajo y, por lo tanto, acceder a los derechos del seguro social y la pensión…

Marcha 1ero de mayo

NO: Sí, dentro de las metas que nos hemos propuesto a partir de este año 2012 están que el trabajo sexual sea reconocido como trabajo en la legislación de Costa Rica; que las mujeres sepan sus derechos, que aprendan a defenderlos y a aplicarlos; que todas las TS sepan que no están solas, que hay una organización, de ellas y para ellas; que se visibilice el trabajo sexual como un trabajo y no como algo indigno; que las MTS se autoestimen y que sus condiciones de trabajo sean mejores; que se nos reconozca un seguro social por el Estado para las que no pueden pagarlo. Además, estamos trabajando en la conformación de una red nacional de trabajadoras sexuales donde participen costarricenses y de otras nacionalidades, y en el fortalecimiento organizacional, algo que nos hace mucha falta.

CC: Nubia, acaban de cumplir 18 años de labor. ¿Qué puedes rescatar de lo que se ha logrado en este período?

NO: Hemos logrado ser reconocidas como organización de trabajadoras y ex trabajadoras sexuales ante la sociedad civil y ante algunas instituciones del gobierno, como el Instituto Nacional de las Mujeres, el Instituto Mixto de Ayuda Social, el Ministerio de Salud, la Caja Costarricense de Seguro Social, la Defensoría de los Habitantes, entre otras. También se ha logrado que el Estado brinde seguro social gratuito a algunas MTS que viven en condición de calle, algo que queremos que se amplíe a toda la población.

Creo que algunos hitos importantes para la organización son el momento en que nace, en 1994; luego, cuando cierra temporalmente sus puertas por falta de fondos en el año 1999; La Sala reabrió en el 2001, ya legalmente constituida ante el Registro Público, o sea con personería jurídica, con una junta directiva formada por profesionales en su mayoría. Otro momento importante fue cuando en el 2009 se nos aprobó un proyecto que para nosotras era muy grande, ya que nunca habíamos contado con una suma tan grande (20 millones de colones, alrededor de US$40,000) para trabajar con las mujeres en varios temas de VIH/SIDA. Por último, una fecha que no olvidaremos es cuando decidimos formar una Junta Directiva compuesta por trabajadoras y ex trabajadoras sexuales únicamente, tomando nosotras mismas las decisiones y aprendiendo a caminar solas como MTS; esto fue en agosto del 2011.

CC: ¿Por qué La Sala ha decidido cambiar en los últimos meses?

Nubia Ordóñez

NO: Bueno, hubo dos razones fundamentales. Primero, deseábamos formar parte de la Red Latinoamericana de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedTraSex), y uno de los requisitos del estatuto es que toda organización que forme parte tiene que ser de y para las trabajadoras sexuales. Por otro lado, queríamos ser nosotras, las propias trabajadoras sexuales, quienes tomáramos las decisiones en la estructura administrativa. Por eso nos pusimos de acuerdo y un grupo de nosotras decidimos asumir el control de la Junta Directiva, que era presidida por un hombre y tenía un poder muy fuerte después de 18 años. Eso las chicas lo catalogan como un acto de valentía y empoderamiento, y agradecen que no las dejara solas en tan difícil reto, a pesar de que ya les había comunicado que si La Sala no tomaba las riendas como trabajadoras sexuales y seguía siendo una asociación mixta yo me retiraba, ya que yo tenía mis proyectos personales abandonados.

Hasta el momento contamos con que las líderes son trabajadoras y ex trabajadoras sexuales, estamos cumpliendo 8 meses de estar solas, sin profesionales que tomen las decisiones por nosotras sino más bien  tomando nosotras nuestras propias decisiones, y todo lo que se dice sale de nuestras voces; ya nadie está en La Sala hablando por nosotras, sino que hablamos nosotras mismas.

CC: Finalmente, Nubia… ¿qué planea La Sala para su futuro?

NO: Queremos continuar con el proyecto, presentando propuestas y seguir adelante con nuestras metas hasta que se cumplan y realicen. Nuestra misión es que en Costa Rica se  reconozca el trabajo sexual en la legislación laboral, además de los derechos que como MTS tenemos, pues aunque no se reconozca el trabajo sexual sabemos que tenemos derechos como mujeres y ciudadanas. También queremos formar una red de trabajadoras sexuales a nivel nacional, para que las MTS puedan organizarse en sus comunidades, en las provincias.

Después de muchos años de trabajo directo con las MTS, incluyendo proyectos para prevención del VIH e ITS y dos recientes y exitosas ferias de la salud, ahora La Sala está enfocándose en la importancia de fortalecer los procesos de auto organización y fortalecimiento grupal de las MTS en relación con la salud. En consulta con todas las MTS, La Sala ha identificado el tema de la salud integral como clave para mejorar su calidad de vida, dado que muy pocas mujeres están aseguradas; muchas se quejan sobre la falta de sensibilización por parte del personal de los centros de salud, y muchas MTS tienen problemas serios de salud que no están siendo atendidos actualmente.

::-::-::

Agradecemos a Nubia el tiempo que nos ha dedicado y la dejamos con otras compañeras en La Sala, un lugar de encuentro y de acogida para todas las mujeres trabajadoras sexuales que desean, desde una perspectiva de empoderamiento, lograr un programa de aseguramiento colectivo dirigido por MTS líderes, con el apoyo de sus aliados/as.

En este camino que se desea recorrer, las mujeres de La Sala saben que necesitan identificar y reclutar nuevas dirigentes, dispuestas a asumir un papel de liderazgo en el proceso de abogacía y de incidencia política para lograr cambios en todas las situaciones que ellas enfrentan cotidianamente. Es por eso que buscan el apoyo de una red de solidaridad, donde las MTS líderes jugarán el papel central en la organización de sus pares, en la lucha por el reconocimiento de sus derechos.

Hasta este momento, La Sala forma parte de la Red Nacional de ONG que trabajan el tema del VIH/SIDA; participan también en la Comisión Mixta de Ayuda al Indigente (COMAI), que es otra red auspiciada por el Gobierno Municipal de San José, puesto que algunas MTS de la organización viven en situación de calle y sufren adicciones; participa en la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de América Latina y el Caribe (RedTraSex), que tiene sede en Argentina; y son parte del Proyecto de Prevención Combinada desarrollado por PASMO en la región centroamericana.

Recursos:

Video sobre La Sala

Revista de La Sala: “Sexy-segura

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.