No carente de controversias, en unos días comienza la Conferencia Internacional que cada dos años organiza la Sociedad Internacional de SIDA (IAS, por sus siglas en inglés) y en esta edición la locación será la ciudad de Washington. Se trata de un evento histórico porque por primera vez en casi 30 años las personas viviendo con VIH podrán viajar a los Estados Unidos debido al levantamiento de las restricciones de viaje. Una opción que no estará disponible para mujeres trabajadoras sexuales que siguen siendo proscriptas en dicho país.

Con el apoyo de la International HIV/AIDS Alliance y ONUSIDA, el equipo de corresponsales cubrirá el evento y sus preconferencias. Como en la pasada conferencia de Viena, nuestra meta es ofrecer a los miles de colegas que no recibieron becas o no planearon viajar una ventana a este evento. Trataremos de ser sus ojos y oídos críticos en los temas prioritarios de nuestras comunidades.

El martes 10 de julio la Sociedad Internacional de SIDA y la Universidad de California, San Francisco (UCSF), anunciaron la Declaración de Washington D.C. titulada “Cambiando el rumbo juntos: Declaración para terminar con la epidemia del SIDA”, como declaración oficial de la XIX Conferencia Internacional de SIDA (AIDS 2012) que se llevará a cabo del 22 al 27 de julio de 2012 en  Washington.

En el evento el presidente de la IAS, Dr. Katabira, afirmó: “En un escenario impensable hace pocos años atrás, ahora tenemos el conocimiento para comenzar a poner fin al SIDA en nuestras vidas. Sin embargo, en un momento de extraordinario potencial y progreso científico, la respuesta mundial al SIDA enfrenta agobiantes problemas financieros que amenazan los éxitos del pasado y el progreso futuro.”

A continuación les compartimos algunos aspectos centrales de la declaración presentada:

Estamos en un momento único en la historia de la epidemia del SIDA.

Tres décadas de un firme apoyo de la comunidad, de investigaciones, y de servicio han puesto al mundo al borde de un escenario impensable unos años atrás: la posibilidad de comenzar a ponerle fin a la epidemia del SIDA en esta era. Las pérdidas han sido incalculables; las ganancias extraordinarias. Pero ahora, a través de nuevos avances científicos y de conquistas sociales, políticas y en el ámbito de los derechos humanos, hemos descubierto que es posible armar y ofrecer un conjunto de estrategias comprobadas que, a escala, pueden cambiar el rumbo del SIDA.

Seguimos necesitando una cura y una vacuna. Pero debemos ampliar nuestros recursos y esfuerzos usando las herramientas con las que contamos hoy para frenar dramáticamente las nuevas infecciones y mejorar la salud de millones de personas con VIH/SIDA. Se salvarán millones de vidas.

Cambiar el rumbo en contra de la epidemia del VIH/SIDA demandará un liderazgo coordinado en todos los niveles de los gobiernos, en los sistemas de salud y en las organizaciones académicas y no gubernamentales. Debemos esforzarnos para conseguir métodos multidisciplinarios que respeten y defiendan los derechos humanos y la dignidad de las personas afectadas por esta epidemia. El objetivo de comenzar a ponerle fin a la epidemia del SIDA es ambicioso, pero se puede lograr. Está a nuestro alcance.

La declaración incluye las siguientes acciones:

- Aumentar las nuevas inversiones específicas.

- Asegurar la prevención, el tratamiento y la atención del VIH basados en la evidencia de acuerdo con los derechos humanos de quienes corren un mayor riesgo y tienen más necesidades.

- Poner fin al estigma, la discriminación, las sanciones legales y al abuso a los derechos humanos de las personas que viven con VIH y quienes están en mayor riesgo.

- Aumentar notablemente los análisis del VIH, el asesoramiento, y la articulación de los servicios de prevención, atención y apoyo.

- Brindar tratamiento a todas las mujeres embarazadas y en etapa de lactancia que viven con VIH y terminar con la transmisión perinatal.

- Ampliar el acceso a tratamiento antirretroviral (ARV) a todos los que lo necesitan.

- Identificar, diagnosticar y tratar la tuberculosis (TBC).

- Acelerar las investigaciones sobre nuevas herramientas para el tratamiento y la prevención del VIH, incluidos métodos novedosos como la profilaxis preexposición (PPRE) y los microbicidas, y sobre el acceso óptimo a lo que sabemos que funciona, desde el uso de condones hasta el tratamiento como prevención.

- La movilización y la participación significativa de las comunidades afectadas deben estar en el centro de las respuestas colectivas.

La declaración finaliza diciendo que:

Los desafíos por delante son grandes, pero el costo de fallar lo será más. Hacemos un llamado a todos los ciudadanos implicados de la comunidad global, con espíritu de solidaridad y acción conjunta, y con el máximo compromiso de la comunidad de personas que conviven con el VIH, a que reclamen más determinación para expandir la lucha global contra el SIDA. Debemos actuar de acuerdo con lo que sabemos. Debemos comenzar a ponerle fin al SIDA, juntos.

Pueden adherir y firmar la declaración en forma individual en www.2endaids.org/sign.html.

El 19 y 20 de julio tendrá lugar Living 2012, la preconferencia mundial de personas viviendo con VIH; el 21 de julio, la preconferencia del Foro Global de HSH; y del 22 al 27, la conferencia internacional propiamente dicha. Les estaremos ofreciendo información sobre todos estos eventos, buscando más nueces que ruido. También pueden seguirnos por Facebook en www.facebook.com/corresponsalesclave y Twitter @CorresponsalVIH, @jhourcade y @flako_mora.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.