Las exposiciones de la conferencia giran en torno al acceso universal al tratamiento, a nuevas drogas para la prevención y para el tratamiento, la criminalización de la transmisión, el Fondo Mundial, las comunidades, los adolescentes y jóvenes, las mujeres, el estigma y la discriminación, entre otros.

Sin embargo, es interesante ver las dos caras de la conferencia: analizar la pandemia, buscar estrategias de prevención y lograr el acceso universal al tratamiento o promocionar las grandes líneas de medicamentos producidos por las farmacéuticas y los nuevos descubrimientos que ayudarán a paliar las infecciones que aumentarán los ingresos de las farmacéuticas. El monopolio de las patentes es otro tema controversial que se convierte en barrera para que todos accedan a tratamiento.

Mientras que escuchamos a los gobiernos decir no existen recursos suficientes para el acceso universal a tratamiento, ni siquiera para la provisión de condones para la prevención a las poblaciones más vulnerables, se presentan otras alternativas como utilizar fármacos como prevención. ¿Hasta dónde podemos pensar en la sostenibilidad de este nuevo método de prevención? ¿Se han analizado los pros y los contras?

Lo cierto y concreto es que siguen aumentando las infecciones por VIH en personas cada vez más jóvenes, el VIH no se ha detenido, el estigma y la discriminación siguen siendo reales para quienes viven con VIH. Es sumamente importante que la conferencia concluya con estrategias y compromisos reales desde los diferentes Estados, agencias de cooperación, laboratorios y activistas para aportar a una mejor respuesta global a la pandemia.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.