El premio que se otorga cada dos años en el marco de la Conferencia Internacional de SIDA, para rendir tributo y resaltar el trabajo de las organizaciones comunitarias por sus iniciativas que demuestran el liderazgo en reducir el impacto y la propagación del SIDA, fue entregado el pasado miércoles a la organización ESPOLEA de México por sus amplias contribuciones a la respuesta al VIH y SIDA, políticas de reducción de daños en usuarios de drogas y cuestiones de género.

Espolea fue fundada hace 6 años por jóvenes y para jóvenes, basada en el Distrito Federal pero con alcance regional. Trabaja en el empoderamiento de las y los jóvenes deconstruyendo conceptos alrededor de los tres ejes centrales (VIH, uso de drogas y género) para construir a partir de los mismos. Un ejemplo de esto fueron los talleres realizado con jóvenes usuarios de drogas para tener un documento que se pudiera presentar como una propuesta de política de drogas para modificaciones en la legislación.

La organización ha venido creciendo desde su nacimiento. En primer lugar el trabajo realizado era exclusivamente en VIH y SIDA, pero en el camino fueron articulando procesos con otras problemáticas como usuarios de drogas y género.

El conjunto de actividades que realiza Espolea fue merecedor del premio en la categoría de prevención de VIH entre jóvenes usuarios de drogas. Aram Barra, director del programa de políticas de drogas y reducción de daños afirma que, cuando se combinan los temas de políticas de drogas y VIH en el mundo, el resultado es la reducción de daños, y lo que ha tenido éxito es el intercambio de jeringas y el tratamiento de sustitución de opiáceos, pero se trata de un abordaje que responde solamente al uso de drogas inyectables.

El problema de América Latina no es principalmente el uso de drogas inyectables, por lo que la pregunta que se impone es ¿qué significa la reducción de daños para un uso de drogas no inyectables y cuál es su relación con el VIH? El abuso de alcohol es alto y su relación con tener sexo no protegido también, aún más en las y los jóvenes. No significa que las personas no tengan el conocimiento, el problema radica en que cuando se ingiere alcohol se olvida este conocimiento.

*Espolea recibiendo el premio de manos de Michel Sidibé, Director de ONUSIDA

El trabajo realizado desde Espolea, que incluye publicaciones como la guerra contra las drogas y las repercusiones en los niños, la política de alcohol en México, las capacitaciones con organizaciones, personas, actores clave, partidos políticos y la vinculación con el gobierno, han sido fundamentales para la visibilización de la agenda política de drogas y de reducción de daños, lo cual fue crucial para que la organización fuera seleccionada para el premio.

Yahir Zavaleta, director de programas de VIH invitó a las y los jóvenes de América Latina a que “exigan a los gobiernos y agencias internacionales programas de capacitación para la gestión, administración y ejecución de proyectos que sirvan como fundamento para la consecución de financiamiento que hace crecer a las organizaciones, da resultados efectivos ampliando el campo de acción y respuesta a problemáticas directas de la población, unido a la vinculación con otras organizaciones y agendas, también fuera del campo de la juventud”.

La estrategia de Espolea es ahora fortalecer los lazos con organizaciones para articular procesos con otras agendas como la de trabajo, de política de drogas, de derechos humanos, de migración, de mujeres, para lograr incluirlas en las discusiones políticas.

El próximo paso es la colaboración en la integración de la Red de Jóvenes Positivos de América Latina y trabajar mucho más en prevención con usuarios de drogas. “Es la reafirmación del compromiso con el trabajo que se viene realizando para dar impulso a la agenda de política de drogas en México y toda la región”, agregó Barra.

*Foto cortesía de Espolea

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.