Hoy se llevó a cabo la ceremonia de apertura de la Aldea Global en la XIX Conferencia Internacional de SIDA, la cual estuvo marcada por eventos culturales llenos de baile, color, alegría y música. También, las palabras de distintas personalidades que lograron incentivar la participación del público asistente con arengas como “We Can End AIDS” (“Podemos terminar con el SIDA”).

Mientras observaba toda la puesta en escena y hacía un recorrido por los distintos stands, donde afortunadamente encontré la presencia de Latinoamérica y El Caribe y, por primera vez en una Conferencia Internacional, un pabellón exclusivo para la población de jóvenes -eso sí, con un tamaño no mayor a dos salones de clase. Allí tuve la oportunidad de conocer a Tomás Jalil y Rodrigo Echavarría, miembros activos de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos, con quienes sostuve una charla  y comparto con ustedes los detalles.

La Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) es una iniciativa que ya tiene dos años y está impulsada por Mariana Iácono y Alejandro Pompei, jóvenes viviendo con VIH en el país, con la intención de “tener un espacio de participación liderado por jóvenes y no por adultos, porque las experiencias son distintas”, explica Jalil. “No queremos que se infecten más jóvenes pero sí que tengan un espacio de participación, donde puedan encontrar a otras personas en las mismas situaciones, donde se puede realizar capacitación a pares y más recientemente trabajar en proyectos sociales”, agregó.

Rodrigo Echavarría y Tomás Jalil

“Las redes sociales se convierten en un instrumento importante para que las y los jóvenes se acerquen y se incorporen rápidamente a la red, donde permitimos el acceso a todos para que se involucren, donde a pesar de las diferencias, entre todos se puede lograr un espacio de participación, activismo y lucha frente a la epidemia”, afirmó Echavarría. Y explicó que “Las realidades que vivimos como jóvenes son diferentes, más allá de que perseguimos todos un mismo fin, la mayoría de jóvenes de la red hemos adquirido el VIH por transmisión sexual, pero cuando recién se conformaba la red muchos de los participantes habían adquirido el VIH por transmisión vertical. Si bien tenemos como jóvenes diferentes problemáticas, todos juntos tenemos una misma lucha contra el estigma y la discriminación que se vive en Argentina”.

La RAJAP cuenta con el apoyo de la Red de Mujeres Positivas de Argentina, la Dirección Nacional de SIDA, ONUSIDA y UNICEF. Estos dos jóvenes afirman que la actitud es activa: si las y los jóvenes no se acercan, ellos buscan cómo acercarse e incluirlos en la red, como por ejemplo a través del hogar Querubines para adolescentes y niños que viven con VIH en estado de orfandad porque perdieron sus padres a causa de la epidemia.

El trabajo en AIDS2012 es dar a conocer la red y establecer contacto con otros jóvenes para incentivar la participación y creación de más redes en los distintos países de América Latina y El Caribe, ya que actualmente solo en Brasil, República Dominicana, Bolivia y Argentina se tiene la participación organizada de la población juvenil.

La RAJAP realizó el año pasado el Primer Encuentro de Jóvenes Positivos de Argentina con la participación de 50 jóvenes de todo el país. Este año se realizará la segunda edición a finales de septiembre en Córdoba y afirman que esperan entre 90 y 100 participantes. Las y los jóvenes que pertenecen a la red son los mismos que organizan el programa del encuentro, teniendo voz y decidiendo qué les gustaría ver en el evento. Afirman que “es un encuentro para jóvenes, desde los jóvenes” y agregan que este año existirá la posibilidad de invitar a jóvenes internacionales para que compartan las experiencias en sus respectivos países.

Por último, Tomás y Rodrigo extendieron la invitación para que el día de mañana estén pendientes de la presentación de la red en la Diáspora de la Aldea Global donde “los jóvenes, tenemos algo que decir”.



Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.