Con una participación significativa de representantes de organizaciones y redes de diferentes regiones,  se analizaron las estrategias políticas y programáticas para Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH) y personas Trans. Esta edición duplicó su participación numérica respecto de la anterior, pero sobre todas las cosas, tuvo una fuerte presencia de personas trans. En Viena participaron 13 trans  en un evento similar; en esta ocasión, alrededor de 50 con una activa participación en las mesas específicas y en forma transversal a lo largo de todo el programa.

Dos aspectos para resaltar de las sesiones plenarias de la mañana fueron la conexión virtual con el evento paralelo de trabajo sexual en Kolkata y la presentación del Juez Kirby.

Kemal Ordek, una persona trans de la Red Global de Proyectos sobre Trabajo Sexual (NSWP por sus siglas en inglés), en comunicación desde la India, mencionó las restricciones que han sufrido las delegadas de esta comunidad para llegar a Washington y la proscripción que persiste sobre el ingreso de personas vinculadas con el trabajo sexual a los Estado Unidos de Norteamérica. Exigió el derecho universal a sindicalizarse, a tener libertad de expresión y una urgente revisión de nuestros marcos legales y normativos.

El ex-Juez de la Suprema Corte Australiana Michael Kirby, abiertamente gay y miembro de la Comisión Global sobre el VIH y la Ley, recordó a la audiencia que, en el mundo, el 60% de las nuevas infecciones suceden en relaciones sexuales no protegidas entre hombres que tienen sexo con hombres. Reconoció el liderazgo de la administración Obama en su reciente postura contra la homofobia y en el apoyo financiero a los programas, pero le exigió hacer mucho más.

Dedicó un especial análisis a la invisibilidad perversa que ejercen sobre los HSH y trans los gobiernos, quienes han asegurado la invisibilidad por medio de artilugios diplomáticos en todo el proceso de UNGASS y Acceso Universal. Situación que cambió el año pasado como resultado de exhaustivas negociaciones donde las poblaciones clave fueron listadas en la declaración política.

Así también, nos recordó sobre el impacto del relativismo cultural y sobre el poco efecto real que las palabras escritas en las Naciones Unidas han tenido en los países más conservadores y reaccionarios. Por el contrario, afirmó que existió un contraataque más violentamente homofóbico desde entonces.  Los hombres que tienen sexo con hombres viven en secreto, en los márgenes de la sociedad, en países de África, Oriente Medio y en particular aquellos con una fuerte influencia religiosa en la ley y en el gobierno. “Esta es la realidad y muchos gobiernos son capaces de poner todos sus recursos en las demás poblaciones antes que trabajar con HSH”, definió Kirby.

Los expositores mencionaron también los crímenes de odio que golpean a la comunidad HSH y trans pero que son mantenidos en las sombras e impunes. Por ejemplo, en Jamaica, en los últimos meses, nueve jóvenes gays fueron asesinados y la policía en todos los casos archivó los expedientes argumentando que se trataban de “crímenes pasionales”.

Una jornada completa:

Por la mañana y por la tarde hubo espacios de trabajo en grupos con un total de 20 sesiones paralelas. A continuación trataremos de reflejar algunos aspectos centrales de las discusiones.

Puntos de acción transversales para HSH y trans:

1.- Incidir por lo derechos, reducir el estigma y lograr una respuesta adecuada de gobiernos y donantes acorde a las necesidades de HSH y trans: En esta área se resaltó la importancia de la creación de redes de apoyo social en los países más desafiantes. En relación con los gobiernos y los donantes se mencionó la importancia de ampliar y mejorar el monitoreo y la participación en los espacios, como los Mecanismos Coordinadores de País del Fondo Mundial. Una de las estrategias más mencionada es la reforma legal y normativa, como instrumentos para un cambio sostenible en los países y para la reducción o erradicación de la violencia social e institucional.

2.- Construir la capacidad de la sociedad civil, de los proveedores de servicios y de las organizaciones de base comunitaria: En este espacio de reforzó la necesidad de volver a construir capacidades para la incidencia en la base, en el nivel comunitario, por lo que es necesario un acceso directo al financiamiento.

3.- Revisar, pilotear e integrar programas innovadores: En esta sección se recomendó la necesidad de incrementar el conocimiento, la comprensión y el acceso a las nuevas tecnologías de la prevención y del tratamiento del VIH. Así también, la urgente necesidad de servicios para HSH y trans integrados en forma transversal en los sistemas de salud. Hubo una sesión en particular que centró su análisis en el uso de las nuevas tecnologías, como las redes sociales, para acceder a más personas con servicios e información resguardando la confidencialidad.

4.-Realizar investigación operativa y biomédica que informe las políticas y los programas: En sintonía con los recientes debates, los participantes sentaron posición afirmando que la mejor profilaxis preexposición es la buena adherencia al tratamiento antiretroviral, sin perder de vista la responsabilidad compartida y el impacto que estos nuevos abordajes (mal comunicados) puedan tener sobre el comportamiento. Se solicitaron nuevas herramientas para el trabajo con HSH y trans que incluyan el placer, las dimensiones de la felicidad sexual y el bienestar por encima de lo estrictamente médico.

Algo más que un “estilo de vida”

La preconferencia concluyó con una presentación homenaje a Robert Carr, activista internacional recientemente fallecido originario de Jamaica, uno de los países con el mayor índice de homofobia de la región, cuyo contenido merecerá otro artículo.

Esta edición del Foro Global, en mi opinión, fue muy positiva, por la riqueza y entusiasmo en las discusiones. Uno participa en estos espacios con un relativo escepticismo, preparándose para escuchar idénticas presentaciones en un inagotable intento de “convencer a los convencidos”. La sensación que muchos tuvimos hoy es que el movimiento de personas y organizaciones vinculadas con programas de HSH y trans se ha revitalizado, volviendo con una agenda fresca a las mesas de discusión.

Los gays, las personas trans y los hombres que tienen sexo con hombres han estado en el centro de la epidemia, quizás en los últimos años más en los números de la prevalencia que en una participación activa y eficaz.

Habitualmente hemos escuchado decir que el VIH/SIDA secuestró la agenda del movimiento GLBTI cuando en realidad, hace 30 años, la epidemia viene diezmando a estas comunidades. Pero como ya se ha dicho hasta el cansancio: “más que un tema de salud pública el SIDA es un asunto complejo de derechos humanos”. A pesar de la percepción de que la sostenibilidad (financiera) de las organizaciones de la diversidad está en los programas de VIH, hoy es indiscutible que el avance eficaz y sostenible en la respuesta al VIH/SIDA dependerá en gran medida del protagonismo de este movimiento.

Hemos reflejado en Corresponsales Clave los hechos de violencia, crímenes de odio e impunidad en América Latina, como así también, compartido los análisis sobre cómo estas violaciones a los derechos humanos han potenciado la epidemia. Debemos subrayar que dos tercios del planeta están compuestos por países, sociedades y culturas que ejercen y promueven alguna forma de criminalización de la homosexualidad. Hasta tanto este panorama no mejore, poco podremos hacer por revertir la contundencia de la realidad epidemiológica.

Hasta tanto no se modifiquen los marcos legales y no se amplíe el apoyo social (incluyendo en particular el de los líderes religiosos) que reduzcan el estigma y la discriminación, los HSH seguirán poniendo sus vidas en riesgo por amar a una persona del mismo sexo, y las personas trans por tener una identidad de género diferente a la social y legalmente asignada.

Nuestra sociedad tiene que vomitar todos sus odios e hipocresías. Debemos superar los pensamientos únicos y fundamentalistas promovidos por una élite que gobierna la mayoría de los Estados con el fin de asegurar el bienestar y los derechos igualitarios para tod@s sus ciudadan@s.

Hay que ganar primero la batalla contra el odio.

MSM Global Forum

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.