Cada 28 de junio se conmemoran los disturbios de Stonewall que en 1969 dieron inicio al movimiento de liberación homosexual. La noción básica del “orgullo LGTB” consiste en que ninguna persona debe avergonzarse de lo que es, cualquiera sea su género, orientación o identidad sexual.

En Perú, el pasado jueves 28 junio se realizó la Marcha del Orgullo y Dignidad de lesbianas, trans, gays y bisexuales, con su XI edición en Lima. Bajo el lema “¿La gran transformación? ¡Sin nosotrxs no hay inclusión!”, grupos de la diversidad sexual de distintas regiones del Perú como Lima, Callao, Iquitos y Lambayeque, celebraron con mucha algarabía y sobre todo con comunicados dirigidos a nuestras autoridades regionales y al presidente Ollanta Humala, con el mensaje de que todos somos iguales y que nuestros derechos merecen respeto.

Giovanny Romero, activista del Movimiento Homosexual de Lima, calcula que cada semana es asesinado un homosexual en Perú y que entre 2005 y 2010 fueron muertos 249 peruanos gays. No hay cifras oficiales al respecto.

“Perú es la excepción de Latinoamérica. Mientras en Ciudad de México y Argentina los homosexuales tienen derecho al matrimonio, en Chile hay una ley contra los crímenes de odio; mientras en Brasil se impulsa un programa llamado ‘Brasil sin homofobia’, aquí no se ha aprobado ningún tipo de regulación favorable para los homosexuales”, señaló Romero.

En el marco de la celebración del Día del Orgullo Gay, la comunidad LGTB lanzó un pronunciamiento denominado “La Desobediencia de las Lesbianas es la Gran Transformación”, denunciando la mentira de la “Gran Transformación” propuesta por el actual gobierno, que ha convertido la promesa de una nueva forma de reconocimiento de la ciudadanía de las comunidades de la diversidad sexual en una burda y facilista noción de la inclusión y la vulnerabilidad.

El comunicado expresa que “¡Con nuestra existencia desobediente que rompe con el sistema patriarcal y machista, aportaremos una vez más transformando la democracia, porque la democracia se hace también en la calle, haciendo bulla, bailando, protestando, denunciando, politizando nuestras identidades, cuerpos, placeres, erotismos y afectos!”

Es el momento para que la comunidad LGTB este más organizada y unida que nunca, para lograr cambios favorables. En especial, en lo que respecta al fortalecimiento de capacidades, sabiendo que en estos momentos se está trabajando en la X Ronda del Fondo Mundial, con actividades dirigidas a la población LGTB en diferentes regiones de nuestro país. El trabajo se enfoca en el respeto e igualdad de derechos sin discriminación, y esperamos que al término del proyecto podamos decir que tenemos una ley que ampara a los colectivos LGTB, sobre todo en el acceso a la educación, trabajo y salud sin estigma ni discriminación.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.